Despliega el menú
Aragón

Todo listo para el examen de exámenes

Casi 5.500 aragoneses se presentan desde el martes a una selectividad que apenas varía desde el curso pasado.

Imagen de la última selectividad celebrada en Zaragoza, el pasado mes de septiembre.
LA SELECTIVIDAD LLEGA HOY PARA CASI 1.200 ESTUDIANTES ARAGONESES
Guillermo Mestre

El pasado viernes, en su despacho del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, la vicerrectora de Estudiantes y Empleo, Ángela Alcalá, recibió una llamada. Eran alrededor de las 13.30 y le avisaban de que, el día anterior, dos de los alumnos de 2º de Bachillerato que van a hacer la selectividad a partir del martes se habían roto el brazo. Pero no será problema: la institución tiene previstos ordenadores y auxiliares que garantizan que puedan presentarse de todas maneras. "Tenemos además varios casos de personas con discapacidades importantes que van a hacer un gran esfuerzo por venir a hacer la prueba. Es una demostración de superación importante", comenta la vicerrectora. Alcalá va de un lugar a otro, tiene la mesa llena de papeles, descuelga continuamente el teléfono... Quiere que todo salga bien en un año en el que los nervios han estado más presentes en los meses anteriores que en los días previos a los exámenes.

Hasta mediados de diciembre, los estudiantes no han sabido cómo iba a ser la prueba que les debe llevar a la carrera elegida. La puesta en marcha de la Lomce obligaba a un sistema distinto, pero las quejas de la comunidad educativa lograron un consenso para mantener todo más o menos igual que hasta la fecha. "Ha costado mucho llegar a conseguir que se haga un proceso que, aunque ahora se llama diferente, es prácticamente igual. Toda la prueba se ha articulado de forma que suponga los mínimos cambios para que el alumnado se presente en similares condiciones a convocatorias anteriores", tranquiliza Alcalá a los estudiantes.

Un cambio... de nombre

Hasta el pasado año, el acceso a la universidad se denominaba oficialmente PAU. Hoy, el nombre de la remozada selectividad es Evau, acrónimo de Evaluación de Acceso a la Universidad. Un acceso anhelado por los 5.494 alumnos inscritos para la presente edición, la de junio, que se enfrentarán a cuatro pruebas obligatorias (Lengua castellana, Lengua extranjera, una asignatura troncal que depende del tipo de bachiller realizado e Historia, materia que este año tendrán que hacer todos los alumnos, ya que el pasado algunos hacían Filosofía) y, si así lo deciden, hasta cuatro voluntarias. Con las primeras, solo se puede llegar a obtener un 10. Con las segundas, la nota se puede elevar hasta el 14, para poder ingresar en titulaciones con alta nota de corte (los últimos años, para Medicina se ha pedido más de un 12 y, en Veterinaria, Enfermería o Fisioterapia, del 11). Depende de la carrera que se vaya a estudiar, los exámenes cuentan más o menos, a través de un sistema de ponderaciones. Por ejemplo, para Medicina cuentan más los de Biología y Química que los de Matemáticas. Y, para Derecho, presentarse a Economía o Filosofía tiene una mejor valoración que hacerlo a Griego o Geografía.

Para poder llegar a todos los inscritos, la Universidad de Zaragoza ha preparado este año 14 sedes distintas en las que hacer los exámenes. Ocho están en la capital aragonesa, pero hay una más en Calatayud, Huesca, Jaca, Barbastro, Teruel y Alcañiz.

Aunque el proceso suele crear incertidumbre, Ángela Alcalá aconseja dejarse los nervios en casa. "Si han sacado el Bachillerato, los exámenes son accesibles", recalca. Además, no hay que esperar mucho tiempo para conocer las puntuaciones: el último examen de selectividad terminará a las 19.45 del jueves 8 por la tarde, pero el día 14 ya se sabrán los resultados, que suelen ser buenos, muy por encima del 90% de aprobados.

Pero para poder pasar este trámite, hay algo que no se le debe olvidar al alumno: una identificación (DNI, carné de conducir o pasaporte), además de la ficha de inscripción, el resguardo de haber abonado las tasas y las etiquetas identificativas personales. Y, como deja claro el propio folleto de la nueva Evau, que es como decir de la vieja y conocida selectividad, olvidarse de teléfonos móviles y ‘chuletas’ (sic).

Etiquetas
Comentarios