Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Terrorismo

Cerca de 2.500 turistas han abandonado Túnez, que se prepara para una larga crisis

Tras el atentado yihadista del viernes, los viajeros tienen miedo de seguir en tierras tunecinas.

Efe. Susa Actualizada 27/06/2015 a las 17:46
0 Comentarios
Una terraza casi vacíaEfe

Sentados en una de las terrazas casi vacías del puerto turístico de Kantaui, en Susa, Jan y Annie, una pareja de holandeses, explican porqué han decidido quedarse y no abandonar Túnez, como los cerca de 2.500 visitantes que han salido en las últimas horas a causa del brutal atentado del viernes.

"Eso significaría que los terroristas han ganado. Que han logrado lo que buscaban, hacernos vivir bajo el miedo. Hoy teníamos planeado venir a este puerto y es lo que hemos hecho", explica Annie, que, como su marido, prefiere no revelar su apellido.

Ambos fueron testigos directos de la masacre, que Jan conserva en su teléfono. Estaban en la playa aledaña al hotel "Marhaba Imperial", de la cadena española RIU, cuando los dos yihadistas sacaron sus armas y abrieron fuego a discreción contra los turistas que disfrutaban del sol en la arena.

"Sí, claro que hemos tenido miedo. Muchos se han quedado en las habitaciones y las compañías nos han ofrecido marchar, pero nuestras vacaciones acaban el domingo y queremos agotarlas", insiste.

Esa era anoche también la intención de Margaret, una londinense que esta mañana arrastraba una maleta en uno de los hoteles vecinos a la playa de la matanza.

"Mi hija me ha insistido. Está muy asustada. Me apena marcharme porque así los terroristas ganan", considera.

El Reino Unido es uno de los países más afectados por una masacre que ha conmocionado a Túnez y sacudido, de nuevo, su exitosa transición política y su endeble y vulnerable economía.

Una decena de los cerca de quince cadáveres ya plenamente identificados pertenecen a ciudadanos británicos.

Entre los 39 muertos del atentado también hay belgas, checos, polacos, alemanes y franceses.

El ataque, el segundo desde que el pasado 18 de marzo otros dos yihadistas matarán a 24 personas -22 de ellas turistas extranjeros- en el museo de El Bardo de la capital, supone un golpe de gracia para la industria del turismo en Túnez, país que recibe unos 6 millones de visitantes anuales.

Y que desde 2014 parecía que comenzaba a resucitar tras cuatro años sepultada por los efectos de la revolución popular que en 2011 derrocó el régimen dictatorial de Zinedin el Abedin Ben Ali.

"Es un problema global, ocurre en todos los lugares. Son un panda de locos que tienen un problema en la cabeza", afirma Hasan, un barquero que este sábado no había subido ni un solo turista a su embarcación de recreo.

"El jueves había aquí cientos de personas. Hoy vacío. Trabajamos a comisión, cómo vamos a comer ahora. Nadie en Susa quiere a esos locos", se lamenta.

Y es que, si el atentado de El Bardo acabó con uno de los dos pilares del sector turístico en Túnez, el de los cruceros por el Mediterráneo que tenían en el país norteafricano una de las paradas más atractivas, el ataque del viernes afecta al turismo de sol y playa, el de los grandes hoteles-spa, segundo sostén del sector que apenas ha desarrollado fórmulas alternativas.

"El golpe al sector turístico ha sido total. Las anulaciones han comenzado en Europa desde el mismo momento en que se tuvo noticia del ataque. La temporada alta ha acabado antes de empezar", explica el empresario Julián Martín, con diez años de experiencia en la dirección de hoteles españoles en Túnez.

"Este sector emplea directamente a un millón de personas, un 10% de la población total. Ahora demorará en los pagos a los bancos y proveedores, muchos tendrán que despedir o dejar de contratar personal temporal", añade.

A este respecto, Martín insiste que el impacto real de un ataque que "afecta a sectores en cadena de una economía que ya estaba en crisis" se conocerá cuando empiecen las vacaciones para los vecinos argelinos, que normalmente viajan en masa a Túnez.

Y dependerá del grado de seguridad y confianza que puedan ofrecer las autoridades tunecinas, muy criticadas por su laxitud desde el ataque de El Bardo.

"Se preveía que en Ramadán los terroristas golpearían. Es la tercera vez que lo hacen en el mes sagrado", recordaba Naser al Hani, abogado tunecino experto en yihadismo, quien arremetió con dureza contra las nuevas medidas decretadas por el primer ministro del país, Habib Essid.

"La mayoría de decisiones anunciadas corresponde a demandas y sugerencias que los expertos hacemos desde hace dos años. Ocuparse de las mezquitas salafistas y reforzar las unidades antiterroristas, tanto militares como dependientes de Interior", afirmó.

Al Hani, como otros expertos, cree que existe un problema aún más grave, que es la falta de medios materiales y humanos, además de una mejor coordinación con las agencias de inteligencia extranjeras.

"Se necesita un organigrama y un aumento de la colaboración con los extranjeros, no sólo europeos, también con los argelinos por su larga experiencia y la facilidad de comprensión de la mentalidad de los yihadistas", concluyó Al Hani, quien pronosticó "una larga guerra".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual