Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

​Podemos exige a la DGA más mujeres y pluralidad en un Consejo de la Cultura "caduco"

El director general, Ignacio Escuín, califica de "incoherentes" las críticas e insiste en que es un órgano abierto

La puesta en marcha por el Gobierno aragonés del primer Consejo de la Cultura de Aragón ha provocado en pocas horas un rifirrafe político. Las críticas más duras a la configuración de este órgano consultivo creado por la DGA para impulsar un Plan Estratégico de la Cultura llegan desde Podemos, que considera que se trata de una propuesta "caduca" y reclama al Ejecutivo que aupó al Pignatelli que, entre otros cambios, corrija la desigualdad de género, dado que solo 5 de sus 24 miembros son mujeres. Desde la oposición, Ciudadanos, PAR e IU también ponen algunos ‘peros’, aunque más suaves.

Podemos se mostró ayer en una nota de prensa "decepcionado" por las "profundas carencias en igualdad de género" que presenta el Consejo de la Cultura. La diputada Amparo Bella criticó que "la media de edad es de 56 años y la presencia eminentemente masculina, obviando el alto porcentaje de mujeres que participan en el sector cultural en Aragón". Recordó que más del 55% de los miembros de la Asociación de Profesionales de la Cultura de Aragón son mujeres y que el 58% de los trabajadores públicos en este sector también. Si bien "en las jefaturas de servicios y direcciones generales, solo representan el 25%", precisó.

Otro reproche que Podemos hace a este consejo es que en él no estén representadas la cultura popular ni las emergentes y se prescinda de "disciplinas valiosas" como la ilustración, la arquitectura, la música contemporánea, las artes digitales o el diseño.

Sobre los 24 miembros que han sido designados por el departamento de Cultura, Amparo Bella reprueba que "son una muestra pequeña y circunscrita a un entorno muy concreto de la cultura, que en algunos casos, además, mantienen lazos estrechos con el partido que gobierna". Aún así, la diputada de Podemos asegura que el problema no son tanto los nombres elegidos, "como el hecho de que un órgano de este tipo debería no solo ser más participativo desde abajo y plural en varios sentidos, sino que debería involucrar a todas las fuerzas políticas y no ser una decisión puntual de una consejería".

"Nombres incuestionables"

El director general de Cultura y Patrimonio, Ignacio Escuín, salió ayer al paso de las denuncias de Podemos. Acerca de la presencia en el consejo de pocas mujeres, aseguró que este órgano se ha creado "con la mejor voluntad" y que los 24 profesionales del sector con los que arrancará "son nombres incuestionales". "La cultura, para mí, no tiene género y allí esta mi trayectoria para demostrarlo, aunque desgraciadamente la cultura no está representada de forma paritaria entre hombres y mujeres", añadió.

Escuín aseguró que las críticas vertidas desde Podemos "no son coherentes" y resultan "absurdas, ya que no saben lo que estamos haciendo". Insistió en que se trata de un órgano "abierto, dinámico y plural" y en su composición puede ir entrando y saliendo gente en las distintas convocatorias. La idea es que se reúna cada dos meses y el número de miembros, 24, puede variar. Desde el socio de los socialistas en el Ejecutivo autonómico, Gregorio Briz (Chunta Aragonesista) lanzó un aviso para navegantes a la formación de Pablo Echenique: "Si Podemos hubiera entrado en el Gobierno, a lo mejor tendría más capacidad de decisión ahora". Para Briz, es un consejo de "profesionales con una valía muy contrastada" y lamentó que "las cosas se lleven a un extremo que no aporta nada".

Un voto de confianza

Las restantes formaciones en la oposición también dedican reproches a este primer Consejo de la Cultura, aunque le dan un "voto de confianza" y cierto margen hasta ver cómo se trabaja en el mismo. Esta es la postura de la diputada de Izquierda Unida, Patricia Luquin. Eso sí, se queja de una falta de "mayor sensibilidad" en la cuestión de género y de haber perdido la oportunidad de ser "más audaz" dando cabida "a una visión más global y a la vanguardia de la cultura".

Mientras, la diputada de Ciudadanos Susana Gaspar valoró positivamente que Javier Lambán empiece a cumplir con su promesa de impulsar el Plan Estratégico de la Cultura, aunque cuestionó que no se les haya informado de este paso. En cuanto al número de mujeres que forman parte del consejo dijo que "no hablamos de sexo, sino de capacidades". Desde el PAR, María Herrero cuestionó el sistema de designación y elección de los representates del consejo y que no se haya contado con la opinión de los grupos. "No deja de ser un grupo de asesores del PSOE", afirmó.

El Consejo de la Cultura de Aragón se constituirá y reunirá por primera vez pasado mañana con la asistencia del presidente de la DGA, Javier Lambán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión