Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Podemos

Pablo Iglesias o los diez días para volverse "paciente y generoso"

El líder de Podemos se presentó en Zarzuela más humilde y amable que en su comparecencia anterior.

Antonio del Rey. Madrid Actualizada 01/02/2016 a las 20:26
Pablo Iglesias.Reuters

Todos los periodistas lo han pensado, pero sólo una lo ha comentado en la última pregunta de la larga rueda de prensa que ha ofrecido Pablo Iglesias para explicar su segunda reunión con el Rey en La Zarzuela: el líder de Podemos se presentaba ante ellos muchísimo más humilde y amable que hace diez días.

Iglesias, quien tras entrevistarse por vez primera con Felipe VI compareció el 22 de enero escoltado por el equipo de "ministrables" con los que ofrecía a Pedro Sánchez entrar en un Gobierno con él como vicepresidente, este lunes se ha presentado solo, con su camisa negra arremangada, su bolígrafo multicolor y su libreta morada.

El escenario ha sido el mismo: una abarrotada sala de prensa en el Congreso donde además de un sinfín de periodistas había una quincena de diputados de Podemos, de pie, a modo de espectadores, pendientes de las palabras de un dirigente empeñado en mostrar una nueva cara, un tono diferente y unas formas conciliadoras.

Porque al reiterar su propuesta al PSOE para pactar un gobierno de izquierdas (en esto no ha habido cambios en diez días, según ha reconocido él mismo) ha utilizado una y otra vez los conceptos "paciencia" y "generosidad" para negociar sin meter prisa, y todo dicho sin elevar la voz, moviendo lentamente las manos.

Y Pablo Iglesias, en la víspera de la culminación de la segunda ronda de consultas de Felipe VI para buscar candidato a la Presidencia del Gobierno, ha proclamado reiteradamente ante la prensa que todo lo que hace es "por el interés de España".

Expresiones todas que a muchos han recordado otras que se vienen escuchando casi desde el día posterior a las elecciones, nada menos que en boca del presidente de Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Porque Rajoy también ha defendido su oferta de gran coalición con PSOE y Ciudadanos como la más sensata, ha insistido una y otra vez en que debe "tender la mano los socialistas" y ha asegurado, como hoy Iglesias, ser el único en haber hecho una propuesta de Gobierno "concreta"; por supuesto, pensando siempre en el bien de España.

Hasta "respetable" le parecía a Pablo Iglesias la maniobra del tripartito que el líder del PP quiere formar junto a PSOE y Ciudadanos, aunque él prefiera, "sin poner más presión a Pedro Sánchez de la que ya tiene", ha subrayado, un acuerdo para un Gobierno alternativo al del Partido Popular.

Incluso se ha comprometido a hacer "oídos sordos" a las palabras "necias", o los "insultos" que les llegan desde algunos sectores del socialismo, más bien veteranos, muy reacios a pactar con Podemos, porque quiere seguir trabajando por el "Gobierno del cambio".

Su rueda de prensa ha durado casi tanto como su conversación con el Rey, de unos 50 minutos, durante la cual le ha tuteado porque es un trato que le surge "de manera muy natural", según ha revelado después, con un interlocutor que acaba de cumplir 48 años, diez más que él, y al que sigue viendo muy "prudente", sensato y "en su papel" constitucional.

Al contrario de lo que suele hacer, Pablo Iglesias se ha detenido un momento a charlar con los periodistas al término de su rueda de prensa, ya sin micrófonos, empuñando como única arma la botella de agua con la que aclaraba su voz.

Sobre el cambio detectado por todos en sus formas ha dado como única explicación que tras diez días sin que haya avanzado su oferta al PSOE se sentía un tanto "apesadumbrado". 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual