Despliega el menú
Aragón

Empresarios y oposición critican la subida fiscal del Gobierno PSOE-CHA

PP, PAR y Ciudadanos creen que perjudicará la recuperación, Podemos pide ser más duro con las empresas con grandes beneficios y solo IU se muestra a favor.

El sector empresarial y toda la oposición en las Cortes de Aragón (salvo IU) se mostró ayer en contra de la subida de impuestos que planea el Gobierno de Aragón. PP, PAR y Ciudadanos critican que afectará a la recuperación económica, mientras que Podemos pide que se grave más a las empresas con grandes beneficios.

El Ejecutivo de Lambán pretende recaudar 91 millones más con su propuesta, gravando con un punto más el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, eliminando las bonificaciones en el de Donaciones y Sucesiones, subiendo los hidrocarburos –salvo a transportistas, taxistas, agricultores y el gasóleo de calefacción–, el impuesto de Transmisiones, el IRPF de las rentas de más de 90.000 euros y gravando los embalses, las empresas que explotan líneas de alta tensión y las que tienen transporte por cable –las estaciones de esquí–.

El PP criticó con dureza los planes del Gobierno PSOE-CHA. "Es un atraco al bolsillo de los aragoneses", dijo el portavoz popular de Hacienda en las Cortes, Antonio Suárez. "Lambán deberá explicar cómo es posible que Rajoy pueda bajar los impuestos a todos los españoles y el PSOE castigue a los aragoneses subiéndolos", dijo Suárez. A su juicio, la medida tendrá "consecuencias nefastas" para el crecimiento económico de la Comunidad. Suárez opinó que dada la situación económica de Aragón "hay margen para bajar los impuestos".

El portavoz del PAR, Arturo Aliaga, también criticó la "poca imaginación" del PSOE por querer "resolver todo con impuestos". "No podemos estar de acuerdo, hay que estimular el crecimiento, ver en qué se puede ahorrar y ser más imaginativo".

En Podemos, socio de investidura del Ejecutivo, dijeron que es "difícil" valorar estas propuestas "porque cambian de un día para otro". La portavoz, Maru Díaz, afirmó que se deben aumentar ingresos "gravando a quienes tienen beneficios de muchos ceros en su cuentas de resultados, como las empresas hidroeléctricas, y no tanto al ciudadano medio". Patricia Luquin, de IU, dijo compartir "la filosofía del proyecto" por la "necesidad de recaudar más", aunque pedirá "ir más allá" con las rentas altas.

El diputado de Ciudadanos Javier Martínez dijo que no apoyan la subida "porque no es redistributiva", "afecta a todos" y se resentirá en la competitividad "de sectores estratégicos como energía, industria o las estaciones".

Tanto PSOE como CHA, los partidos que integran el Ejecutivo aragonés, defendieron el proyecto fiscal por centrarse en "que paguen más las rentas más altas". El portavoz socialista, Javier Sada, aseguró que es "una forma justa y progresiva de cuadrar el descontrol de las cuentas que dejó el PP". El portavoz de CHA, Gregorio Briz, admitió que su formación es "copartícipe" del plan, que defiende por ser una "modificación progresiva, moderada y prudente, que es necesaria para mantener la inversión".

Críticas de los empresarios

Desde los sectores empresariales se criticó el plan de Lambán para subir la presión fiscal. Ricardo Mur, de CEOE Aragón, dijo que la propuesta es "negativa", ya que "subir los impuestos no es la mejor manera de generar empleo, crear empresas y salir de la crisis". "Al final son costes que tendrán que asumir las empresas, por lo que afectará a la actividad económica", apuntó. Fernando Lacasa, presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Aragón, opinó que subir impuestos es una "grave equivocación" fruto de una "visión cortoplacista", y que llega "en un momento en el que se nota que estamos despegando", en el que "lo mejor es no tocar lo que funciona".

Etiquetas
Comentarios