Despliega el menú
Aragón

Viaje sorpresa al Pirineo

Felipe VI y su familia comieron en un restaurante de Jacay visitaron la Ciudadela y otros lugares de la ciudad.

Felipe VI y la reina Letizia posan con personal de la Ciudadela.
Felipe VI y la reina Letizia posan con personal de la Ciudadela.
Heraldo

La Familia Real visitó este sábado Jaca, en un viaje privado al Pirineo aragonés. Los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, que estuvieron acompañados por sus hijas, Leonor y Sofía, pasearon por la ciudad para sorpresa de los viandantes y conocieron el recinto histórico de la Ciudadela, entre otros lugares. Este domingo, la Familia Real ha esquiado en el valle del Aragón.

Con la boca abierta se quedaron los trabajadores y los comensales del restaurante ‘Las tres ranas’ de Jaca cuando los vieron entrar por la puerta, ya que su presencia no estaba anunciada. El propietario del establecimiento, Javier Fernández, comentó quela reserva estaba hecha «hace tiempo», pero a nombre de otras personas, así que la sorpresa fue mayúscula cuando vieron aparecer al Rey y a la Reina con la Princesa de Asturias y la Infanta.

Sopa y huevos

Según explicó, comieron una sopa castellana, huevos rotos, ensalada y una parrillada de carnes variadas, regada con agua y vinos del Somontano. Fernández reconoció que hubo «tensión y estrés, porque se intenta que esté todo a su gusto».

Además, la reserva estaba hecha en el comedor de la parte de arriba, donde hay ventanales, «pero han preferido estar en un pequeño reservado». «Después de la comida se han ido muy contentos y han preguntado dónde podían tomar un café y unos pastelitos».

La Familia Real no tuvo problemas en aceptar las peticiones de algunos clientes del restaurante y de algunos viandantes que querían sacarse fotografías con ellos. Los cuatro posaron sonrientes. Lo mismo ocurrió en la Ciudadela, por donde pasearon y donde visitaron el museo.

Don Felipe y Doña Letizia estuvieron hace justo 7 años, el 9 de febrero, en Jaca para inaugurar el Año Santo Compostelano con un acto litúrgico en la catedral. Don Felipe de Borbón resaltó entonces que Jaca «es una de las grandes puertas del Camino de Santiago, abiertas siempre a todos». Agradeció la «hospitalidad» que les brindaron los jaqueses.

El Rey también estuvo en Jaca en 2005, siendo Príncipe de Asturias, para conocer la Brigada de Cazadores de Montaña Aragón I. Entonces conoció la Ciudadela, donde tenía su sede esa unidad militar.

Afición al esquí

Pero Don Felipe ha estado sobre todo en el Pirineo en visita privada para practicar uno de sus deportes favoritos, el esquí. En alguna ocasión acompañado de Doña Letizia. Ese mismo 2015, también en febrero, como en esta ocasión, viajaron a la estación de Candanchú.

También en 2014, el entonces Príncipe de Asturias pasó un fin de semana esquiando en Formigal. No lo acompañaron la entonces princesa Letizia ni las infantas, sino que vino con un amigo. Aprovechó la visita para asistir, por sorpresa, a la final del Mundial sub 20 de hockey hielo que se disputaba en Jaca. Los 2.500 asistentes que presenciaban la competición en el Palacio de Hielo no salían de su asombro cuando por sorpresa vieron aparecer al príncipe Felipe. Llegó instantes antes de acabar el encuentro entre España y Corea y al finalizar bajó a la pista para presidir la ceremonia de entrega de medallas. Él fue el encargado de dar la de plata a los jugadores del equipo español, que perdió el último partido.

También había estado en febrero de 2013. Fue a la estación de Candanchú, donde se alojó en un establecimiento hotelero del propio complejo invernal, el mismo en el que acostumbra a hospedarse la Familia Real. También en esa ocasión llegó acompañado por unos amigos.

La estación delvalle del Aragón era un lugar habitual donde esquiaba su padre, el Rey emérito Juan Carlos, igualmente muy aficionado a este deporte.

Etiquetas
Comentarios