Despliega el menú
Aragón

"Me discriminan por ser profesora interina y madre"

CGT denuncia que las interinas que dan a luz entre mayo y agosto pierden el derecho a cobrar el verano. Silvia Gareta es una de ellas.

Silvia Gareta, profesora interina y madre. Por dar a luz en julio de 2016 no tiene derecho a cobrar este verano.
Silvia Gareta, profesora interina y madre. Por dar a luz en julio de 2016 no tiene derecho a cobrar este verano.
Toni Galán

Depende en qué mes den a luz las profesoras interinas tienen más o menos derechos. El sindicato CGT denuncia la "discriminación" que sufren las interinas que dan a luz entre mayo y finales de agosto. Con la actual normativa sobre contratación de interinos, estas mujeres pierden el derecho a cobrar el verano siguiente (porque no llegan al mínimo de 240 días con contrato). Además, su paga extra de diciembre se ve muy disminuida; pierden antigüedad en las listas de interinos y puntos para las oposiciones; y no pueden disfrutar del mes de vacaciones si han estado de baja maternal en julio y agosto. "Están doblemente discriminadas por ser interinas y por ser mujeres", subraya Alfonso Alegre, portavoz de Educación de CGT Aragón.

La zaragozana Silvia Gareta es una de ellas. Es profesora interina de Biología y Geología. El curso pasado estuvo en el IES Medina Albaida de Zaragoza y este, en el IES Pirámide de Huesca. El 24 de julio de 2016 fue madre de una niña y estuvo de baja maternal hasta el 11 de noviembre. Debido a esta baja no llega a los 240 días con contrato y no tiene derecho a cobrar este verano.

"Esta normativa es muy injusta. Me discriminan por ser profesora interina y madre. No puedo cobrar el verano y mi paga de diciembre fue muy pequeña. Como la baja maternal y este verano de 2017 no cuentan como trabajados, pierdo antigüedad y me adelantarán otros profesores en la lista de interinos. Tendré menos puntos para las siguientes oposiciones. Y pierdo más derechos: los profesores tenemos la matrícula gratuita en la Escuela de Idiomas. La matrícula es a mitad de septiembre. Cuando fui a matricularme me dijeron que no me podía acoger a la gratuidad porque en ese momento estaba de baja maternal y no tenía contrato en vigor. Si me hubiera roto una pierna en vez de dar a luz tendría más derechos", se lamenta Silvia Gareta, de 35 años, madre de dos hijos.

Reivindicación en mesa técnicas

Los interinos eligen las plazas a finales de agosto o principios de septiembre. Las mujeres que están de baja maternal en ese momento pueden elegir plaza y se les reserva hasta su incorporación, pero ese periodo no cuenta como trabajado. Después no llegan a los 240 días exigidos para poder cobrar el verano. Por eso las que dan a luz entre mayo y principios de septiembre y están de baja en el momento de elegir plaza son las más perjudicadas por esta "discriminación", explican desde CGT.

El sindicato ha planteado este tema a la Administración varias veces desde el mes de septiembre, pero todavía no hay una solución. La última reunión sobre este tema fue la semana pasada. "Ahora a las interinas que han sido madres se les permite elegir y hacer una reserva de vacante pero no se les realiza un nombramiento. Esto hace que este periodo no compute para experiencia docente en oposiciones, trienios ni para cobrar el verano. Desde CGT consideramos esto una aberrante discriminación", aseguran.

"La Administración nos ha comunicado que hasta el curso que viene no se tratará este tema en las mesas de negociación. Proponen expedir un papel interno para que este tiempo cuente como experiencia docente. La duda es si este será también válido para las oposiciones en otras comunidades, trienios y el cobro del verano. Creemos que es urgente solucionar este tema", subrayan en un artículo.

El sindicato pide que se reduzca la alta tasa de temporalidad de los docentes (un tercio son interinos). Y para solucionar en parte esta discriminación propone que se permitan contratos de más de un año de duración.

Pago del verano

El PSOE recuperó el curso pasado el pago a los interinos en verano que había suprimido el anterior gobierno del PP. Para ello llegó a un acuerdo con tres sindicatos (CSIF, CC.OO. y UGT). Establecieron como requisito para cobrar el verano haber trabajado al menos 240 días. Está previsto que en 2018 el requisito se rebaje a 210.

Etiquetas
Comentarios