Branded
Suscríbete

home zaragoza salón inmobiliario

Casas que respetan el medioambiente, cuando futuro y ahorro se dan la man0

Las nuevas construcciones, levantadas con materiales ecológicos, contaminan mucho menos
al reducir el consumo de energía, a la vez que brindan altos niveles de confort a sus habitantes.

Los materiales en la construcción han ido sustituyéndose por otros más eficientes y menos dañinos con el medio ambiente.
Los materiales en la construcción han ido sustituyéndose por otros más eficientes y menos dañinos con el medioambiente.
H.A.

El calentamiento global, la deforestación, la contaminación, los residuos y la crisis energética están asolando el planeta, lo que ha provocado una creciente concienciación medioambiental que también ha llegado al sector de la vivienda y la construcción. Los edificios son los responsables de gran parte de los impactos ambientales generados. "En concreto, son los causantes del 40% del consumo de energía, del 40% de las emisiones de CO2 y del gasto de un tercio de los recursos naturales del planeta, así como del 30% de la generación de residuos", explica Fernando Pericas, gerente de la empresa Saint-Gobain Glassolutions.

En su opinión, no obstante, si cambiamos nuestra forma de actuar, los edificios serán parte de la solución. Hasta hace poco, la tradicional utilización de materiales altamente contaminantes, como el hormigón, el amianto o el acero, y los gases que todos ellos producen, han llegado a crear incluso graves enfermedades en las personas.

En España existen aproximadamente 25 millones de viviendas, de las cuales la mitad se construyeron antes de la entrada en vigor de la primera norma básica de edificación. "Un 60% de los inmuebles se construyó sin aislamiento térmico –continúa exponiendo Fernando Pericas–, pues no existía ninguna normativa sobre eficiencia energética con anterioridad a la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación, aprobado en 2006".

Si cambiamos nuestra forma de actuar, los
edificios serán parte de la solución ecológica

La adaptación del sector a la sostenibilidad es, por tanto, una exigencia cada vez más generalizada, lo que está dando lugar a la aparición de las viviendas sostenibles, aquellas que emplean todos los recursos posibles para intentar disminuir el consumo energético, respetando así el medioambiente y reduciendo la factura doméstica. "La descarbonización y transición energética, la economía circular y la salud, así como el confort son las principales áreas en las que hay que trabajar para que la edificación sostenible sea una realidad", asegura el directivo de Saint-Gobain Glassolutions, compañía que tiene una planta ubicada en la localidad zaragozana de Zuera.

Este cambio también ha generado la llegada del certificado de eficiencia energética, que califica los inmuebles entre las letras A (los más eficiente) y G (los menos). Los edificios que alcanzan la letra A, apenas representan el 0,3% del total en el caso de las emisiones, y se sitúan en el 0,2% en el caso de consumo energético.

Materiales, fundamentales

Para poder hablar de si una vivienda es sostenible es necesario que cumpla con toda una serie de requisitos. En primer lugar, la utilización de materiales de construcción de bajo impacto ambiental. Si la madera resulta el material más óptimo para la estructura de la vivienda, el corcho y la piedra lo son para su aislamiento.

En segundo lugar, ese aislamiento de calidad permite una mayor optimización energética. Y debe tenerse en cuenta que la instalación de unas ventanas adecuadas puede evitar cuantiosas pérdidas de energía en una vivienda. "Los sistemas de aislamiento permiten llegar a reducir las emisiones provocadas por el equivalente a las emitidas por el uso de 30.000 coches al año en España", recuerda Pericas.

En este mismo sentido, resulta necesario jugar con un sistema de climatización eficiente y con un sistema de ventilación que pueda evitar que el aire se estanque. En tercer lugar, la incorporación de energías renovables y limpias, como la energía solar a través de placas solares en los techos o como la calefacción eficiente por medio de suelo radiante eléctrico. Por último, contar con sistemas que permitan reducir el consumo innecesario de luz y de agua. Así, el empleo de electrodomésticos eficientes, especialmente lavadoras y lavavajillas, puede contribuir a reducir la factura en un 50%.

En la actualidad, se está empezando a hablar de bioclimatismo. Una vivienda bioclimática es aquella que evita el empleo de energías convencionales, aprovechando al máximo los recursos naturales. La orientación de la vivienda, para sacar el máximo provecho a las condiciones naturales del entorno, como la luz o incluso el agua, la utilización de tejados de césped o la implantación de la ventilación cruzada son prácticas cada vez más extendidas en este nuevo tipo de viviendas que, no obstante, según datos del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, en España todavía no han llegado a los mil edificios.

Reducir el gasto energético es clave.
-

Gestos cotidianos para casas ecológicas

Sin necesidad de hacer reformas o grandes cambios en la vivienda, algunos sencillos gestos cotidianos en el hogar pueden suponer un gran ahorro medioambiental.
- Ahorrar el 50% de agua instalando pulverizadores, colocando filtros o usando sistemas de recolección de aguas pluviales.
- Reducir el gasto energético programando la calefacción, aprovechando la energía solar térmica, usando focos fluorescentes o led o colocando paneles solares.
- Incorporar la limpieza ecológica en el hogar, con pequeños hábitos como lavar la ropa con agua fría, secarla al aire libre y utilizar productos naturales.

Ir al Especial Home Zaragoza Salón Inmobiliario

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión