Despliega el menú
Aragón

'Hay que volver a una PAC con pagos acoplados al 100%. Nada de locuras de rentas'

Jorge Valero llegó a la presidencia de Araga en 2013 en una convulsa asamblea general. Ahora ha vuelto a revalidar el cargo, esta vez por proclamación.

Jorge Valero en la sede de Araga.
Jorge Valero en la sede de Araga.
Guillermo Mestre

¿Cuáles son las líneas de actuaciones con las que inicia este nuevo mandato?

Para empezar queremos revalidar la calificación como entidad de asesoramiento, por lo que nos estamos preparando para presentarnos al proceso de licitación. Creemos que es muy importante para que los agricultores jóvenes, que son los más activos, los que más invierten y los más innovadores, cuenten con la organización para resolver sus dudas. Y también, aunque parece que está lejos, comienzan a sentarse las bases de la negociación de lo que va a ser la futura PAC y, aunque creemos que entrará en vigor en 2022 no en 2020, ya hay que comenzar a posicionarse y no ponerse de perfil. De hecho con la propuesta que presentó el consejero de Desarrollo Rural ya dimos la cara y le dijimos que no nos gusta. Hay que tomar postura y comenzar a defender lo que creemos que es conveniente e interesante para el sector agropecuario aragonés.

¿Y cuál es la propuesta de PAC que defiende Araga?

Lo más justo sería volver al sistema antiguo de pagos acoplados al cien por cien, que cobre quién cultive y por lo que cultive, pero lo que no queremos es locuras de rentas. Es verdad que habría que hacer una actualización de derechos y cómo se actualicen será lo complicado, pero es cierto que no podemos estar atados a referencias del año 2000. Y sobre todo defendemos una simplificación de la PAC a todos los niveles.

El campo ha sufrido la falta de disponibilidad económica de la Administración. ¿Ahora que se habla de recuperación, el sector vuelve a ser el gran damnificado de las cuentas de Aragón?

Vemos que la Administración comienza a tener algo más dinero, y eso se ha visto en la apuesta que ellos entienden como políticas sociales, pero lo que nosotros vemos es que para llevar a cabo esas políticas sociales hay que generar recursos y esa riqueza la crean las actividades productivas, entre ellas el sector agroalimentario. Sin embargo, los presupuestos de la Consejería siguen en cifras de la época de la crisis y así no se puede generar crecimiento en el sector, pero tampoco se podrán mantener unos servicios sociales a cuyo pago también contribuimos. Reconocemos que es necesaria la educación y la sanidad, pero para pagar esos servicios hay que crear riqueza y en eso también juega un papel protagonista el sector primario, al que el Gobierno debería cuidar más.

¿Hay algún subsector que le quite el sueño?

Como a todos, me imagino, el sector ovino. Es un sector tradicional que siempre ha tenido presencia en Aragón, pero preocupa mucho la situación en la que está, que los ganaderos no pueden vivir de su trabajo, que es un sector al no se le ve futuro. Sin embargo, tampoco puedes obligar a la gente a que malviva por mantener un sector. Yo siempre pongo el ejemplo de la remolacha, que llegó a tener una potente industria alrededor, pero desapareció la remolacha y vino la alfalfa también rodeada de una importante industria, y ojalá dure mucho, pero si algún día se va vendrá otro cultivo. Con el ovino pasa un poco lo mismo, queremos que se salve pero para eso hay que conseguir que al ganadero le sea rentable tener esa ganadería, que después de trabajar de lunes a domingo pueda vivir sin estrecheces, porque lo que no puede ser es que un productor esté trabajando sin parar porque tiene 1.000 ovejas y luego no llegue a final de mes.

¿Preocupa mucho la sequía?

Sí que preocupa lógicamente, y sería bueno que hubiera seguros más baratos y con más apoyos, pero me preocupan más los precios, porque ha habido años con sequía que se ha ganado más que en aquellos que ha habido un cosechón, porque el problema era la volatilidad de los precios.

Si mañana el consejero le llama para preguntarle por sus prioridades en esta nueva etapa en la presidencia de Araga, le exigirá una solución urgente para...

A día de hoy hay un problema del que se habla poco y que ha sido generado por el ser humano que nos preocupa mucho y es una de nuestras prioridades: la plaga de conejos. Aquí, de golpe y porrazo los conejos se hicieron inmunes a la enfermedad que ha controlado su expansión toda la vida y comenzaron a multiplicarse provocando auténticos problemas en los cultivos. Ya le hemos dicho al consejero que la caza no los va a controlar y que la única solución que queda es utilizar medidas como se hace por ejemplo en Australia y Nueva Zelanda, donde les han inoculado un virus que no se transmite al resto de la cadena. Porque esto es un auténtico problema, aquí hablamos de sequía, pero lo cierto es que hay municipios en los que el conejo ha cosechado ya hace dos meses. No podemos esperar que la naturaleza se autogestione porque eso puede alargarse hasta 15 años y para entonces los agricultores ya estaremos en la ruina. Este es un problema muy actual, que necesita una urgente solución que tiene que venir de la Consejería.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios