Despliega el menú
Aragón

Más de un centenar de médicos llevan a los juzgados su jubilación forzosa

Hasta 150 presentaron un recurso de alzada, que fueron rechazados por la DGA. Ahora decidirán los tribunales.

hospitales
hospitales

El Ejecutivo de Rudi puso en marcha el año pasado un plan de reordenación de recursos humanos del Salud. La medida más llamativa recogida en el texto fue la jubilación obligatoria de aquellos médicos que superen los 65 años. La previsión del departamento de Sanidad pasaba por que 581 doctores dejaran su puesto de trabajo entre 2013 y 2017.

Las primeras notificaciones comenzaron a llegar el pasado 31 de julio. El plan recogía 88 jubilaciones para 2013, sin embargo desde los sindicatos critican que el volumen total supera la estimación inicial. "Sólo a través del sindicato canalizamos 150 recursos de alzada contra las jubilaciones forzosas. A estos deben sumarse los que recurrieron por su cuenta y los que aceptaron la jubilación", señala Lorenzo Arracó, secretario general del Sindicato de Médicos de Aragón.

La DGA ha ido rechazando, uno a uno, los recursos administrativos. Ahora buscarán mantener su puesto de trabajo a través de los tribunales, por la vía contencioso-administrativa. "De momento son algo más de cien los que han acudido a la justicia, todavía esta por ver cuántos serán al final", precisa Arracó.

La postura del Gobierno de Aragón ha pasado siempre por negar que se vayan a superar las bajas planificadas, y se recuerda que todas estas jubilaciones están reguladas bajo el "baremo de la calidad asistencial" eludiendo cualquier retiro que pudiera "perjudicar o empeorar el servicio que reciben ahora los pacientes".

Para este año están previstos otras 93 jubilaciones, mientras que para 2015 hay programadas 114, otras 139 para 2015, y un total de 139 y 147 para los años 2016 y 2017, respectivamente. Desde la DGA se asegura que estas marchas "serán repuestas con la entrada de personal joven y más adecuado a las nuevas técnicas".

"Se planificaron desde la economía"

Para Arracó, el problema de las jubilaciones obligatorias subyace en que "se planificó desde la economía y no desde la sanidad". Esto, añade, se suma a otras cuestiones, como "la no reposición, el cierre de plantas, la supresión de las peonadas...", que "derivan en importantes problemas para el ciudadano, como las listas de espera".

El secretario del sindicato ve contradictorio que el Ejecutivo central "alerte de las dificultades para pagar las pensiones mientras las autonomías prescinden alegremente de varios años de cotizaciones a la Seguridad Social de un colectivo tan numeroso como los médicos obligados a jubilarse".

Etiquetas