Aragón
Suscríbete

Salud

Aragón realiza 300 donaciones de cordón umbilical al año

Hasta el momento se han utilizado 24 de estas donaciones para tratar enfermedades tanto en España como en el extranjero.

Aragón recoge cada año entre 250 y 350 donaciones de cordón umbilical, unidades que se trasladan al Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona "con todas las garantías" y de las cuales ya han sido utilizas 24 para tratar enfermedades hematológicas tanto en España como en el extranjero.


Así lo ha asegurado el coordinador autonómico de Trasplantes, José Ignacio Sánchez Miret, quien ha explicado que las únicas maternidades autorizadas en Aragón para recoger estas unidades de sangre son las del Miguel Servet, Clínico Universitario y Clínica Quirón, todas ellas en Zaragoza.


Solo en estos centros sanitarios se garantiza la calidad en el proceso y la seguridad para la persona que va a ser trasplantada, ha dicho el coordinador de Trasplantes, al tiempo que ha comentado que únicamente se recoge la sangre del cordón entre un seis y un diez por ciento de total de partos que hay en la Comunidad (9.000-10.000).


De ese total de unidades se descarta el 40%, ya que se lleva a cabo un proceso de selección "muy importante" y se establecen unos mínimos exigidos "de excelencia", es decir, que la bolsa debe tener un peso determinado y las células madre una capacidad de recuperación mínima.


Tampoco son válidas las donaciones de mujeres con casos de cáncer u otras enfermedades en su familia, y "a la más mínima duda" se descarta esa unidad, ha insistido Sánchez Miret.Procedimiento

Todas las unidades recogidas son trasladadas, procesadas y almacenadas en el Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona, que se creó en 1995 y tiene una amplia experiencia y conocimientos en la criopreservación, ha dicho el coordinador, quien ha comentado que este banco -que recoge unidades de 60 maternidades de varias comunidades- es el que más unidades ha aportado para trasplantes en Europa y el tercero en el mundo.


En 2011 se utilizaron 209 unidades y en 2010 unas 235, pero desde que este banco está en marcha y hasta febrero de 2012 se han llevado a cabo 1.059 trasplantes de sangre de cordón umbilical en más de 30 países.


Sánchez Miret ha reconocido que se destinan más cordones fuera de España, pero eso se debe a que hay más programas de trasplantes, aunque quizá también a la calidad de las unidades almacenadas en Barcelona, porque cuantas más células madre tiene un cordón "antes prende el injerto y por lo tanto antes desaparece la situación de falta de defensas y el riesgo de tener una infección" en el paciente que está siendo tratado.Los bancos privados

Preguntado por los bancos de sangre de cordón umbilical privados, ha sido tajante: "no tenían que tener presente ni futuro ni pasado", ya que ninguno de los existentes tiene acreditaciones y lo que hacen es "vender humo" y obtener beneficios económicos gracias a la desinformación de muchas personas.


Solo hay documentados tres trasplantes con sangre almacenada en bancos privados, y no han facilitado resultados, ha lamentado Sánchez Miret, quien ha remarcado que no cumplen las garantías establecidas ni los parámetros de calidad, además de que llevan a cabo una actividad "fraudulenta".


Sobre este mismo asunto, el presidente de la Sociedad Española de Ginecología (SEGO), Josep María Lailla, ha considerado que estos bancos privados acabarán por desaparecer, ya que los públicos son "tan potentes" que garantizan la existencia de sangre adecuada para todos los pacientes que lo necesiten.


En declaraciones en Zaragoza, con motivo de su participación en la quinta edición del Congreso de la Asociación de Ginecología y Obstetricia, Lailla ha dicho que "es muy normal" que una mujer cuando da a luz piense en su hijo y en lo mejor para él, teniendo en cuenta las enfermedades que podría adquirir en el futuro.


No obstante, el presidente de SEGO ha remarcado que a la hora de tomar la decisión de guardar o no la sangre del cordón de un hijo se debe tener en cuenta que los bancos públicos son "tan potentes" que sin duda cubren "las necesidades de cualquier paciente pequeñín en España".


Otra de las cuestiones que deben saber los padres que tienen que tomar tal decisión es que un niño de tres o cuatro años con una determinada enfermedad "no tiene suficiente con su cordón y necesitará más de uno" para poder curarse, por lo que también "tendrá que recurrir a los bancos públicos".


A su juicio, se trata tan solo de una "moda".