Aragón
Suscríbete por 1€

Tarazona vive unas fiestas pasadas por agua

Las precipitaciones han sido constantes en los tres primeros días de los festejos patronales, obligando a modificar la programación.

Un grupo de vecinos se toma las migas en el interior del recinto ferial.
Un grupo de vecinos se toma las migas en el interior del recinto ferial.
N. B.

Las fiestas patronales de Tarazona no están resultando como las imaginaban ni los vecinos ni los responsables municipales y todo por culpa de la lluvia que ha estado presente desde la tarde del Cipotegato.

Y es que tras meses de preparativos, de organizar y coordinar la programación, al final el tiempo es lo único que es imposible de controlar. “Hemos puesto todo el corazón para que nuestras fiestas fueran bonitas y espectaculares, pero la meteorología marca los tiempos de muchas cosas y en este caso no es para bien. El agua es buena y muy deseada, pero en estos días de fiestas no, porque trastorna la gran cantidad de actividades que se habían preparado”, explica el concejal de Festejos, Julio Gracia.

Ha habido que cambiar de ubicación por ejemplo la actividad infantil del lunes ‘¡Viva nuestro Cipotegato!’ para hacerla a cubierto en los porches de la plaza de España, trasladar la degustación de migas hasta el recinto ferial y la comida juvenil al polideportivo o terminar antes de tiempo el primer encierro chiqui por la fuerte lluvia que iba a más.

Pero lo peor es que ha habido que suspender el concierto de La Oreja de Van Gogh, la verbena y la fiesta joven en el parque de Pradiel, tres citas previstas para la noche del lunes. Tampoco ha salido este martes por la mañana la comparsa de gigantes y cabezudos porque “lo primero que tenemos que hacer es mirar por la seguridad de las personas”.

Por no hablar del día del Cipotegato, cuando el agua hizo acto de presencia poco antes de las 15.00 estropeando la jornada más importante de las fiestas. “Es una lástima porque la gente de fuera se marchó, y los de aquí aguantaron pero ya sin el mismo ambiente y la misma repercusión”, dice el concejal turiasonense.

“Para el Ayuntamiento es un decepción que todo el beneficio económico que pudiera tener el sector de la hostelería ese día se fuera al traste por la lluvia. Al fin y al cabo trabajamos para que la gente disfrute y la ciudad genere recursos”, añade Gracia.

Sí se pudo lanzar la primera colección de fuegos artificiales de las fiestas en la noche del lunes, el Día de Fiesta Mayor. “Los fuegos artificiales se fueron tapando a medida que los técnicos de Pirotecnia Zaragozana los iban a preparando y estaban intactos. En la hora prevista nos dijeron que se podía hacer porque justo en ese momento llovía poquito y se decidió que así fuera porque los permisos eran además para ese día y esa masa explosiva en concreto”, explica el responsable de Festejos.

Hace más de veinte años que no se recuerdan unas fiestas tan pasadas por agua. En ocasiones ha hecho frío, pero con más ropa de abrigo todo puede seguir su curso, pero la lluvia es un impedimento. “No recuerdo tener que suspender tantos actos en un día, hace un par de años se suspendió el concierto de Álex Ubago por la lluvia, pero fue algo puntual”, recuerda Julio Gracia.

Las previsiones hablan de que la lluvia descargará en Tarazona hasta el jueves y de momento sólo se libra el último día de fiestas, el viernes día 1 de septiembre. “Vamos hora a hora tomando decisiones, apurando al máximo y esperando hasta el último momento porque las predicciones marcan una cosa en cuanto a tramos horarios y cantidad de lluvia y luego no se cumplen”, afirma el edil.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión