Aragón

La DGA no ve irregularidades en la ITV de Malpica, pero el juez pide más documentación

Los departamentos de Industria y Trabajo no han hallado pruebas de un posible trato de favor hacia ciertos clientes.

Instalaciones de la ITV de Malpica, a la que se investiga a raíz de la denuncia de un extrabajador.
a. Navarro

El Gobierno aragonés acaba de dar por cerrada la investigación abierta hace un año a la ITV de Malpica por presunto trato de favor hacia algunos usuarios, a los que según un extrabajador se habría pasado la inspección de su vehículo pese a haber detectado defectos importantes. Las presuntas irregularidades han sido objeto de sendos informes, uno del departamento de Industria y otro del de Trabajo. Y, según ha podido saber este periódico, ambos han llegado a la misma conclusión: una parte de las anomalías denunciadas no están acreditadas y la otra, es imposible de probar. Dicho lo cual, todo apunta a que no habrá ningún tipo de sanción administrativa contra Itelevesa Aragón S. A., empresa concesionaria de la citada estación.

Sin embargo, existe una investigación paralela en el Juzgado de Instrucción número 11 de Zaragoza, y su titular todavía no ha dado por concluidas las pesquisas. De hecho, hace solo unos días, el juez hizo un requerimiento a la DGA para que le remita el expediente completo de la ITV de Malpica. Por lo tanto, habrá que esperar a que los informes de Industria y Trabajo lleguen al juzgado y a que el magistrado los estudie para saber si este aprecia o no indicios de delito.

Las pesquisas se han tramitado por la vía administrativa y por la penal porque el denunciante informó de las presuntas irregularidades no solo al Gobierno aragonés sino también a la Fiscalía Provincial de Zaragoza. Tras analizar la documentación aportada por el extrabajador y tomarle declaración, el ministerio público decidió trasladar el caso a los juzgados para que un juez se hiciera cargo de la investigación. Aunque el asunto era complejo, la Fiscalía entendía que, efectivamente, podía haberse cometido algún delito.

Durante su comparecencia en Fiscalía, el denunciante aseguró que "existía una práctica sistemática ideada para favorecer a los vehículos amigos". Para intentar probar sus graves acusaciones, este trabajador, al que se despidió en junio de 2014, aportó 41 informes supuestamente fraudulentos. Porque, siempre según el denunciante, estos partes fueron manipulados por los jefes de nave para que los vehículos pudieran pasar las pruebas, cuando en realidad no estaban en condiciones de seguir circulando.

ENAC audita a las estaciones

En su denuncia, el extrabajador mencionaba casos bastante concretos. Por ejemplo, decía que en noviembre de 2013 tras rechazar un vehículo, "alguien" modificó el resultado y el informe pasó a ser favorable. "Me quejé porque, por si fuera poco, el parte seguía estando firmado con mi número de inspector", explicó. La empresa concesionaria se mostró sorprendida por la denuncia y explicó en su día que precisamente se había despedido a dos trabajadores "por irregularidades en el proceso de inspección", y que entre ellos figuraba el denunciante.

Para aclarar si se han podido falsearse impresos, el Gobierno aragonés ha encargado a la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) una auditoría de todas las estaciones de ITV de Aragón. La empresa está investigando la trazabilidad de los documentos que se expiden al inspeccionar los vehículos, ya que parece que todos ellos llevan una marca identificativa. Gracias a esta, podrá detectarse si alguien ha falsificado algún papel o incurrido en algún tipo de irregularidad.De momento, la certificadora aún no ha concluido su informe.

Etiquetas
Comentarios