Despliega el menú
Aragón

Enredados en el vino

La industria vitivinícola aragonesa analiza en Zaragoza cómo la utilización de las redes sociales contribuyen al impulso de la actividad y la comercialización.

¿Por qué mi bodega es única? Esa es la pregunta clave que nos debemos hacer antes de situarla en redes sociales. Así lo cree la consultora y experta en comunicación del sector del vino Marta Tornos, y así lo expuso en una jornada que hace unas fechas se celebraba en Zaragoza con el objetivo de analizar las claves del uso de estas herramientas como elemento impulsor del sector del vino y en la que representantes de diversas bodegas y expertos en la materia pudieron compartir sus experiencias.

Posicionamiento, estrategia y planificación son, a juicio de Tornos, los tres pilares sobre los que debe apoyarse cualquier actividad en las redes sociales que "va mucho más allá de saber cómo funcionan una u otra red", afirma la experta.

En primer lugar, es necesario hacer un profundo análisis. "¿Qué soy yo?" y "¿por qué mi bodega es única?" son las principales preguntas que hay que responder. Mirar lo que hace la competencia para conocer por dónde camina el sector es también otro de los pasos inevitables, explica Tornos. "Una vez que tengamos todas estas claves es el momento de plasmarlo en las diversas redes sociales", señala. Para ello hay tres requisitos fundamentales por obvios que parezcan: "crear contenido único, es decir, no copiar; evitar las faltas de ortografía y utilizar buenas imágenes de nuestros productos".

Según la consultora zaragozana, "aunque vamos mejorando poco a poco, aún son pocas las bodegas que trabajan este aspecto de manera profesional ya sea internamente o a través de una agencia especializada en este ámbito", asegura.

Bodegas 2.0

Un ejemplo de ello eshttp://www.heraldo.es/suplementos/heraldo-del-campo/portada/, una bodega familiar ubicada en la localidad zaragozana de Lécera que tiene presencia en redes sociales desde 2013. Para su CEO, Paula Yago, una de las claves es "transmitir el lado emocional de nuestra actividad, contar experiencias vividas, más que incidir en aspectos muy técnicos" afirma.

"Ecología, familia y calidad de producto son los tres ejes que definen nuestra empresa y son sobre los que giran los mensajes que llevamos a las redes sociales", añade la responsable de Bodegas Tempore.

"Todo ello con un lenguaje muy directo y cercano, sin tecnicismos, que nos permite llegar a un mayor número de personas ya que el vino no ha de ser algo ‘snob’ sino que debe ser algo para todo el mundo, que significa familia, amigos, buenos momentos… y eso es lo que transmitimos", añade.

"Queremos ser Bodegas Tempore 2.0", afirma Yago, firmemente convencida del papel de las redes sociales en la actividad de la empresa. "Pero lo estamos haciendo de manera paulatina porque hay que hacerlo muy bien. De momento contamos con presencia en Facebook e Instagram. Twitter lo dejamos para el año que viene", detalla.

Bodegas Tempore no solo ha puesto sus miras en las redes sociales más habituales. Trabajan otras herramientas de comunicación por diversas razones, entre ellas su popularidad en otras zonas del planeta o la inmediatez para el contacto con clientes o proveedores "que solo da Whatsapp", afirma Paula Yago, quien reconoce un cierto sacrificio: "requiere estar disponible casi las 24 horas".

Resultados "desiguales"

Más escéptico se muestra el responsable de Comunicación de la Denominación de Origen Cariñena, José Luis Campos. Para esta D. O., una de las más activas en materia de comunicación, las redes sociales "son una parte más de la actividad, a la que dedicamos un cierto presupuesto", pero reconoce que "los resultados son muy desiguales".

"Quizá es que estamos en una transición entre una generación más conservadora o tradicional que no está introducida en el campo de las redes sociales y otra, la de los más jóvenes que muestran un gran conocimiento, y un gran interés en el uso de estas herramientas", afirma Campos. "Pero la información del mundo de la empresa es difícil de transmitir, hay que hacerlo muy bien y todavía falta algo", añade, porque "o haces algo transgresor o no tienes tanto impacto. Y hacer algo transgresor con la información de las empresas es algo muy difícil, que hay que saber hacer muy bien", asegura Campos.

Lo que queda de manifiesto es que el trabajo en los nuevos canales de comunicación "no es una cuestión de tamaño, sino de voluntad. De creer en ello", señala Marta Tornos. "Es algo que, con muy poco presupuesto, si se hace bien, puede dar buenos resultados", asevera la consultora.

- Más información en el Suplemento Heraldo del Campo.

Etiquetas
Comentarios