Despliega el menú
Branded
en colaboración con

Quiero vender un piso con hipoteca: ¿qué opciones tengo?

Desde Tecnocasa dan a conocer los pasos a seguir en este tipo de operaciones, siendo la más común la de cancelar la hipoteca por venta de vivienda el mismo día de la compraventa.

Una vez que has cancelado la hipoteca (o cuando has terminado de pagarla), es conveniente que realices la cancelación registral de la misma.
Una vez que has cancelado la hipoteca (o cuando has terminado de pagarla), es conveniente que realices la cancelación registral de la misma.
Freepik.

Si quieres vender tu piso pero todavía estás pagando la hipoteca, puede que no tengas muy claro cómo debes actuar. Desde Tecnocasa dan a conocer bajo estas líneas los pasos a seguir en este tipo de operaciones, en las que existen varias opciones. La más común consiste en cancelar la hipoteca por venta de vivienda el mismo día de la compraventa. Si escoges esta posibilidad, lo que vas a hacer es saldar tu deuda con el banco para poder vender tu piso libre de cargas.

En el caso de que el precio del inmueble en el momento de venderlo supere la deuda que tienes pendiente con la entidad bancaria, entonces no tendrás problema para vender un piso con hipoteca. Para cancelar la hipoteca, lo primero que vas a necesitar es un certificado de saldo emitido por la entidad bancaria con la que tengas contratado el crédito hipotecario. Después, tendrás que presentar ese certificado de saldo ante el notario el día que se celebre la transacción.

La entidad con la que tienes contratada la hipoteca tiene que emitir ese certificado de saldo, en el que deben figurar los intereses vencidos no pagados. Y el día de la compraventa de tu piso una parte del dinero que recibas tiene que ir destinada a la cancelación.

Por su parte, el comprador puede liquidar la deuda mediante un cheque ante notario o mediante una Orden de Movimiento de Fondos, que se hace a través del Banco de España. Una vez hecho esto, solo quedaría un último paso: la cancelación registral de la hipoteca. No es obligatorio, pues el propietario del inmueble que ha pagado la deuda puede elegir cancelarla o no, pero es conveniente hacerlo.

Cancelación registral

Una vez que hemos cancelado la hipoteca (o cuando has terminado de pagarla), es conveniente que realices la cancelación registral de la misma. Para ello, tienes que seguir estos pasos:

  • Pide al banco que expida el certificado de deuda cero, un documento que acredita que la hipoteca está pagada y que te lo han de entregar de forma gratuita.
  • Decide si vas a realizar los trámites notariales y registrales por ti mismo o los vas a pedir al banco. Si eliges esto último, ten en cuenta que te podrán cobrar comisiones y gastos, así que infórmate antes.
  • Entrega en una notaría (puedes elegir la que quieras) el certificado de deuda cero. El banco no te puede cobrar por la firma ni por desplazarse a la notaría.
  • Solicita y cumplimenta el documento de Actos Jurídicos Documentados en una delegación de tu Comunidad. Esto es obligatorio y gratuito.
  • Ve al Registro de la Propiedad con la copia del impuesto, el certificado de deuda cero y la escritura para hacer efectiva la cancelación. Los aranceles dependerán del valor de la hipoteca.

Subrogación

Otra opción que tienes a la hora de vender piso con hipoteca, es la subrogación. Este trámite consiste en cambiar el titular de la hipoteca para que el vendedor se la transmita al comprador. En este caso, la entidad bancaria tendrá la última palabra para decidir si admite o no al nuevo deudor. Para ello, realizará un estudio de riesgos (de la misma manera en que lo haría con cualquier cliente nuevo).

Si te decides por llevar a cabo este trámite para vender piso con hipoteca te ahorras el pago de impuestos, pero tendrás que afrontar otros gastos de gestión del banco.

Hipoteca puente

La tercera opción que tienes es la hipoteca puente. Este tipo de producto bancario se utiliza cuando se quiere comprar una casa nueva sin haber vendido todavía la actual. En este caso, la entidad bancaria presta el dinero necesario para comprar la casa nueva y absorbe la hipoteca de la vivienda actual.

Si escoges esta opción, solo tendrás que hacer frente a una única cuota mensual mientras se vende la vivienda. Además, con esta solución tienes la posibilidad de contar con un plazo de entre dos y cinco años, según condiciones, para poder vender con tranquilidad el inmueble.

Una vez el inmueble se ha vendido, se cancela la hipoteca o parte de la hipoteca quedando una cuota normalizada. Eso sí, ten en cuenta que si transcurrido el plazo marcado no se ha vendido la vivienda, tendrás que comenzar a pagar las dos hipotecas en una única cuota.

Etiquetas