Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El Zaragoza cierra el mercado sin fichaje

Elclub ha negociado con Lekic (Éibar), pero los problemas para rescindir el contrato de Tato impidieron novedades en la plantilla

Martín González, director deportivo, en las oficinas del Real Zaragoza.
El Zaragoza cierra el mercado sin fichaje
josé miguel marco

El Real Zaragoza no pudo cerrar la plantilla tal y como pretendía, con la contratación de un delantero. Y lo tuvo cerca: el pasado martes tuvo casi cerrada la incorporación de Dejan Lekic, ariete del Eibar, y también muy avanzada la salida de Tato, pero todo cambió en cuestión de horas. El agente del murciano paralizó el acuerdo inicial sobre el que se había progresado y el Zaragoza quedó atado de pies y manos, bloqueado para poder abrir el hueco necesario en la plantilla y así inscribir un nuevo futbolista.

De este modo, el Real Zaragoza cerró ayer el mercado sin sobresaltos, con la única novedad de Natxo Insa, que ocupó la plaza liberada por Carlos Diogo después de que el club y el uruguayo firmaran la rescisión de su contrato. No se pudo hacer los mismo con Tato. A lo largo de toda la semana, se trató con sus agentes de llegar a un pacto de rescisión de contrato. A Tato se le firmó a finales de septiembre, después de que lo desechara el Mallorca, una vinculación para esta temporada y otra más. El jugador y el Zaragoza avanzaron hasta el pasado martes, pero finalmente las condiciones del acuerdo se alteraron y en los días subsiguientes no se pudieron limar las diferencias.

La salida de Tato era un requisito primordial para poder dar el alta a otro jugador. La LFP no permite al Zaragoza superar el límite de 18 fichas profesionales, además de que toda incorporación no podía sobrepasar el tope salarial de la plantilla, en torno a 2,6 millones de euros. El margen económico era mínimo, pero la salida de Tato abría el espacio suficiente para incorporar ya al principal objetivo del club en esta semana de final de mercado: Dejan Lekic.

Sin sitio en el Eibar, a principios de semana se aceleró su llegada. Hasta el punto de que los términos de su contrato de esta mitad de temporada estaban bien encauzados. El último aspecto a negociar era su posible continuidad la próxima temporada. Pero las bases de un acuerdo quedaron definidas entre el lunes y el martes. Lekic era el hombre elegido para potenciar el ataque y servir de alternativa de gol ante cualquier contratiempo que pudiera sufrir Borja Bastón en los meses que quedan de competición. Lekic reunía el consenso dentro del club. Martín González lo llevó a Osasuna y Ranko Popovic, serbio también, lo conocía del fútbol de su país. En la recámara, quedaba un delantero húngaro. Pero los esfuerzos principales fueron para Lekic.

Del ariete serbio, se valoraba sobre todo su perfil de delantero distinto, de corte más físico, alto y contundente, y su cifra goleadora en el Sporting de Gijón de la pasada campaña, donde marcó doce tantos en Liga y otro en Copa del Rey compartiendo delantera con Scepovic. Antes había jugado en Turquía y dos años en Osasuna, en Primera División, cuando Martín González ejercía de director deportivo allí. Lekic nunca alcanzó grandes números en Pamplona, marcando 9 goles en 52 partidos.

Así, el Zaragoza deberá terminar la temporada con la misma plantilla de la que actualmente dispone Ranko Popovic, después de que se desestimara fichar un defensa más y de que las operaciones abiertas para incorporar un delantero no hayan fraguado. Natxo Insa queda así como el refuerzo de invierno del Zaragoza en la campaña 2014-2015.

Etiquetas