Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

De los trabajos artesanales al mundo 2.0: el mercado laboral muta en Aragón al compás de la sociedad

El mercado laboral evoluciona con los años. Aparecen y desaparecen ocupaciones con las que las personas se ganan la vida.

Una oficina del INAEM en Zaragoza
Ofertas de trabajao en una oficina del INAEM en Zaragoza.
Guillermo Mestre

Existen trabajos de los que hace décadas vivían miles de familias y que hoy ocupan a un número mínimo de personas, cuando no han desaparecido directamente. También hay puestos comúnmente aceptados en la actualidad que eran impensables hace algo más de una década. ¿Cuántas personas dedicadas al transporte de mercancías por ríos quedan en Aragón? ¿Había community managers en 2005? ¿Y desarrolladores de aplicaciones para móviles?

A nadie se le escapa que, a la par que la sociedad, el mercado laboral evoluciona con los años. Aparecen y desaparecen ocupaciones con las que las personas se ganan la vida. Es difícil hacer una composición de lugar exacta de la evolución de los puestos de trabajo, pero las estadísticas históricas de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) ayudan a hacerse una idea. Este organismo dependiente del Ministerio de Empleo publica anuarios de afiliaciones desde el año 1998. Si bien la metodología de registro de datos ha evolucionado en los últimos años, a grandes rasgos es posible dibujar a grandes rasgos la evolución del mercado laboral en la Comunidad.

La primera diferencia que salta a la vista con los anuarios en la mano es el número de afiliados: en varios de los regímenes de cotización este es hoy mucho más elevado que a finales del siglo pasado. El año 1998 se cerró en Aragón con 309.020 afiliados a la Seguridad Social en el régimen general, según los datos oficiales, y la última estadística disponible, correspondiente al mes de agosto, habla de 412.945 cotizantes en este régimen. Una diferencia superior a los 100.000 afiliados. Hoy, también hay más afiliados al régimen especial de empleados del hogar (en agosto se rozaron las 12.000 altas en Aragón, mientras que 1998 se cerró con 1.768) y en el de autónomos: el último registro disponible habla de 114.854 trabajadores por cuenta propia en la Comunidad, bastantes más que los 86.059 filiados en marzo de 1999.

Las tornas se intercambian cuando se habla del sistema especial agrario y del de la minería. En ambos casos el número de altas era mayor hace 20 años que ahora. Este dato evidencia la pérdida de peso del sector primario en la economía aragonesa en las últimas décadas. Es especialmente relevante señalar que los 1.164 afiliados al régimen especial de la minería del carbón que había en la Comunidad en diciembre de 1998 ha ido descendiendo con el paso de los años hasta los 133 actuales.

Trabajos que desaparecen, empleos que aparecen

Los informes de la Tesorería General de la Seguridad Social detallan las afiliaciones, incluso, hasta ofrecer la división de la actividad que desarrollaban los trabajadores. Así, es posible conocer qué puestos de trabajos eran comunes en el Aragón de finales del siglo XX y hoy se han reducido hasta desaparecer y qué ocupaciones se han ido sumando al panorama laboral con el avance de los años... y la técnica.

En este primer grupo de ocupaciones se encuentran, por ejemplo, las personas que estaban empleadas en el transporte de mercancías a través de vías navegables interiores. En 1998 había en Aragón 36 personas vinculadas a esta ocupación, hoy quedan tres. En general, han descendido las afiliaciones relacionadas con la fabricación tradicional, como muebles u objetos de cuero (zapatos, bolsos...) y a las formas de comunicación que las nuevas tecnologías han dejado, si no obsoletas del todo, si relegadas a un segundo plano, como los servicios postales y telegráficos. De la misma forma hay una caída apreciable de las afiliaciones en el sector de la construcción, básicamente debido a que finales de los años 90 la burbuja inmobiliaria que acabaría por estallar en 2008 ya se estaba empezando a gestar.

En el apartado de actividades profesionales desconocidas a finales del siglo XX, se podrían incluir todas las relacionadas con el entorno de internet y los smartphones: desde community managers a desarrolladores de aplicaciones para móviles pasando por consultores de reputación online y otras ocupaciones impensables a finales de los 90. En esta época apenas tenían peso en las estadísticas las actividades ligadas a la publicidad y el marketing, a actividades cinematográficas o a la programación y edición en radio y televisión. Todos estos puestos de trabajo son hoy comunes, y para muchos imprescindibles, en un mundo laboral en el que prima la imagen y la comunicación casi sobre todas las cosas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión