Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Plumas en Aragón

Natalia Blázquez Perales Actualizada 16/04/2015 a las 12:14
Etiquetas
1 Comentarios

El duende me lo dijo, me dijo que era malo. Mi hermano decía mentiras, creaba rumores. Por ello la gente se peleaba, gritaba, daba portazos. Y entonces apareció él. Castigó a mamá y papá, tenéis un hijo malo, les dijo. Los rumores de mi hermano eran como plumas de un almohadón, cuando este se rompía volaban por todas direcciones y era imposible desmentirlos. El duende clavó un cuchillo en el almohadón y las plumas se extendieron por Aragón. Si mi hermano conseguía traer todas las plumas, mis padres quedarían liberados del castigo.

Caminó y caminó y llegó al Monasterio de San Pedro el Viejo, cruzó jardines y cascadas y compareció ante el Monasterio de Piedra, sació su sed en la fuente del Torico y siguió su camino. Deambuló así durante días, meses. Al cabo de dos años regresó. Faltaba una, dijo llorando. Mi padre murió, al igual que mi madre y mi hermano, de pena.

El duende tenía razón, era malo, pensé, mientras sentía la suavidad de una pluma.

Lea todos los relatos que participan en el concurso.


  • Mariposa23/04/15 13:42
    Muy bonito. El final inesperado si se entiende.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual