Aragón

Los zombis y los villanos se unen al pequeño Nicolás en la noche más terrorífica del año

Los disfraces hechos en casa triunfarán en el Halloween de este año. Los problemas actuales, fuente de insipiración.

Freddy Kruger, un clásico de Halloween
Disfraces Bacanal

Irreverentes, terroríficos, modernos, trabajados, guasones, el Día de Todos los Santos lleva, desde hace años, el sello americano para miles de personas que optan por disfrazarse para celebrar la llamada noche de Halloween.

El principal aliciente es el terror, sin embargo la improvisación y la falta de presupuesto han convertido la originalidad en la principal seña de identidad del evento: "Cada vez viene más gente a por maquillaje para hacerse el disfraz en casa. Antes se gastaba entre 25 y 30 euros, ahora sobre 10 o 15" explica Pilar Bolea, de disfraces Bacanal.

El cine está inspirando las caracterizaciones de los últimos años, y los clásicos esqueletos, Drácula o Frankenstein, están dejando paso a personajes más modernos: "Chuky o Freddy Kruger suelen ser los más demandados por los adultos” aseguran desde Bacanal. A estos ya célebres villanos se ha unido la muñeca Anabelle que da nombre a la película estrenada recientemente, y cuyo disfraz supone una alternativa económica, novedosa y práctica para el que pueda disponer de algo de tiempo para maquillarse.

Los zombis, un clásico en estas fechas, también han dado un paso más: “Por la serie 'The Walking Dead' hay más opciones, nosotros tenemos incluso el maquillaje oficial para convertirlos en muertos vivientes tóxicos” explica Roberto Dionis, de la tienda de disfraces 'El Cotillón'.

Las redes sociales aportan su granito de arena

En Twitter o Instagram pueden encontrarse multitud de ejemplos de disfraces. Sea en parejas, niños o grupos. La originalidad se lleva el premio y si se puede ahorrar algo de dinero haciéndolo desde casa todavía mejor.

Cantantes, futbolistas o 'celebrities' de Hollywood, las utilizan para mostrar sus disfraces, como ya hizo Madonna cuando se convirtió en Khalessi, el personaje interpretado por Emilia Clarke en 'Juego de Tronos'. En ocasiones, son las entidades las que lanzan divertidos concursos como el equipo de fútbol italiano AS Roma que ha utilizado el hashtag #RomaLookALike para lanzar una prueba con el suculento premio de un viaje con los jugadores. Según explica el club, solo hay que disfrazarse de uno de los integrantes de la plantilla y el aficionado que más se parezca se llevará podrá compartir asiento con las estrellas del equipo.

Los problemas actuales, convertidos en disfraz

A la la posibilidad de decorar el rostro con una cremallera o con una supuesta cavidad ocular vacía para aportar un toque verdaderamente terrorífico al disfraz, también se han sumado los más originales que apuestan por darle un toque actual a su nueva identidad.

De ese modo, se pueden encontrar webs que ofrecen una impresión en alta calidad para confeccionar una careta del pequeño Nicolás, disfraces importados desde Estados Unidos que permiten llevar un traje contra el ébola, caracterizaciones simples para convertirse en el líder de Podemos Pablo Iglesias, e incluso un cubo para ser un participante más del celebre concurso helado de las redes sociales #IceBucketChallenge.

En grupos, en parejas o para niños

En una noche festiva como la de Halloween, no es raro encontrarse grupos de amigos disfrazados de forma similar como equipos de fútbol, un combinado de fantasmas que imitan al mítico juego Pacman o de la formas más novedosa, de emoticonos de Whatsapp.

Un grupo de emprendedores estadounidenses ha creado una página web que ofrece, por un precio de cinco dólares, máscaras con el rostro de los emoticonos de Whatsapp. También, y de forma casera, está la posibilidad de disfrazarse de 'minions', los divertidos muñecos amarillos de las películas de 'Gru: mi villano favorito', para lo que únicamente se necesita un gorro de lana amarillo, unos hilos de color negro y dos correas que se graparán a unas gafas hechas con tubos de cartón cortados.

Los hay que prefieren improvisar con su pareja disfrazándose de 'celebrities' como Alaska y Mario o que convierten a los niños en ancianos anundando unos globos a un andador para que sean como Carl Fredricksen, el tierno abuelo de 'Up'.

La cuestión es no dejar indiferente a nadie y disfrutar de la noche de Hallowen. Al fin y al cabo, un poco de terror, y de humor, siempre es necesario.

Etiquetas