Despliega el menú
Aragón

Los técnicos detectan 3 puntos negros donde actuar para prevenir inundaciones en Huesca

?El Ayuntamiento ha enviado a la CHE una memoria de los trabajos a realizar en barrancos y en el Isuela.

La red de saneamiento fue incapaz de absorber la tromba de agua del pasado 21 de julio.
La red de saneamiento fue incapaz de absorber la tromba de agua del pasado 21 de julio.
Javier Broto

El Ayuntamiento de Huesca ya tiene detectados los tres principales puntos negros ubicados en barrancos y en el cauce del río Isuela donde habría que actuar para evitar nuevas inundaciones como las que se han producido en los últimos años cada vez que se ha registrado una gran tromba de agua.

Los dos últimos episodios graves tuvieron lugar los días 21 y 31 de julio, cuando dos fuertes tormentas volvieron a dejar coches atrapados, calles anegadas, edificios inundados y árboles arrancados. En la primera cayeron 32 litros en 20 minutos causando daños valorados en 142.000 euros solo en infraestructuras municipales. Solo diez días después, otro intenso aguacero de 27 litros también provocó afecciones, aunque en esa ocasión se minimizaron por un protocolo de emergencia que se activó.

Los técnicos municipales han elaborado una memoria descriptiva de los trabajos de desbroce, limpieza y acondicionamiento del río Isuela y de los barrancos de la Alfóndiga y de Tiro, por una parte, y del Diablo, por otra.

A la espera de los permisos

El documento se ha remitido a la Confederación Hidrográfica para que lo analice y otorgue las correspondientes autorizaciones al consistorio oscense ya que aunque están dentro del término municipal, necesitan su permiso y también del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga).

En el barranco de la Alfóndiga y de Tiro, los técnicos aconsejan en la zona norte desbrozar las cañas que han poblado el fondo del cauce; adecuar los taludes que "producen gran aportación de caudales de escorrentía y sólidos en suspensión"; y retirar residuos depositados en el cauce. En la zona sur, además, recomiendan limpiar los residuos sedimentados y colmatados en la salida de la galería subterránea; desbrozar todo tipo de vegetación; modificar la pendiente del cauce; y quitar también residuos depositados en esta parte del cauce.

En lo que respecta al barranco del Diablo, la memoria apunta la necesidad de desbrozar la vegetación que ha ido creciendo en el fondo del cauce y en algunas zonas de los taludes hasta el entronque con el río Isuela; estabilizar el talud mediante la colocación de un muro de escollera para su protección frente a las avenidas; y limpiar los residuos que se han ido depositando en el cauce.

Por último, en el tramo del Isuela comprendido entre el puente de San Miguel y las Fuentes de Marcelo, los técnicos consideran necesario desbrozar la vegetación que ha poblado el fondo del cauce y las riberas; retirar elementos flotantes y depósitos en el azud situado junto al puente que generan obstrucciones y represas; reconstruir la escollera, que se ha desplomado por las avenidas; reparar la valla de madera que delimita el paseo perimetral por la ribera; o retirar troncos, ramas secas y maleza que se ha acumulado en el cauce.

La concejal de Urbanismo, María Rodrigo, explicó ayer que el principal problema es que "los barrancos no se habían limpiado en los últimos cinco años; de hecho, la última vez fue cuando Luis Felipe era alcalde. Por eso, si en todo ese tiempo no se hace ningún mantenimiento, en el momento que hay una tormenta fuerte pasa lo que pasa, que se producen avenidas". Además, afirmó que desde las riadas de hace dos años, el tramo del cauce del Isuela que llega hasta las Fuentes de Marcelo "no se había limpiado absolutamente nada".

Otro estudio del alcantarillado

Mientras tanto, los técnicos municipales siguen elaborando otra memoria que sí estará valorada económicamente de aquellos tramos de la red de saneamiento donde sería necesario actuar también. El consistorio calcula que estas obras podrían rondar entre 6 y 8 millones de euros, un coste difícilmente asumible en solitario y por ello, el equipo de gobierno (PSOE, Cambiar Huesca y Aragón Sí Puede) está trabajando también para tratar de conseguir financiación externa. Y es que solo renovación de las tuberías de las calles de San Lorenzo y de Padre Huesca está valorada en 1,8 millones de euros.

La edil aseguró que tanto el Gobierno de Aragón como la Diputación Provincial de Huesca han mostrado ya su predisposición a colaborar en estas inversiones. "Estamos ya en negociaciones con las dos administraciones aunque todavía no hemos llegado a ningún compromiso firme", señaló María Rodrigo, quien reconoció que no esperan que lleguen ayudas del Gobierno central, aunque sí intentarán buscar también financiación procedente de fondos europeos.

Etiquetas
Comentarios