Despliega el menú
Branded

día mundial del medioambiente

Aprender a reciclar sin equivocarse es posible

Al reciclar pueden ocurrir fallos a la hora de seleccionar el cubo, sobre todo con elementos nuevos como las mascarillas.

Los colores de los contenedores de reciclaje representan lo que se debe depositar en cada uno de ellos
Los colores de los contenedores de reciclaje representan lo que se debe depositar en cada uno de ellos.

Reciclar es una labor que ayuda a dar una segunda vida a algunos elementos que se hayan utilizado como botellas, envases de plástico o folios, que se pueden transformar en otros utensilios si se les da el tratamiento adecuado. Para ello, es necesario no cometer errores a la hora de seleccionar lo que va en cada cubo.

El contenedor amarillo es el destinado para plástico y envases. Como señalan desde Ecoembes, esto no quiere decir que todos los utensilios de plástico se puedan meter dentro. En él solo irán los envases, las latas y los briks.

Con estos últimos se puede cometer el fallo de introducirlos en el contenedor azul, el destinado a papel y cartón, pero hay que tener en cuenta que además están fabricados con plástico y aluminio. Las servilletas de papel usadas suele ser otro de los restos impropios que aparecen en este contenedor. En su caso deben ir al dedicado al resto (gris).

Y ¿qué pasa con el verde? Ahí el mayor error radica en no diferenciar el vidrio del cristal. Solo los elementos fabricados en el primero de estos materiales podrán ir en este contenedor. Es muy común estar haciendo limpieza en casa y ver un espejo que ya no encaja con el resto de la decoración o que se rompe durante una mudanza. Para desecharlo se deberá acudir a un punto limpio de los muchos que hay repartidos por las ciudades. Lo mismo pasará con las bombillas que se han gastado una vez se hayan sustituido por otras nuevas y con la vajilla o los vasos.

¿Y las mascarillas?

Las mascarillas se han convertido en las últimas semanas en un elemento indispensable para cualquier persona. Hace unos días, su uso se volvió obligatorio para los mayores de seis años en lugares públicos en los que no se pueda mantener la distancia de seguridad para evitar la transmisión del coronavirus.

Las mascarillas tienen una vida útil determinada. Llegará un momento en el que habrá que tirarlas. Según el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, deben ir a la basura convencional, sin depositarlas en ningún contenedor separado. Por su parte, los salvaorejas se pueden reciclar atendiendo al material en el que están fabricados. Si son de plástico, irán al amarillo y en el caso de que sean de cartón o papel, se deben depositar en el azul. 

¿Qué reciclar en el contenedor verde ?

  • Envases de vidrio: Aquí se debe depositar cualquier botella de vidrio, los frascos de cosmética y de colonia. También los tarros de mermelada y de conservas. Es recomendable lavarlos antes ponerlos en el recipiente utilizado para reciclar con el objetivo de evitar olores que puedan ser molestos en la cocina o en la calle durante el tiempo que pasen en los diferentes contenedores hasta su transformación.

Contenedor amarillo ¿para qué utilizarlo?

  • Envases metálicos: Latas de conservas y bebidas, bandejas de aluminio, aerosoles, tapones metálicos de botellas y tapas de los frascos.
  • Briks: Briks de zumos, leche, vino, batidos, caldos, gazpacho, etc.
  • Envases de plástico: Botellas, envoltorios, envases y bolsas de plástico y bandejas de corcho blanco que ya no se utilicen.

¿Qué meter en el contenedor azul?

  • Envases de cartón: Cajas de galletas, de cereales, de zapatos, de productos congelados, hueveras de cartón, etc. La persona que lo recicle debe confirmar que son solo de este material ya que en caso contrario deben ir al contenedor amarillo.
  • Toda clase de papel: Periódicos, libros, revistas y bolsas de papel así como los folios y los sobres una vez se han utilizado.

En el contenedor marrón ¿entra todo?

  • Residuos biodegradables: En este color se deberán colocar todos los residuos biodegradables de alimentos como cáscaras y pieles de frutas, restos de carnes, pescados, verduras, posos de café, restos de infusiones, etc.
  • Desechos orgánicos: Se pueden reciclar en este contenedor papeles y cartón manchados de grasa o aceite o de alimentos, pequeños restos vegetales de flores y hojas, tapones de corcho y serrín.

- Ir al especial del Día Mundial del Medioambiente.

Etiquetas
Comentarios