Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

El cierzo asesino

Camino Díaz Bello Actualizada 15/04/2015 a las 20:02
Etiquetas
3 Comentarios

Llegó con una fuerza inusitada. Tal fue su virulencia que desde entonces soy una carcasa ósea sin tejido. Primero escuché un silbido, que me despeinó el cabello. Al silbido siguió un empujón de una mano invisible y fiera. Cuando empezó a agitarse de verdad me arañó las ropas dejándolas en jirones asustados y pequeños y cual si fuera un hombre violento me dejó desnuda, a la intemperie de sus deseos. Arrancó de cuajo trozos de mi carne trémula y me introdujo en su cono depredador y pantagruélico. Comencé a girar hasta perder el sentido y por un momento fui parte de aquel ciclón estremecedor. Me escupió de pronto, y desmembró mi cuerpo primero para erosionarme el resto después. Quedé esqueleto, a descubierto y a merced de su maldad. Tan solo quedó en su ritmo el circuito sanguíneo, que al verse liberado y sin cauce, se desparramó dejando un charco líquido a mis pies. El corazón siguió latiendo entre costillas que lo acogieron. Al tiempo se secó y de adornó quedó.

Lea todos los relatos que participan en el concurso.


  • Terry21/04/15 07:30
    Qué manera tan genjal de describir nuestro cierzooooo!!!!!Exacto,asi es,asi nos deja el cuerpecito esteaire nuestrooooo. Excelente relato,fresco y super.original!!!!MERECE GANARRRRR
  • Irene16/04/15 09:47
    Esto mismo sentimos todos los vecinos de valdesoartera cada día. Jajajajajajajajaja quedamos esqueleto. Maravillosa descripción, maravilloso relató.
  • MARÍA16/04/15 09:30
    Muy bueno!!!! Me ha encantado!!!!!!!!!! Cruzo el Puente de Piedra diariamente, soy una víctima más en días de Cierzo!!!!





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual