Despliega el menú
Aragón

Micromachismo en la vida cotidiana

Una trabajadora social advierte del aumento de conductas machistas en el día a día.

Concentración contra la violencia machista en el barrio de las Delicias esta tarde
Concentración contra la violencia machista en el barrio de las Delicias esta tarde
Sandra Lario

"Los micromachismos son una práctica de dominación y violencia masculina que se dan en la vida cotidiana. Son casi imperceptibles, pero se repiten y los tenemos normalizados", asegura Irina Vera Jiménez, trabajadora social especializada en relaciones de género, que este martes participó en los actos contra la violencia de género organizados por la asociación de vecinos Manuel Viola de Delicias.

Irina dio una charla bajo el título de "Micromachismos: Están ahí aunque no los veamos", y ofrece varios ejemplos:

Una pareja va a comprar un coche a un concesionario. El vendedor le da las explicaciones a él e ignora a la mujer.

Un hombre y una mujer entran en un bar y piden un refresco y una cerveza. ¿Cuántas veces le sirven la cerveza al hombre y cuántas a la mujer?

Un joven cuestiona la ropa que lleva su novia, porque va "demasiado ceñida" y ella se cambia de ropa para contentarle.

Un joven no deja salir a su novia con sus amigas por la noche. Y ella le obedece.

En las tiendas de bebés la ropa para niño sigue siendo azul mayoritariamente y para niñas, rosa.

Los anuncios de juguetes siguen reproduciendo los roles de los chicos que construyen o conducen y las chicas que hacen tareas de casa.

En los anuncios los hombres son los expertos que salen arreglando cosas.

"Son ejemplos a los que no damos importancia, pero que reproducen unos roles sexistas y van influyendo en nuestra identidad. El machismo está muy interiorizado en nuestra cultura. Ha habido muchos avances en igualdad en los últimos 30-40 años, pero quedan muchas cosas por hacer. En los últimos años ha habido un retroceso entre los más jóvenes. Uno de cada tres jóvenes, tanto ellos como ellas, piensa que es aceptable que los chicos controlen a sus parejas", señala Irina Vera.

Etiquetas
Comentarios