Despliega el menú
Aragón

10.500 viviendas de Soria deberán instalar medidores de calefacción individuales

Las comunidades de vecinos conocerán el consumo real de energía pero tendrán antes que invertir en la instalación de estos dispositivos.

El uso de la calefacción en Aragón aumenta en un 52,62% debido a la ola de frío
El gasto de calefacción supone, de media, entre el 60 a 70% de una comunidad de propietarios.

Unas 200.000 viviendas de Castilla y León tendrán que adaptarse a la directiva europea de eficiencia energética antes de 2017, lo que implicará realizar una inversión, amortizable en dos años, para instalar medidores y contadores de la calefacción.

El presidente del Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Burgos y Soria, Sergio Javier Carrasco, ha informado este miércoles en Soria a los profesionales de este sector sobre el cumplimiento de la directiva europea de eficiencia energética que obliga a medir el consumo individual de energía en los hogares españoles y que España asumirá en mayo y que fija el 1 de enero de 2017 el plazo máximo para colocar todos los medidores.

"Los derroches en pleno invierno con las ventanas abiertas se va a evitar, ya que cada vecino pagará por su consumo", ha subrayado.

Las comunidades de vecinos conocerán el consumo real de energía pero tendrán antes que invertir para instalar los medidores y los contadores, unos equipos que se amortizarán en dos años como máximo.

En Castilla y León, 200.000 viviendas, con Valladolid, Salamanca y Burgos a la cabeza en la distribución regional, tendrán que adaptarse a esta normativa europea.

En Soria existen, según el Instituto Nacional de Estadística, en torno a 10.500 viviendas dotadas de sistemas centralizados de calefacción y agua caliente que tendrán que instalar dispositivos para medir el consumo individual.

En España hay que colocar entre ocho a nueve millones de medidores y más de un millón de contadores de energía.

El gasto de calefacción supone, de media, entre el 60 a 70% de una comunidad de propietarios.

Carrasco ha señalado que con la nueva directiva el que no reside en su domicilio pagará los gastos generales de la comunidad pero no el consumo de calefacción, por no existir, y ha calculado el ahorro energético en un 30% en una familia o, en otras palabras, de 185 a 200 euros de ahorro medio, aunque hay estudios universitarios que lo cifran en hasta 280 euros.

"Lo que se trata es de evitar el despilfarro de energía", ha subrayado.

Además, con la directiva europea se tratará de solucionar el problema del equilibrado de las columnas de las instalaciones, ya que hay comunidades de vecinos que pagan igual en la primera y en la última planta, cuando el consumo energético no es igual.

Carrasco ha señalado que hay muchas comunidades autónomas que ya están colocando estos medidores y contadores de energía.

Etiquetas