Despliega el menú
Aragón

Los universitarios más talluditos

La mayoría escogen titulaciones relacionadas con las Ciencias Sociales y Jurídicas o de Ciencias de la Salud.

Universidad de Zaragoza.
Universidad de Zaragoza
Sandra Lario

La experiencia es un grado. Al menos, eso asegura el dicho. Sin embargo, muchos aragoneses, a parte de tener experiencia, deciden obtener un título universitario para conseguir prosperar en su puesto de trabajo. En esta situación se encuentran todas aquellas personas que tienen más de 25, 40 o 45 años y se presentan a las pruebas de acceso de la Universidad de Zaragoza. 

Cada año, más de 200 personas mayores de 25 años se inscriben en esta prueba y unos sesenta lo hacen en la de mayores de 45 o de 40 con experiencia laboral. "Ambos responden a un perfil de personas que por determinadas razones no pudieron o quisieron acceder a la universidad y ahora tienen interés en hacerlo", señala Fernando Zulaica, vicerrector de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza. 

No obstante, según reconoce, existen diferencias entre ambos grupos. "En el caso de mayores de 25 años son personas que abandonaron los estudios antes de cursar el Bachillerato y que ahora desean tener una titulación universitaria", subraya. En esta situación se encontraban 207 personas este año. En estos casos, las letras son ligeramente más demandadas que las ciencias y, al igual que ocurre en Selectividad, la rama de Ingeniería y Arquitectura es la que menos interés despierta, con 21 solicitudes. 

"Lo más típico son auxiliares de enfermería u otras titulaciones de Formación Profesional sanitaria que quieren seguir mejorando en su trabajo y deciden estudiar una enfermería. Lo mismo ocurre en el ámbito de las ciencias sociales con aquellas personas que trabajan en gestorías o despachos profesionales", especifica.

Un ejemplo de ello es José -nombre ficticio-. Este zaragozano se presentó a la prueba de acceso de mayores de 25 años porque en los años anteriores había realizado otros cursos y le "picó el gusanillo universitario". Se presentó, aprobó y se matriculó en Filología Hispánica, sin embargo, al segundo año, lo dejó. "Pensaba que estaría más enfocado a la literatura y no fue así, además, fue muy complicado compaginarlo con mi trabajo", señala. No obstante, esto no hizo que su "sueño universitario" se difuminara, puesto que finalmente acabó matriculándose en Periodismo. 

Por su parte, los mayores de 45 años o de 40 con experiencia laboral en el ámbito de estudio, tienen un perfil diferente. "Son personas que han tenido un desarrollo profesional amplio y que hacen estas pruebas para seguir formándose o solamente por ganas de aprender", sostiene Zulaica. Este año, un total de 32 personas se inscribieron para las pruebas de mayores de 45 años y 27 lo hicieron acreditando su experiencia laboral como mayores de 40. 

No todos ellos consiguen su objetivo. La tasa de éxito varía, pero siempre está lejos del 97% típico de la Selectividad. Los mayores de 40 con experiencia laboral son los que más se acercan, rozando el 80% de aprobados, por detrás se encuentran los mayores de 45 años, que solo llegan al 40% de aptos. La peor situación se da entre los mayores de 25 años. En estos casos, solo 3 de cada 10 consiguen aprobar el examen.

"Las pruebas no son muy complicadas, de hecho, cuanta mayor es la edad, más sencillas son, pero es necesario que se preparen con constancia", recalca Zulaica. Asimismo, reclama que se abran centros públicos que se dediquen a formar a estos futuros universitarios. "Antes, el Ayuntamiento realizaba cursos y esas personas venían muy bien preparadas, pero ahora, sin ayuda es mucho más complicado", lamenta. 

Además, a parte de los suspensos, muchas personas deciden no presentarse porque no se sienten preparadas. "Al principio se plantean unas rutinas y un deseo de entrar en la universidad, pero después, por problemas de compatibilidad, no pueden dedicar el tiempo deseado y prefieren no presentarse", especifica. 

Finalmente, solo unos pocos se matriculan. Por ejemplo, este año, 59 mayores de 25 años se inscribieron en una titulación -25 en Ciencias de la Salud, 21 en Ciencias Sociales y Jurídicas y el resto se divide casi a partes iguales entre los demás-. También se matricularon 13 mayores de 40 años y 8 que entraron a través de la prueba de acceso para mayores de 45. 

Descenso de solicitudes

En los últimos años, las preinscripciones han ido descendiendo. Mientras que en la última década se había estabilizado entre las 300 y 400 solicitudes anuales -solo de mayores de 25 años, puesto que las otras dos modalidades se implantaron en 2010-, en la actualidad apenas superan las 200. Según Zulaica, esta disminución se debe a dos razones. "El bajo porcentaje de aprobados desanima a los de años siguientes y el aumento de las tasas académica provoca que muchos se lo piensen más", recalca Zulaica.  

La inscripción, en diciembre

La pasada semana, el Boletín Oficial de Aragón (BOA) publicó las convocatorias de estas pruebas. Según se especificaba en el documento, los mayores de 25 y de 45 años deberán inscribirse entre el 1 de diciembre y el 12 de enero. La prueba será el 11 de marzo por la tarde en la facultad de Derecho y el 18 de marzo se publicará la nota conseguida. Si obtienen un mínimo de 5 puntos, deberán acudir a una entrevista personal. Los resultados finales se publicarán a los pocos días. 

En el caso de los mayores 40 años con experiencia laboral, el periodo de inscripción es el mismo, sin embargo, no hay prueba, ya que se acredita con su currículo. El 29 de febrero conocerán en qué fecha y horario deben realizar la entrevista y finalmente el 18 de marzo se publicará la nota final obtenida. 

Etiquetas
Comentarios