Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Bielsa y Fanlo lanzan un SOS para reabrir las únicas estaciones de esquí de Sobrarbe

Solicitan ayuda para poder revitalizar sus espacios nórdicos. Panticosa y Linza estrenaron ayer la campaña de fondo.

Estación de esquí de fondo del Balneario de Panticosa.
Estación de esquí de fondo del Balneario de Panticosa.

Las nevadas de la última semana han permitido poner en funcionamiento por fin las estaciones de esquí de fondo del Balneario de Panticosa y de Linza (Ansó), que abrieron ayer, sumándose así a Los Llanos del Hospital de Benasque, que era la única que estaba en marcha hasta ahora. Candanchú, Oza-Gabardito (Hecho) y Lizara (Aragüés del Puerto), en el Pirineo, y la turolense de Muela de San Juan (Griegos) están expectantes ante la nieve que se espera en los próximos días para poner fecha también a su apertura.

Un estreno que, sin embargo, no esperan ni Piau-Pineta (Bielsa), ni Valle de Vió (Fanlo), las únicas pistas de esquí de Sobrarbe, que esta temporada no estarán explotadas por falta de recursos. Por ello, ambos ayuntamientos han lanzado un SOS al Parque Nacional de Ordesa y al Gobierno de Aragón, respectivamente, para poder aprovecharlas de nuevo como recurso turístico.

En Fanlo, el espacio nórdico de mayor altitud del Pirineo (1.975 m), la falta de nieve no es precisamente el problema "porque hay mucha", asegura el alcalde, Horacio Palacio. El Ayuntamiento dispone de su propia máquina pisapistas también, pero aun así mantiene el cierre provisional de la instalación por cuarta temporada por carecer de recursos para mantener limpios los 7 kilómetros de la pista de acceso sin asfaltar desde Nerín. "Desde 1988 la fuimos aguantando y de hecho en los primeros años llegamos a dar cursillos semanales a 450 personas, pero luego fue a menos y al final lo dejamos porque nos costaba entre 12.000 y 18.000 euros al año la limpieza y casi había que pedir un préstamo. Eso era un saco sin fondo", explica.

En estos años el Ayuntamiento ha pedido ayuda a la Dirección General de Turismo del Gobierno de Aragón sin obtener respuesta y también llegó a ofrecer la cesión del espacio a la Comarca de Sobrarbe y a Aramón, pero ambas lo rechazaron. Por ello, cree que ahora la única opción de reflotar las pistas pasa por algún proyecto particular. "No queremos sacar dinero pero tampoco que nos cueste mucho", afirma el alcalde, quien cree que la DGA debería apoyar como hace con otros sectores de la nieve. "Solo queremos una ayuda para limpiar el acceso", recalca.

En Pineta, sin embargo, además de la falta de servicios la nieve también es un hándicap "porque está a una cota muy baja, 1.300 metros, y nunca la tienes garantizada", aclara el alcalde de Bielsa, Miguel Ángel Noguero, quien recuerda que de hecho el año pasado ni siquiera llegó a abrir por este motivo. El último concesionario renunció a finales de verano y el Ayuntamiento ha decidido no convocar un nuevo concurso porque temen que "quedaría desierto seguro". Aun así, están dispuestos a marcar las pistas cuando llegue la nieve "y serán de libre acceso para uso y disfrute de cualquiera porque no habrá nadie cobrando el forfait".

Su principal problema es que no tienen un espacio donde dar servicios a los clientes ya que solo hay una caseta sin agua ni luz. En este sentido, considera que ya que el espacio está a las puertas de Ordesa, el Parque Nacional de Ordesa podría firmar un convenio con el Ayuntamiento para acondicionar "un buen edificio, sin lujos pero práctico, con luz y calefacción, que sirviera de refugio para la guardería y que ofreciera servicios al visitante en invierno. Porque aunque no hubiera tanta nieve, se podría explotar con paseos en raquetas, visitas interpretadas... Pero nos tienen abandonados desde hace mucho tiempo", afirma.

Mario García, presidente de la Asociación de Espacios Nórdicos de Aragón, lamenta que las dos estaciones de fondo de Sobrarbe –la única comarca pirenaica sin oferta de alpino– estén cerradas. Y apoya las reivindicaciones de estos ayuntamientos. "Hemos llamado a muchas puertas en la DGA porque creemos que se le tendría que prestar un poco más de atención a esta otra nieve que también podría ser un elemento dinamizador de esas zonas que son auténticos paraísos", señala.

Además, resalta que aunque la actividad principal sea el fondo, "hay otras que también merecen la pena aunque no estén abiertas las pistas" como las raquetas, el descenso en trineos, la fabricación de iglús o el ‘backcountry’ (la modalidad fuera de pistas del esquí de fondo), y que cada vez tienen más aficionados. Una última ventaja es el precio ya que por unos 20 € se compra el forfait y se alquila el equipo un día.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión