Branded
Suscríbete por 1€

especial agenda 2030

¿Progresa el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Un informe elaborado por la Organización de las Naciones Unidas analiza anualmente los esfuerzos realizados para la aplicación de estos propósitos en todo el mundo.

En 2020, se cumplen cinco años de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
En 2020, se cumplen cinco años de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Unsplash

Cada año, el Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proporciona una fotografía general de los esfuerzos realizados hasta el momento para la aplicación de estos 17 propósitos en todo el mundo, garantizando así que nadie se quede atrás.

Este documento, elaborado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, cuenta con aportaciones de las organizaciones internacionales y regionales, así como los fondos, los programas y los organismos del sistema de las Naciones Unidas. Además, para la realización de los informes, también contribuyen estadísticos nacionales, expertos de la sociedad civil y profesionales del ámbito académico.

El informe del año 2020, cuando se cumple un lustro de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, subraya los progresos que se han alcanzado a nivel global en algunos ámbitos como la mejora de la salud maternoinfantil, la ampliación del acceso a la electricidad y el aumento de la representación de las mujeres en los gobiernos.

En el otro lado de la balanza, estos avances se han visto contrarrestados en todo el mundo por la creciente inseguridad alimentaria, el deterioro del entorno natural y las persistentes desigualdades dominantes en el planeta.

Además, la pandemia de covid-19 ha desatado una crisis sin precedentes en todo el mundo que obstaculiza y dificulta todavía más el progreso de estos objetivos, una consecuencia que afecta en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables.

Según los datos y las estimaciones más recientes, la actual crisis sanitaria ha afectado más gravemente a los miembros de los colectivos ya de por sí más desvalidos –niños, ancianos, discapacitados, migrantes y refugiados–. Por otro lado, las mujeres también están sufriendo las peores resultados de esta situación.

Conclusiones

Según las principales conclusiones publicadas en el Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), se estima que, a lo largo de este año, aproximadamente, 71 millones de personas volverán a caer en la extrema pobreza, lo que supondría el primer aumento desde 1998. Esto se debe a la pérdida de ingresos, la limitada protección social y el incremento de los precios, que podrían poner en riesgo de pobreza y hambre incluso a personas que anteriormente estaban a salvo.

Además de esos factores, el subempleo y desempleo derivados de la crisis implican que aproximadamente 1.600 millones de trabajadores ya vulnerables en la economía sumergida –cifra que representa a la mitad de la fuerza laboral mundial– pueden verse considerablemente afectados, con un descenso estimado de sus ingresos del 60% durante el primer mes de la crisis.

La interrupción de determinados servicios sanitarios y de vacunación, así como el limitado acceso a los servicios de nutrición y alimentación, podrían ocasionar cientos de miles de fallecimientos adicionales entre los niños menores de cinco años y decenas de miles de muertes maternas en 2020. Por otro lado, en muchos países se han disparado las denuncias de violencia doméstica contra mujeres y niños.

A medida que más familias caen en la extrema pobreza, los niños de las comunidades pobres y desfavorecidas corren un riesgo mucho mayor de verse involucrados en el trabajo infantil, el matrimonio infantil y el tráfico infantil. De hecho, resulta probable que los progresos logrados a nivel mundial en la reducción del empleo de menores se vean invertidos por primera vez en 20 años.

Por último, este documento elaborado por las Naciones Unidas revela que el cambio climático continúa produciéndose a una velocidad mucho mayor de lo previsto. El 2019 fue el segundo año más cálido del que se tenga constancia y marcó el final de la década con las temperaturas más altas jamás registradas. Al mismo tiempo, la acidificación de los océanos se acelera, la degradación del suelo continúa, hay especies masivas en riesgo de extinción y siguen predominando los patrones insostenibles de consumo y producción.

Ir al especial Agenda 2030

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión