Despliega el menú
Aragón

"Lo único con lo que me conformo es con tener salud"

Pese a tener un acuerdo conla Fiscalía, Pinilla no admite aún su culpabilidad y asegura que "todo tiene su tiempo".

María Victoria Pinilla, rodeada de periodistas, a su llegada ayer a la Ciudad de la Justicia.
María Victoria Pinilla, rodeada de periodistas, a su llegada ayer a la Ciudad de la Justicia.
oliver duch

Llegó la última y pasadas las diez de la mañana, hora a la que estaba previsto el comienzo del juicio. Porque aunque son 40 los acusados que se sientan en el banquillo, la exalcaldesa María Victoria Pinilla se antoja la ‘reina’ en este particular tablero de ajedrez. Ella lo sabe y no rehuye ningún foco ni mirada, de ahí que este martes hiciera el paseíllo desde la entrada de la Ciudad de la Justicia hasta la sala de vistas con la cabeza siempre alta. "Estaba deseando que llegara este momento", fue lo poco que dijo a la prensa antes de iniciarse la sesión.

Pero lo cierto es que si hay alguien que desea que este macroproceso acabe lo antes posible, esa es la exregidora. Lo reconoció su propio abogado, José Antonio Visús, al afirmar que son muchas las razones que hacen que la principal encausada de la Operación Molinosquiera poner fin definitivamente a su particular calvario. "Pinilla quiere acabar con la fractura social que se ha producido en La Muela y con los problemas que ha causado a su propia familia", afirmaba, categórico, el letrado.

Sin embargo, parece que hay un motivo que se impone al resto: la delicada salud de la exalcaldesa, que lleva ya bastante tiempo recuperándose de un cáncer. "Quiere acabar muy rápido con el procedimiento porque el consejo de los médicos es que resuelva todo lo antes posible", reveló Visús. Y de la preocupación por este tema dio cuenta la propia María Victoria Pinilla, que preguntada por un posible acuerdo de conformidad manifestó: "Yo de momento me conformo con tener salud, que bastante mal lo estoy pasando".

Sea por una o por otra causa, lo que es evidente es que ha sido la defensa de la exalcaldesa la que ha llevado hasta ahora la iniciativa a la hora negociar. Fue de las primeras en llamar a la puerta de la Fiscalía Anticorrupción de Zaragoza, con la que tiene un principio de acuerdo que pasa por el reconocimiento de culpabilidad de Pinilla. Y fue también punta de lanza a la hora de intentar que a este arreglo se sumara el Ayuntamiento de La Muela, que ejerce la acusación particular de la mano de los abogados Ricardo Pina y Javier Ausejo para recuperar parte del expolio sufrido.

Lo que ocurre es que, hasta la fecha, el acercamiento con el consistorio se ha visto frustrado por la condición sine qua non del equipo de gobierno, que exige el pago de la totalidad de la responsabilidad civil para empezar a hablar. "Si no se garantiza el abono de este dinero, nosotros seguiremos adelante con nuestra acusación y no rebajaremos la pena que solicitamos", aseguraba ayer el actual alcalde de La Muela, Adrián Tello (CHA), en los pasillos de la Ciudad de la Justicia.

Atendiendo al escrito de calificación provisional de la Fiscalía, a Pinilla se le exige que indemnice a las arcas municipales con 3.301.472 euros, cantidad a la que habría que sumar todavía el perjuicio que la exalcaldesa generó a sus vecinos al aprobar dos operaciones urbanísticas a priori irregulares. Para hacer frente a esta reclamación, la acusada aporta todo su patrimonio, que ya está embargado, y en el que, además de varias fincas e inmuebles, se incluye algo más de un millón de euros que tenía en sus cuentas y en alguna caja fuerte.

"Soy inocente, no soy vidente"

El traje está hilvanado y la confesión parece anunciada. Pese a ello, MaríaVictoria Pinilla prefería no hablar ayer de los pactos."De esto pregúntenle a mi abogado", se excusaba. Es evidente que a la exregidora aún le cuesta admitir unos hechos por los que se enfrenta a una posible condena de 37 años de cárcel. "No soy adivina, todo tiene su tiempo", contestaba cuando se le preguntaba si aprovechará su declaración del próximo 12 de enero para confesar su culpa. Ante la insistencia de los periodistas y el secreto a voces de que existe un acuerdo previo con la acusación pública, Pinilla regresaba de forma refleja a su posición inicial: "Soy inocente".

"Yo no puedo responder sobre lo que ha dicho mi cliente", replicaba después el abogado de la exalcaldesa, José Antonio Visús. "Sobre los pactos, ustedes son muy inteligentes y han visto lo que ha sucedido en la sala. Hoy no es día para avanzar más en cuanto a la táctica de defensa. Será el próximo día 12 cuando todos vean con absoluta claridad qué va a pasar en este juicio", añadía el letrado. Por lo tanto, habrá que esperar al próximo año para ver cómo se pone en escena un guión en el que a Pinilla le ha correspondido un papel tan principal como incómodo.

Etiquetas
Comentarios