Despliega el menú
Aragón

El padre biológico de Naiara pide "justicia" desde Chile por el asesinato de su hija

Manuel Briones siente "impotencia y demasiado dolor" al saber que la niña murió "de la peor forma posible". La pequeña fue enterrada ayer en Sabiñánigo, con el cementerio ya cerrado, en un acto al que solo asistió la familia.

Manuel Briones, en su domicilio de Valparaíso (Chile).
Manuel Briones, en su domicilio de Valparaíso (Chile).
M. B

Manuel Adolfo Briones Sanz, el padre biológico de Naiara Valentina Abigail Briones, la niña de 8 años asesinada presuntamente por el hermano de su padrastro en Sabiñánigo, ha reclamado "justicia" desde Chile. Porque es allí donde reside este joven de 30 años y nacionalidad argentina, que ahora espera poder viajar a España para intentar repatriar el cadáver de la pequeña, a la que no veía desde hacía 5 años. "Después de lo que ha pasado, no se merece estar allí con esa gente", dice.

Precisamente, el cuerpo de la niña recibió este lunes sepultura en un nicho del cementerio de Sabiñánigo en una ceremonia íntima a la que asistió solo la familia cercana. El acto se celebró a las 20.00 con el camposanto ya cerrado.

Manuel Briones conoció a la madre de Naiara en Argentina a través de internet. Fruto de una relación de tres años, tuvieron una única hija: Naiara. "Pero luego cada uno decidió tomar su rumbo", explica. Según este, su expareja conoció también a través de internet al que es ahora su compañero y decidió irse a vivir a Sabiñánigo. "Para no tener líos legales con la niña, tomamos el acuerdo de que yo le daba permiso para llevársela a España a cambio de que me dejara tener constantes comunicaciones con mi hija", señala.

Pero el joven asegura que durante dos años llegó a perder todo contacto con Naiara y su madre. Al parecer, en 2015 retomaron la relación telefónica, sobre todo por mensajes de Whatsapp. Y fue a través de esas conversaciones cuando Manuel Briones empezó a saber que, según la madre de la niña, "no trataban bien a Naiara". Pero va más allá y asegura que su expareja le contó que su cuñado solía decir a la niña que no era parte de su familia. De hecho, esto llevó a la madre a advertir al ahora encarcelado que "debía tratar bien a la cría".

El padre biológico de la menor recuerda que habló por última vez con ella por teléfono hace seis meses y que "en ningún momento" le reveló que estuviera sufriendo algún tipo de maltrato. "Pero como hablábamos poco, supongo que yo era casi un extraño para mi hija", dice.

"Ha tenido un accidente"

Manuel Briones explica que su expareja se puso en contacto con él nada más enterarse de lo ocurrido para comunicarle que su hija había sufrido "un accidente" y que se encontraba en urgencias. Alarmado, el joven le pidió más información y ella le dijo que estaba en estado "muy grave". Como lo que había dicho Iván Pardo era que la chica se había caído por las escaleras y esa era la única versión hasta el momento, eso fue lo que la madre de Naiara contó al padre. La mujer le explicó también la situación era extrema, ya que su hija no tenía "ni respiración ni pulso" y habían tenido que llevárselo en helicóptero a un hospital de Zaragoza.

Cuando volvieron hablar más tarde, ella le confirmó la mala noticia: la niña estaba en muerte cerebral. Según este joven, no se enteró de lo que realmente había pasado a Naiara hasta que lo vio en los medios de comunicación. "Sentí impotencia y mucho dolor porque murió de una de las peores formas y tenía toda la vida por delante", se lamenta. Reconoce, también, que le hubiera gustado que la madre le contara que había una investigación policial abierta. Ahora recauda dinero suficiente para viajar a España.

Etiquetas
Comentarios