Despliega el menú
Aragón

La tormenta provoca de nuevo el caos del tráfico al inundar rotondas y cruces en hora punta

La lluvia anegó la cocina de un colegio, obligó a talar tres árboles y provocó la caída de un muro en el polígono Sepes.

La rotonda de la avenida de Monegros se inundó
La rotonda de la avenida de Monegros se inundó
I. G. M

Volvió a suceder. La tromba de agua caída a media mañana en Huesca obligó a cortar el tráfico en calles y cruces inundados para evitar que los vehículos quedasen atrapados. Aunque llovió durante todo el día, los problemas surgieron a partir de las 11.00, cuando tras una tormenta de granizo cayeron 25 litros en apenas 10 minutos. El agua se acumuló de nuevo en los conocidos como puntos negros de la red de saneamiento, localizados en la parte sur del casco urbano y que coinciden con la confluencia de importantes vías.

La rotonda de Monegros quedó colapsada porque las alcantarillas no dieron abasto para absorber el caudal que llegaba desde arriba. El colector instalado recientemente en este punto no funcionó al cien por cien y la Policía Local tuvo que cortar la circulación hasta que el agua bajó de nivel.

Lo mismo ocurrió en la avenida de Martínez de Velasco. La lluvia anegó el tramo próximo al desvío que va a campo de fútbol y el aparcamiento del hipermercado próximo. Aquí llegaron a acumularse 30 cm de agua. En el cruce de esa vía con Juan XXIII las afecciones fueron menores que en otras ocasiones.

En Menéndez Pidal, Teruel y División 52 también se produjeron problemas. En una de las rotondas de la calle Calatayud, los bomberos ayudaron a los ocupantes de un coche que había quedado atrapado por el agua. La intensidad de la lluvia coincidió con la hora de la salida de los colegios, por lo que el tráfico era más intenso.

Los bomberos realizaron 30 intervenciones. Acudieron al colegio San Viator, en la calle del Parque, ya que el agua inundó el sótano del centro. Alcanzó 10 cm de nivel y llegó hasta la cocina.

En la escuela infantil municipal Las Pajaritas el agua se paró en la puerta, lo mismo que en el centro de salud del Perpetuo Socorro. Aquí se anegó un servicio a través de un patio interior.

Hubo inundaciones en la plaza de Santa Clara, en la otra punta de la ciudad. Un garaje y la administración de loterías resultaron afectados, como varios locales y terrazas de la zona.

La fuerza del agua derrumbó tres árboles del recinto del hospital Provincial, que tuvieron que talarse. También se cayó un muro que separaba dos parcelas en el polígono Sepes. El caudal de esta zona inundó los campos de Quicena. La noche anterior, se produjo el desprendimiento de una sillar de la muralla en la ronda de Montearagón.

Etiquetas
Comentarios