Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La joven empresa zaragozana Madmouse se consolida al servicio de 'Juego de tronos'

Entre los trabajos de sus fundadores figura también la cinta de animación ‘Atrapa la bandera’. La compañía empezó haciendo 3D para proyectos de ingeniería.

De izquierda a derecha, José María Yus, Antonio Lasala y David Blanco, fundadores de Madmouse.
De izquierda a derecha, José María Yus, Antonio Lasala y David Blanco, fundadores de Madmouse.
josé miguel marco

Capítulo octavo de la quinta temporada de la serie ‘Juego de tronos’:una encarnizada batalla enfrenta a salvajes y muertos vivientes. Detrás de esos 25 minutos de imágenes hay un intenso trabajo de efectos digitales llevado a cabo por un equipo con presencia aragonesa, la de la empresa Madmouse, que fue contratada para este proyecto "por El Ranchito, la número uno de efectos visuales en España", cuenta Antonio Lasala. Este joven de 33 años es, junto a los también zaragozanos David Blanco (26) y José María Yus (32), cofundador de Madmouse.

¿Cómo llega una pequeña compañía aragonesa a una magna producción de éxito internacional? Todo empezó con un delineante inquieto y un chico que vendía palomitas sin saber que tenía un futuro mucho más prometedor en el mundo del cine.

Antonio Lasala, el delineante, recuerda que allá por 2006 alguien le dijo:"¿Sabes que hay una cosa que se llama 3D y que se hacen cosas muy chulas con ella?". Le picó la curiosidad y, tras iniciar su formación de manera autodidacta "a base de libros que entonces estaban en sitios oscuros de las librerías", reunió unos ahorros y se fue a Valencia a estudiar en Primer Frame, una escuela de animación 3D y efectos visuales que acababan de abrir y donde "terminaron de pulir" sus conocimientos.

Al mismo centro fue a parar David Blanco, que había dejado ingeniería para abrirse camino en el campo de la fotografía en el CPA Salduie, hasta que "el mundo de la postproducción me enamoró", dice. Un curso "de modelado y texturizado de cuatrocientas y pico horas" que hizo con el Inem acabó de orientar su vocación, y gracias a una beca de la DPZ pudo estudiar en Valencia.

Luego, la época de Blanco como "palomitero, camarero y profesor" tocó a su fin cuando entró en juego el eje que unió las dos ruedas: José María Yus. "Yo trabajo en ingeniería –cuenta Yus– y para un proyecto decidimos preparar una presentación en 3D, me moví por Zaragoza a ver quién lo podía hacer y topé con ellos". Aquel primer encargo fue una gasolinera virtual y quedó tan bien que Yus no perdió de vista el potencial que había.

En 2013, registraron la marca Madmouse y, tras "un noviazgo de año y medio" haciendo trabajos con ella, los tres dieron el paso y crearon en mayo pasado una sociedad limitada con ese mismo nombre y con sede en The Hackership, un centro de ‘coworking’ de Zaragoza.

Todo huesos

Antes de hacer esqueletos virtuales en ‘Juego de tronos’, Madmouse triunfó con otro tipo de piezas óseas: los dientes. El odontólogo gallego Simón Pardiñas les encargó unos vídeos de animación sobre tratamientos dentales que, para su sorpresa, resultaron tener miles de visitas en YouTube.

Pero la pieza que llamó la atención de Eduardo Díaz, supervisor de efectos de El Ranchito (al que conocieron cuando vino a dar una conferencia en Zaragoza), fue "la nave que hicimos para The Hackership", explica Blanco (el video se puede ver en http://thehackership.com/). "Le gustó mucho cómo en calidad de grabación baja integramos naves espaciales en el cielo de Zaragoza. Le caímos en gracia", detalla.

"Nos dijo: tengo un proyecto muy gordo entre manos. Fue una sorpresa bestial saber que era ‘Juego de tronos’, nos quedamos alucinados", asegura Antonio Lasala. La idea era que él y David Blanco fuesen a Madrid a trabajar en ello... pero "el mismo día que nos dio la fecha para ir, recibí una llamada de Lightbox Entertainment (la productora de ‘Tadeo Jones’) diciendo que les gustaría que fuese a trabajar en ‘Atrapa la bandera’. Me volví loco, no sabía qué elegir", relata Blanco. Tuvo el cuajo de decir ‘no’ a ‘Juego de tronos’ y marchar con la productora de animación española.

Libertad y "gente maravillosa"

Sus experiencias, aunque paralelas, han sido bien diferentes. Los dos han trabajado alrededor de medio año en cada uno de esos proyectos, pero mientras en ‘Juego de tronos’ había un equipo "de entre 120 y 150 personas" –según detalla Lasala–, en ‘Atrapa la bandera’ "al principio estábamos solo el supervisor de efectos y yo, aunque acabamos siendo cuatro y en la película han trabajado 200 personas", precisa Blanco.

Lasala explica que, para la serie, su tarea era "coger lo que mandaban del rodaje en Islandia e Irlanda del Norte, imágenes en las que se veía gente con caretas de zombi, armaduras y los brazos y piernas verdes, y rellenar esa parte con los esqueletos, retocar el aspecto de zombi, añadir flechas y espadas, niebla, explosiones... Todo lo que es de mentira". "En ese capítulo, el 90% es digital", asegura. Confiesa que trabajó muy a gusto, "con total libertad de horarios pero sabiendo que en un plazo tiene que estar la tarea hecha, con lo que si lo haces en 4 horas, estupendo, pero también podían ser 15 horas al día", aclara.

También para Blanco fue "agotador" y confiesa que "al principio asustaba un poco porque había muchos planos y poco tiempo" para hacer "muchos efectos de agua, humo y explosiones". Pero acabó "muy contento". En Lightbox "había muy buen rollo, un ambiente familiar", y está convencido de que la película "va a funcionar muy bien en cines; en mi época de palomitero, nunca vendí tantas como con ‘Tadeo Jones’", dice entre bromas y veras.

Lasala y Blanco han tenido así oportunidad de "conocer a un montón gente maravillosa", un bagaje que, junto a lo aprendido, esperan que rinda buenos frutos para Madmouse en adelante porque, aunque sin descuidar otros proyectos, "en realidad, nos queremos dedicar a la ficción", sentencia Blanco.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión