Despliega el menú
Aragón

Alicia Pérez: "Corro 120 kilómetros cada semana"

La atleta de Albalate del Arzobispo (28/02/1990) prepara el maratón de Praga después de revalidar el pasado domingo su corona en Zaragoza.

La atleta del Running Zaragoza posa en la plaza del Pilar.
La atleta del Running Zaragoza posa en la plaza del Pilar.
Raquel Labodía

El pasado domingo se coronó, casi sin querer, vencedora del maratón Ciudad de Zaragoza por segunda edición consecutiva.

Estoy muy feliz, aunque este maratón me lo tomé como un entrenamiento más en mi preparación, no me esperaba terminar.

¿Que no pensaba cruzar la meta?

No, mi idea era retirarme en el kilómetro 35 porque era la distancia que me tocaba entrenar. Acabé porque iba primera y mi moral no me permitía retirarme. El año pasado, por ejemplo, sí que estuve todo el verano preparándome para ganar. Este año fue todo un poco de casualidad.

No le miento. Lleva usted más kilómetros en sus piernas que el cuentakilómetros de mi coche.

He corrido cinco maratones en el último año y medio. Empecé en 2015 con el de Zaragoza, y desde entonces he participado en las dos siguientes ediciones. Además he competido en París y Sevilla.

Pero, ¿correr no es de cobardes?

Lo ideal es correr dos maratones al año. El periodo de entrenamiento son tres meses y después del maratón tienes que descansar. Yo corrí la primera vez y me enganchó. Empecé haciendo una 10K, después el medio maratón, he pasado por todas las distancias.

Reside en Zaragoza, pero sus primeras zancadas fueron al amparo del Torico. Porque Teruel existe.

Nací en Albalate del Arzobispo. Allí corría sola porque no había niños suficientes. Recuerdo que mi madre me traía todos los jueves con el coche a Zaragoza para entrenar. Llegábamos a casa cerca de las doce de la noche, y al día siguiente, al colegio otra vez.

¿Y cómo le entró el gusanillo?

Empecé con 10 años corriendo cross en los Juegos Escolares. Hubo un tiempo cuando empecé la universidad que lo dejé, pero al poco tiempo lo retomé otra vez.

Y desde entonces... hasta hoy.

Ahora entreno todos los días de la semana, unos 15 o 20 kilómetros diarios. En total, hago unos 120 kilómetros cada semana.

Insisto, me canso solo de leerlo.

Hay que tener mucha fuerza de voluntad. Cuando tus amigos salen de fiesta, si a ti te toca entrenar el domingo una tirada larga te tienes que quedar en casa. En periodos de entrenamientos es duro renunciar a ciertas cosas.

¿La mente también se entrena?

Es todo psicológico. Aquí si no trabajas tú, por mucho que trabajen los demás a ti no te repercute en nada. Es casi todo mental. Si tú has entrenado para un maratón sabes que las piernas te van a responder. Pero si la cabeza no te acompaña no tienes nada que hacer. El factor psicológico tiene una importancia del 50 o 60% a la hora de correr un maratón.

¿Está reñido el ser celíaco con el deporte de alto rendimiento?

Al revés, yo tuve problemas hasta que lo descubrí. Me deshidrataba mucho y me faltaban las fuerzas. Hace dos años que dejé de comer gluten y ahora voy como un tiro.

¿El ‘running’ ha llegado para quedarse?

Sin duda. Cada vez corre muchísima más gente, y además muchas más mujeres. Lo principal cuando se empieza es tener un entrenador. Buscar un grupo o un profesional que sepa aconsejarte.

El próximo 7 de mayo corre el maratón de Praga. ¿También cruzará la meta bailando?

Siempre entro bailando. Como me gusta tanto y me lo paso tan bien, entro contenta. El objetivo es bajar de 2 horas 49 minutos.

Etiquetas
Comentarios