Despliega el menú
Branded
​¿Con qué tipo de calefacción combates el frío?

​¿Con qué tipo de calefacción combates el frío?

La bajada de las temperaturas ha obligado a sacar las mantas y encender la calefacción. Descubre cómo ahorrar en tu factura.

Para la calefacción se utilizan muchas energías diferentes como la electricidad, el gasoil, el gas propano, el propano en todas sus modalidades o el gas natural.
El gas natural subirá el jueves un 8,1% para consumidores con calefacción
HA

La bajada de las temperaturas ha obligado a sacar las mantas, los edredones y encender la calefacción para caldear tu hogar en el menor tiempo posible. Es la mejor manera de combatir el invierno, pero la preocupación aumenta al pensar en las facturas y en saber si a la larga, el consumo saldrá caro.


Para la calefacción se utilizan muchas energías diferentes como la electricidad, el gasoil, el gas propano, el propano en todas sus modalidades o el gas natural. Antes de decidirse por una, es recomendable conocer las especificaciones de cada una de ellas y los posibles inconvenientes que pueden acarrear. 


La electricidad es un suministro sin interrupción que siempre va a estar disponible. El mayor inconveniente es el precio tan elevado que tiene y la necesidad de tener una potencia eléctrica alta para poder utilizar la calefacción, lo que aumenta además los costes fijos en verano aunque no se utilice esta.


El gas propano por su parte se puede distribuir envasado, canalizado o a granel. En el primer caso, el servicio puede verse interrumpido al realizar el cambio de botellas. En el caso del "a granel" es probable que no sea necesario interrumpir el suministro porque casi todos los proveedores utilizan la telemedida para saber cuándo se agota el suministro.


El butano es un suministro muy extendido en nuestro país, pero igual que el propano es interrumpible, se requiere espacio para poder almacenar las botellas y como usuario uno tiene que estar pidiendo botellas cada cierto tiempo.


El gas natural es un abastecimiento sin ningún tipo de interrupción en el mismo y un coste muy bajo por la energía. El mayor inconveniente es el alto coste inicial en la instalación, pero cada vez son más las empresas que asumen o dan subvenciones a los usuarios para que se la instalen en casa.


Conocer cada una de las energías está muy bien pero lo que realmente les interesa a los usuarios es el dinero que puedes ahorrar en cada factura. ¿Y qué mejor manera de saberlo que haciendo una comparativa entre ellas? Centrémonos en el coste que te supone al año para que puedas ver cuál de ellas es más rentable:

 


Como se puede ver en la tabla de arriba, el propano canalizado y el gas natural son las dos energías más económicas del mercado. Dependiendo del tipo de vivienda, es posible que el butano o el propano envasado en botellas de 11 kilos resulte más económico.

¿Y por qué no instalar gas propano en vez de gas natural?

El mayor inconveniente es que ese tipo de instalaciones solo se hace en grandes urbanizaciones, donde la empresa proveedora se hace cargo de instalar un depósito comunitario y las canalizaciones para cada vecino facilitando que cada uno tenga su propia energía.


El gas natural es menos complicado porque si la red de distribución pasa por su zona, el cliente solo precisa la instalación en su vivienda y ninguna compañía tiene que instalarle un depósito que utilice toda la comunidad. Lo que está claro es que la electricidad es una de las energías más caras para utilizar en la calefacción.


La instalación de gas natural puede resultar muy cara inicialmente, pero el tiempo de amortización es muy corto. Eso sin contar las ayudas y subvenciones que se otorgan a las personas que solicitan esta instalación. Y, además, tiene ventajas en comparación con otras energías como se observa a continuación:


La instalación de gas natural es mucho más rentable si la comparamos con cualquier otra energía. Cada vez son más las personas que se animan a pedir presupuestos a diversas empresas e instalan gas natural en su vivienda para pasar un invierno lejos del frío y sin sustos en la factura.

Etiquetas