Despliega el menú
Branded

día mundial del medioambiente

Por qué es importante concienciar a los más pequeños de la necesidad de cuidar el planeta

Para asegurarle una larga vida al planeta, es imprescindible formar a las nuevas generaciones en su respeto y cuidado. Para ello, es recomendable realizar algunas actividades que ayuden a los niños a aprender la relevancia de la sostenibilidad.

Es importante educar a los niños en el cuidado del medioambiente desde pequeños.
Es importante educar a los niños en el cuidado del medioambiente desde pequeños.
Unsplash

Para asegurar un futuro sostenible para los más pequeños y una buena salud del planeta a largo plazo, es importante educar a las nuevas generaciones en prácticas respetuosas con la naturaleza. Desde que la joven activista sueca Greta Thunberg comenzase, en 2018, su lucha medioambiental liderando el movimiento global ‘Fridays For Future’, muchos jóvenes han encontrado en su discurso una hoja de ruta a seguir a la hora de modificar sus hábitos. Pero, para los padres que deseen formar a sus hijos desde pequeños, ¿qué aspectos incluye la educación medioambiental para niños?

Según el comité español de la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur), la educación medioambiental es un proceso en el que cada día hay algo nuevo que aprender. Para introducir a los niños en este conocimiento, hay que tener en cuenta tres aspectos sobre los que se sostienen todas las actuaciones: el desarrollo sostenible –que hace referencia al uso que el ser humano hace de los recursos disponibles y que no debe comprometer a las generaciones futuras–, la importancia del reciclaje –como una forma de ahorro de energía y de darle una segunda vida a las cosas– y el conocimiento de la naturaleza –para ayudar a los niños a sensibilizarse respecto a su cuidado–.

Para ello, desde Acnur proponen cinco tipos de acciones. Por un lado, vivir una experiencia en un entorno natural, como un paseo por la montaña o una escapada a un campin, que fomentará una relación más estrecha entre los niños y el medio, gracias a la que podrán tomar conciencia de la necesidad de cuidar los ríos, las plantas y los árboles, y de evitar contaminar.

Realizar una visita a una granja o a un vivero para que los más pequeños puedan convivir un tiempo con los animales y plantas es una excelente manera de fomentar y promover el respeto a la naturaleza y a los seres que habitan en ella, aprendiendo, además, la diversidad de la fauna y la flora.

Otra de las actividades que pueden realizarse para enseñar a los más pequeños la importancia de cuidar de la salud del planeta es llevar a cabo acciones de limpieza de zonas naturales, que se ensucian por la basura de los seres humanos. Por eso, es una forma de concienciar sobre la necesidad de no tirar residuos no orgánicos y de mantener y respetar el entorno donde viven las plantas, los árboles y los animales.

Los debates sobre cuestiones medioambientales también son un buen medio para animar a la reflexión sobre los problemas que nos rodean y una buena forma de hacer pensar a los niños y que aprendan. Los asuntos a plantear pueden ser sencillos, como la contaminación del agua, y conversar sobre cómo piensan que se produce, cómo se podría solucionar y qué acciones llevan a cabo ellos cada día para no contaminar.

Por último, utilizar tres cubos para separar los distintos tipos de residuos es una de las primeras cosas que pueden aprender los niños tanto en casa como en el colegio. Para cuidar del planeta, el reciclaje es un conocimiento imprescindible para los más pequeños.

Etiquetas
Comentarios