Branded
Suscríbete por 1€

responsabilidad social corporativa

Innovación social como clave de durabilidad

Las organizaciones son cada vez más conscientes de que muchos retos de los territorios tienen impacto en los negocios, de forma que deben participar más en el diseño de sus soluciones.

La ISC implica que los productos, servicios, procesos, políticas o programas que se ofrecen no solo generen rentabilidad económica, sino que tengan un impacto positivo en el medioambiente y en las personas.
La ISC implica que los productos, servicios, procesos, políticas o programas que se ofrecen no solo generen rentabilidad económica, sino que tengan un impacto positivo en el medioambiente y en las personas.
Freepik.

Aprovechar las soluciones basadas en el mercado para abordar los desafíos sociales y crear oportunidades de negocio es el espíritu de la Innovación Social Corporativa (ISC), una nueva dimensión de la RSC que está surgiendo en numerosas empresas. Esta implica que los productos, servicios, procesos, políticas o programas que se ofrecen no solo generen rentabilidad económica, sino que tengan un impacto positivo en el medioambiente y las personas.

No en vano, las organizaciones son cada vez más conscientes de que muchos de los retos a los que se enfrentan los territorios también pueden afectar negativamente a los negocios, de manera que saben que han de participar de una forma más activa en el diseño de las soluciones.

Tal y como apuntan diversos profesionales dedicados a la materia, la verdadera innovación social requiere que el cambio ocurra a través de diferentes escalas de la sociedad –a nivel individual, de organizaciones...– para que el impacto sea fuerte y duradero. Así, la innovación social sería cualquier iniciativa que desafíe y contribuya a cambiar lo establecido.

La diferencia con la RSC radica en que esta se entiende como las acciones que una empresa realiza en su compromiso por conseguir unas organizaciones y sociedades más equilibradas; mientras que la ISC consiste en un proceso gracias al cual las organizaciones crean nuevas iniciativas con la intención de generar un cambio perdurable y significativo en la sociedad.

Valor social y ventaja competitiva

A través de las actividades de ISC las empresas pueden diseñar soluciones para atender más rápido diversas preocupaciones sociales, gestionar los problemas con mayor eficiencia y crear una ventaja competitiva y valor social.

Entre los ejemplos de estas líneas de actuación se encuentra la pyme española Ecoalf, que nació en 2012 para crear moda sostenible y a la que la innovación le ha permitido diseñar soluciones para los retos medioambientales y sociales que implica su proyecto –uso de materiales reciclados y condiciones de trabajo dignas, principalmente–.

Asimismo, cabe subrayar el caso de Danone, uno de los líderes mundiales en alimentación. Junto con el grupo NutriPlanet, ha analizado los hábitos y problemas de salud en 52 países, elaborando unos estudios que han dado como resultado, en Brasil, un queso con menos azúcar y más vitaminas; en Bangladés, un yogur rico en nutrientes; y en Senegal, un envasado de grano local y leche que se puede almacenar a temperatura ambiente.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión