Despliega el menú
Aragón

Preysler, salpicada por el cubo

Carmen Martínez Bordiú se moja por la ESCLEROSIS LATERAL AMIOTRÓFICA y desafía a su amiga Isabel a que haga lo mismo, aunque, de momento, no ha respondido

Olivia Wilde, la actriz de 'House', cambia el agua helada por leche.
Preysler, salpicada por el cubo
R. C.

¿Solidaridad elevada al cubo o baño de exhibicionismo? He ahí el dilema. Entre los famosos que este verano se están arrojando un cubo de agua helada por la cabeza hay de todo. Están los realmente sensibilizados con la causa (recaudar fondos para la lucha contra la esclerosis lateral amiotrófica) y los que aprovechan una llamativa campaña benéfica para relanzar su imagen y reforzar su presencia mediática. O sea, para hacerse publicidad. Y encima, de balde. Mientras en Estados Unidos ya se han recaudado más de 30 millones de dólares gracias a la cadena de remojones, en España la asociación de dicha enfermedad se queja de que no ve crecer sus fondos. Carmen Martínez Bordiú ya ha hecho su aportación y, en el correspondiente vídeo que daba prueba de ello, aseguraba que no tardaría en hacer el donativo. Lo dijo sentada en un jardín, armada con un ‘top’ de flecos y una toalla, y lista para soportar tal vez el mayor jarro de agua fría que ha recibido en su vida. Superior incluso al de su reciente decepción con el chatarrero.

La Bordiú no dijo cuánto pensaba donar. Como la cosa viene de Estados Unidos, la aportación mínima es de 10 dólares (ridícula en comparación con las multimillonarias sumas que manejan muchas de las ‘celebridades’ que se han apuntado a la moda del cubo, entre ellas Shakira, Piqué o Sergio Ramos). Esos 10 dólares se convierten en 100 para aquel que no tenga el valor de ponerse bajo la cascada de agua helada, lo cual provoca un razonamiento perverso: ¿soportan el gélido remojón solo para no aflojar el bolsillo? Es de esperar que no. Pero lo cierto es que, salvo algún caso concreto como el de Charlie Sheen, que en lugar de agua se arrojó por la cabeza 10.000 dólares para demostrar que esa era su aportación, en el reto del verano hasta ahora ha habido más líquido que liquidez. 

La ‘nietísima’ se apuntó al cubo porque se lo había pedido Miguel Ángel Perera, un torero al que ella sigue, admira y por el que sería capaz tal vez hasta de lanzarse al ruedo. La gracia está en que una vez empapada, Carmen tiene la obligación de nombrar a otros candidatos para que la cadena solidaria no se rompa. Y ahí no se cortó un pelo. "Reto a Isabel Preysler –proclama solemne en su vídeo–, a Nuria Fernández Tapias, Cari Goyanes, Boris Izaguirre y José Moro, para que ellos también colaboren". ¿La siempre impecable Preysler lanzándose un cubo de agua helada por la cabeza y arruinándose el peinado, el rímel, la sombra de ojos y el ‘gloss’? Cuesta imaginarla. A la hora de escribir esta crónica, aún no había reaccionado. Tal vez esté buscando una estrategia o un maquillaje realmente ‘waterproof’ que le ayude a realizar la hazaña sin perder el glamur.

Si Isabel finalmente se moja por la ELA, entrará en una extensa lista de famosas que, por una vez, no estará encabezada por ella. Anne Igartiburu, Toñi Moreno y Mariló Montero le tomaron la delantera empapándose en nombre de TVE. Gloria Camila Ortega hizo lo propio el domingo. Pero al desafío del verano le han salido nuevas versiones. La actriz neoyorquina Olivia Wilde, conocida por la serie ‘House’, se grabó arrojándose un cubo entero de leche. Y como acaba de ser madre, afirmó que se trataba de su propia leche materna. "Me ha llevado toda la noche llenar esto", dijo. Luego aclaró que era una broma. La anécdota demuestra hasta qué punto el ‘Ice Bucket Challenge’ se está convirtiendo en puro espectáculo... Y también, que siempre ha habido tontos del cubo.

Etiquetas