Despliega el menú
Aragón

Más del 90% de los aragoneses en el exterior no votarán el 20-D

Las trabas legislativas y burocráticas minimizan las solicitudes de voto rogado. El plazo acabó el día 21.

Papeletas en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo
Papeletas en las pasadas elecciones
Asier Alcorta

El voto de los aragoneses que trabajan y residen fuera de las fronteras españolas tendrá un valor residual en la elección de los 13 diputados y los 12 senadores que suman las tres circunscripciones de la Comunidad. La afirmación no pilla por sorpresa, pero sí enciende los ánimos entre quienes llevan avisando de la situación con anterioridad a las últimas elecciones europeas, en mayo de 2014.

Los datos facilitados por las oficinas del censo electoral confirman el panorama. En Teruel han sido 381 los ciudadanos que han completado el proceso de voto rogado -así se denomina en la ley electoral reformada en 2011- de un total de 4.524 inscritos en el Censo Electoral de los Residentes Ausentes (CERA) correspondiente a la provincia. A estos se suman otros 28 que votarán desde otros países bajo la modalidad de residente temporal en el extranjero. Estos últimos no están censados en los consulados y embajadas, sino que por diferentes avatares pasan un breve lapso fuera de casa.

En Huesca la participación registrada ha sido algo mayor, finalizando el papeleo pertinente 806 de los 6.720 oscenses inscritos en el CERA, junto a otros 55 en la modalidad temporal. La oficina de Zaragoza no ha querido facilitar los datos escudándose en que "los publicará la oficina central a lo largo de los próximos días", pero sí reconoce que el número de solicitudes liquidadas de manera satisfactoria "es muy baja, en la línea de las cifras de Teruel", que el pasado jueves rondaba el 8%.

Zaragoza aglutina la mayor parte de los más de 34.000 inscritos en el voto CERA, por lo que el porcentaje de aragoneses que no emitirán su sufragio el próximo mes superará el 90%. A pesar de que el plazo para solicitar el voto rogado concluyó el sábado 21, las delegaciones españolas en el extranjero y las oficinas están manteniendo una actitud laxa y siguen recibiendo y tramitando solicitudes. Eso sí, "con cuentagotas", según explican desde Teruel y confirman en las otras dos delegaciones aragoneses, donde se entiende que, por ejemplo, "la correspondencia con Australia lleva su tiempo".

Pero la sangría abstencionista podría ser incluso mayor que la que prevista en las oficinas del censo. Según denuncia la plataforma Marea Granate, que defiende la participación electoral desde el extranjero, "el voto efectivo será, en realidad, inferior, ya que como ha ocurrido en los dos últimos procesos las papeletas no llegaban o lo hacían tarde".

Uno de los portavoces de la organización, Pablo García, residente en París, denuncia la "inacción del Gobierno" para atajar "un problema que podría haber resuelto sin complicaciones durante los cuatro años de mayoría absoluta", ya que, según su opinión, "el voto de los emigrantes es un voto crítico que le da miedo, porque sabe que no le favorece en absoluto, sino que perjudica a sus intereses electorales".

Cinco horas de fila en Londres

El recorrido de los aragoneses en el extranjero para activar su derecho a voto no es un camino de rosas. Primero deben inscribirse en el consulado del país en el que residen, que no está necesariamente a mano. "Exigen que el interesado vaya en persona y tienen unos horarios muy acotados, no abren por las tardes", apunta Pablo García, quien pone de ejemplo las "cinco horas de fila que se registraron el otro día en el consulado de Londres".

Marea Granate también tiene constancia de españoles que "viven en China y tienen la oficina en Pekín, a más de mil kilómetros de su residencia", o una "cooperante en Yakarta que tuvo que viajar dos veces para que le pidiesen otros documentos y al final no resolver nada".

Después de la inscripción, los aspirantes a electores deben esperar la carta con la notificación del Ministerio y proceder a rogar el voto a su correspondiente delegación provincial del censo electoral, algo para lo que tuvieron de plazo entre el 28 de octubre y el 21 de noviembre. La plataforma critica, asimismo, que el censo electoral cerró el 1 de agosto, mucho antes de que se anunciar la fecha de disolución de las Cortes Generales y de la convocatoria de elecciones, lo que "también ha sido determinante en el proceso al haberse producido cambios de domicilio en estos últimos meses".

Tras esta carrera de fondo, solo queda cruzar los dedos para que las papeletas lleguen... y que lo hagan a tiempo. "Los españoles en África, por ejemplo, ya pueden olvidarse de votar porque ese correo nunca llega. Nosotros planteamos el envío de votos mediante valija diplomática, pero el Gobierno desechó esa posibilidad". La propia Junta Electoral Central se muestra "consciente de las dificultades que plantea el ejercicio del derecho de sufragio de los españoles residentes en el exterior en los términos recogidos en la legislación vigente".

"La embajada mandó la solicitud a mi antigua casa"

Rocío Frej es una zaragozana de 26 años que trabaja como ingeniera aeronáutica en Washington y que no podrá apoyar a la candidatura que más se ajusta a sus preferencias ideológicas al cambiar de domicilio, un dato que debería haber trasladado con anterioridad al consulado. "La embajada mandó la solicitud a mi antigua casa", lamenta esta joven aragonesa, que ha pasado las últimas semanas viajando por motivos de trabajo.

"Como yo -apunta Rocío- mucha gente no ha podido hacer el trámite ya que el consulado abre de 9.00 a 13.00, en horario laboral, lo que complica aún más la gestión a quienes no viven en una ciudad con consulado". La zaragozana recuerda, además, que mucha gente "vuelve por navidad a casa", por lo que aunque el 20 de diciembre esté en España, "si se está registrado en una embajada fuera del país ya no puede votar en urna".

Una carta recibida con el plazo vencido

Charles Santafé Lacasa es un sanitario altoaragonés que reside en Bogotá desde septiembre de 2014. Su caso es también llamativo: "Hoy -por el jueves-, 26 de noviembre, he recibido el correo de solicitud de voto, el sobre está sellado el día 25, pero la solicitud de voto se debía hacer hasta el día 21, lo que quiere decir que me mandaron el correo una vez la solicitud vencida. Es una vergüenza total y demuestra de manera clara un no respeto a mi derecho fundamental: votar".

Etiquetas
Comentarios