Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Desvalijan las casas que la crisis dejó varadas

Ladrones y vándalos se han cebado con las viviendas construidas o a medio terminar que el pinchazo de la burbuja inmobiliaria dejó sin vender.

Esta urbanización de La Muela llegó a estar vendida, pero su construcción sobre una cañada real impidió escriturar. Ladrones y vándalos se han cebado con ella.
Desvalijan las casas que la crisis dejó varadas
Oliver Duch

Las 96 viviendas de una urbanización de la unidad de ejecución número 8 de La Muela fueron construidas y vendidas. Sin embargo, los bloques de pisos levantados en la época en la que gobernaba María Victoria Pinilla, principal imputada en la operación Molinos contra la corrupción urbanística, invadían una cañada real. Y esta circunstancia no solo rompió los sueños de un centenar de familias, sino que acabó en los tribunales enfrentando a la promotora, Nyesa, con el Ayuntamiento, al que se le exigen 4 millones de euros –sentencia que el Consistorio recurrió–. Las viviendas estaban listas para ser habitadas. Tenían puertas, ventanas, cocinas y baños equipados... Los ladrones se cebaron con estos bloques, en los que se lo han llevado todo y donde han arrancado hasta el parqué o los balcones.

El Ayuntamiento de La Muela ha requerido al actual propietario, una entidad financiera, que tome medidas para evitar daños mayores. "Hemos pedido que vallen el solar o tapien el edificio porque no queremos problemas", explica la alcaldesa, Marisol Aured. "Al principio, los promotores pusieron seguridad privada para vigilar, pero cuando vieron que el asunto iba para largo dejaron de hacerlo", añade la regidora de La Muela. Lo que en 2005 iba a ser otra zona residencial símbolo del crecimiento de esta localidad, es una década después una estructura de hormigón llena de grafitis y rodeada de un solar lleno de escombros y restos de obra en los que los matorrales han vuelto a crecer.

Casos como este se repiten en otras muchas localidades del área metropolitana. Ladrones y vándalos se han cebado con las viviendas, acabadas o a medio terminar, que la crisis económica dejó varadas y que en la mayoría de los casos no llegaron ni a ser vendidas. Según los últimos datos del Ministerio de Fomento, en 2013, Aragón tenía 16.546 viviendas nuevas en stock. De ellas, 10.213 están en la provincia de Zaragoza (Huesca suma 3.007 y Teruel, 3.326).

Otro caso. La Guardia Civil de Alagón detuvo a mediados de octubre a un hombre de 43 años y vecino de Zaragoza por un presunto robo de fuerza en las cosas. Este, que tenía antecedentes policiales por hechos similares, fue arrestado por desmantelar la carpintería y fontanería de varias viviendas nuevas que estaban deshabitadas en La Joyosa. Los agentes comprobaron que las vallas de acceso a los jardines de las casas habían sido cortadas y que habían desmontados las ventanas.

Grifos, calderas, muebles de cocina y electrodomésticos, tazas de váter, ventanas, marcos de puertas... Los ladrones aprovechan la ubicación de estas viviendas en zonas con escasa iluminación y que tengan salida fácil a la carretera para desvalijar unifamiliares y pisos.

Aunque no hay datos oficiales, ya que cuando se hacen las estadísticas de los robos no se distingue entre si las viviendas están habitadas o no, este tipo de asaltos se repiten en los últimos tiempos. La Guardia Civil ha detenido incluso a bandas organizadas que actuaban en la provincia y que se dedicaban a vender los objetos robados en el mercado ilegal.

También una organización criminal fue la responsable de una serie de robos producidos en Cuarte de Huerva. En este caso, los ladrones desvalijaron varios pisos que estaban vacíos dentro de una urbanización habitada en la zona de Valdeconsejo. "Fuerzan las puertas y roban calderas, radiadores, sanitarios...", explican desde la Policía Local de Cuarte. Los municipales permanecen alerta cuando ven vehículos sospechosos porque en algunos lugares han reincidido.

En los casos en los que las promociones de viviendas quedaron terminadas y sin vender, algunas promotoras han contratado vigilancia privada porque mientras un particular no las adquiera, ellos son los propietarios y, por tanto, responsables del inmueble.

"El principal stock de viviendas está en manos de bancos y del Sareb", detalla el secretario general de la Confederación de Empresarios de la Construcción de Aragón (CEAC), Vicente Lafuente. "Los edificios que están terminados y sin vender son foco de robos, pero nuestras empresas asociadas siguen teniendo actividad y los robos que estas sufren suelen ser casos muy aislados", añade Lafuente. Este asegura que los "promotores responsables" comprueban periódicamente el estado de las viviendas, sobre todo para evitar ocupaciones ilegales. "Si están equipadas, la vigilancia se aumenta", concreta. Lafuente recuerda que los promotores son responsables de gastos de comunidad, IBI... hasta que "con la entrega de llaves, también se traspasan las responsabilidades al nuevo propietario".

Etiquetas