Despliega el menú
Branded
Suscríbete
en colaboración con hla montpellier

La Clínica HLA Montpellier de Zaragoza aborda la cirugía de pie diabético complejo

El objetivo del tratamiento es conseguir un pie con apoyo plantígrado y estabilidad ósea, disminuyendo así el número de ulceraciones e infecciones. La intervención del pie diabético es muy importante debido a que mejora considerablemente la calidad de vida del paciente.

La Dra. Lambán y el Dr. Blanco, con la colaboración del Dr. Rigol, llevan a cabo la cirugía del pie diabético en la Clínica HLA Montpellier.
La Dra. Lambán y el Dr. Blanco, con la colaboración del Dr. Rigol, llevan a cabo la cirugía del pie diabético en la Clínica HLA Montpellier.
HLA Montpellier

La Clínica HLA Montpellier ha utilizado la cirugía de pie diabético en un paciente con una diabetes de más de treinta años de evolución que ingresó de urgencia con una úlcera infectada en el tobillo izquierdo.

El paciente fue valorado por el Dr. José Miguel Fustero, médico especialista en Cirugía Vascular y Angiología, junto con el equipo de Anestesiología de los doctores Ignacio Cotera y Borja Rubio. Tras la mejora de la infección de la úlcera, se decidió someter al paciente al tratamiento quirúrgico, realizado por los Dres. Noemí Lambán y Eduardo Blanco, traumatólogos de la clínica, con la colaboración del Dr. Pau Rigol, coordinador de la Unidad de Pie Diabético del Hospital de Igualada (Barcelona). Al paciente se le colocó un fijador externo y se resecó la úlcera lateral del tobillo, realizando un cierre de la herida quirúrgica mediante zetaplastia (cirugía de cicatrices). Se mantuvo ingresado dos días con terapia antibiótica intravenosa y fue dado de alta con carga parcial de la extremidad.

La intervención del pie diabético es muy importante debido a que mejora considerablemente la calidad de vida del paciente. “Las complicaciones de esta patología pueden derivar en la amputación del pie, cuyo riesgo aumenta hasta doce veces por la presencia de una úlcera y la mortalidad de un paciente diabético tras una amputación es superior a la de muchos tipos de cáncer”, manifiesta la doctora Lambán. Por otro lado, desde la perspectiva económica, también supone una ventaja para el sistema sanitario, puesto que la cirugía reconstructiva supone menor gasto que la amputación.

Los sistemas de fijación externa, como el que se colocó al paciente en la Clínica HLA Montpellier, permiten estabilizar fragmentos óseos causando una mínima agresión a las partes blandas de la extremidad. Además, esta técnica facilita las curas postquirúrgicas de la herida y permite, en muchos casos, una carga precoz. La complicación más común de este método es la infección superficial de las agujas, y suele resolverse con limpieza y antibioterapia oral.

La evolución de la tecnología y la considerable mejora de los materiales de osteosíntesis han revolucionado los tratamientos quirúrgicos, que ofrecen mejores resultados y evitan que el paciente recurra durante largos períodos de tiempo a otros tratamientos ortopédicos menos adecuados para ponerle solución a esta enfermedad.

¿Qué es el pie diabético?

El pie de Charcot fue descrito en el siglo XIX por el neurólogo Jean-Martin Charcot y se trata una de las afectaciones más graves del pie diabético. Este trastorno consiste en un proceso rápido e indoloro de destrucción articular que ocurre como complicación de una diabetes de larga evolución con mal control metabólico. La inestabilidad articular que produce la artropatía de Charcot genera distintos grados de deformidad llegando incluso a imposibilitar el uso de calzado o la deambulación.

Para mejorar el pronóstico de estos pacientes y abordar esta patología de forma multidisciplinar se han formado las Unidades de Pie Diabético. "El pie de Charcot puede presentarse de forma insidiosa o aguda. En esta última, el dolor y los signos inflamatorios (eritema, aumento de temperatura, edema…) ya están presentes, pero todavía no se visualizan deformidades radiográficas", aclara la Dra. Lambán. La especialista hace referencia a que, sin el tratamiento ortopédico adecuado, y en ocasiones incluso habiéndose sometido a éste, la destrucción articular progresiva y los casos severos de inestabilidad y deformidades, alteran el apoyo del pie y dan lugar a la aparición de úlceras.

La diabetes es una epidemia del siglo XXI. Esta enfermedad crónica sin tratamiento curativo se produce cuando el páncreas ya no puede producir insulina o cuando el cuerpo no puede hacer un buen uso de ella, presentando riesgo de mortalidad a medio y largo plazo. Una de sus consecuencias más comunes de la enfermedad afecta a las extremidades y se conoce como el pie de Charcot. Según la Federación Internacional de la Diabetes (FID), las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud graves debido a los niveles de glucosa en sangre constantemente elevados. En casi todos los países de ingresos altos, la diabetes es una de las principales causas de enfermedad cardiovascular, ceguera, insuficiencia renal, accidente cerebrovascular y amputación de extremidades inferiores.

En España, la prevalencia de la diabetes es de casi un 14% y hasta un 7% de ellos desarrollan un pie de Charcot. La Dra. Lambán asegura que el hecho de que la supervivencia de pacientes diabéticos haya aumentado, junto con el incremento de la prevalencia de la enfermedad, hace que el número de pacientes que potencialmente pueden padecer un pie de Charcot se haya acrecentado.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas