Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Baloncesto

El Magia Huesca rema hasta el final, pero cae tras dos prórrogas

Los oscenses se repusieron a un mal inicio del partido, pero al final la calidad de Miso decantó la victoria para el Marín Peixegalego por 102-105.

Rubén Darío Núnez. Huesca Actualizada 15/10/2016 a las 01:09
Etiquetas
Encuentro entre el Magia Huesca y el Marín Peixegalego.

No pudo ser. El Magia Huesca ha rozado este viernes con las yemas de los dedos la primera victoria de la temporada tras un partido épico con remontada incluida de 11 puntos en el último cuarto y dos prórrogas, pero al final las fuerzas y los nervios pudieron con los peñistas. La calidad del exACB Andrés Miso decantó la balanza en esos instantes finales y el Marín Peixegalego se llevó el triunfo a casa por 102-105

El Peñas llegaba a este tercer partido con la asignatura pendiente de los malos porcentajes de tiro exterior y comenzó acentuándolos aún más. Aunque los oscenses lograron la primera ventaja con un 5-2, a partir de allí los gallegos se entonaron y no solo recortaron la diferencia sino que poco a poco fueron tomando distancia en el marcador gracias a un acierto de su tiro exterior (3 triples en este período) del que careció el Magia Huesca prácticamente en todo el partido. La consecuencia fueron los diez puntos de ventaja con los que acabó este primer período.

El segundo empezó con la misma tónica. Los peñistas no encontraban el aro pese a tener buenas posiciones de tiro y el Marín aprovechaba los rebotes y las pérdidas locales para correr al contraataque. En juego estático, los pontevedreses también se imponían, disparando la diferencia hasta los 14 puntos (15-29). Y ante tal desbarajuste, Sergio Jiménez se veía obligado a pedir el segundo tiempo muerto del partido cuando solo habían transcurrido dos minutos. Una acción personal de Gitvainis que acabó en un dos más uno pareció despertar al Magia, que al menos logró frenar la sangría.

Sin embargo, solo lo pareció porque Deng ahondó aún más en la herida con otro triple que llevó el electrónico a la máxima diferencia (+17). Entonces apareció Simovic, que encestó dos triples consecutivos para aliviar la presión. Aun así, el Marín seguía encontrando demasiado fácil la canasta peñista y se fue 18 arriba ante un Magia impotente. La suerte apareció en el último minuto de este cuarto con dos triples seguidos de Lafuente y Gunjina y un robo de Motos que dieron vida al partido. Y es que después de 20 minutos casi para olvidar, el Peñas se iba al descanso solo diez puntos abajo por la canasta final de Derksen en una primera parte para enmarcar del estadounidense, que acabó los dos primeros períodos con 19 puntos (90% en tiros de dos). El Peñas se fue al vestuario a reflexionar sobre sus bajos porcentajes de tres (4 de 11) y sobre todo de dos (8 de 21). Solo ganaba al Marín en la faceta reboteadora (21 por 12 de los gallegos).

Los peñistas regresaron de vestuarios con otra mentalidad y un parcial a favor de 6-3, pero dos pérdidas casi seguidas, uno de los talones de Aquiles de este equipo, hicieron que los gallegos volvieran a superar la barrera de los 10 puntos. Jiménez paró el partido con un tiempo muerto que volvió a despertar a los oscenses. El ritmo del partido bajó, como quería el Marín y el Peñas se veía incapaz de cambiar la inercia. Además, el Marín seguía de dulce desde la línea de tres, minando la moral de los locales. El técnico peñista sentó a sus dos bases dejando a Motos como director de juego, pero el equipo tampoco encontró la mejoría. Los gallegos seguían jugando muy cómodos y cerraron el cuarto con otra canasta sobre la bocina que les dejaba 11 arriba.

El Magia Huesca necesitaba casi un milagro en el último cuarto, que no pudo empezar mejor ya que un parcial de 8-0 con un inspirado Capel rebajó la diferencia hasta los tres puntos, algo que no se veía casi desde los primeros minutos del partido. El Marín se vio sorprendido y su técnico Javier Llorente solicitó un tiempo muerto para frenar el aluvión peñista, empujado desde la grada. Se podía soñar. Y más después de que Simovic finalizara un contraataque y a la jugada siguiente el Peñas forzara una falta en ataque. Gintvainis falló una bandeja casi imposible, pero se desquitó a la acción siguiente con una asistencia a Fontet que consumó la remotada (70-69). Sin embargo, los gallegos respondieron, cómo no, con dos triples que enfriaron las esperanzas locales. Con las pulsaciones a más de 200, el Peñas demostró que pese a su juventud, está adquiriendo carácter a marchas forzadas y volvió a levantar la diferencia con un triple del capitán Lafuente que enfervorizó a la grada. Cabanas respondió desde la línea de tres, pero esta vez el Peñas no se arrugó y mantuvo el duelo hasta el final. Los dos equipos entraron en el último minuto empatados a 79 y los dos desperdiciaron oportunidades para llevarse el partido. La última fue para Derksen, pero esta vez falló y el partido se fue a la prórroga.

Los cinco minutos extra comenzaron con una buena penetración del peñista Gintvainis y una posesión agotada por el Marín, aunque el exACB Andrés Miso volvió a poner por delante a los pontevedreses, a los que les seguía acompañando su acierto desde la línea de tres. Simovic, desde los tiros libres, evitó que la ventaja fuera definitiva y Fontet forzó una falta que volvió a dar ventaja al Peñas (87-86) con poco menos de dos minutos por jugarse. Primero Gintvainis y luego Lafuente parecieron encaminar la victoria, pero Adón forzó la segunda prórroga después de que Capel fallara un triple casi imposible (90-90).

Otros cinco minutos que esta vez empezaron del lado visitante con tres fáciles bandejas de Derksen (2) y Miso que obligaron a Sergio Jiménez a pedir un tiempo muerto porque el partido se escapaba definitivamente. Fontet dio algo de oxígeno y aunque el Peñas volvió a levantarse por enésima vez en el partido, la calidad de Andrés Miso se impuso y el triunfo viajó finalmente a tierras gallegas. El MVP gallego fue Derksen con 32 puntos y 34 de valoración. En el Peñas brillaron Fontet (23 puntos y 33 de valoración), Simovic (20 puntos y 30 de valoración) y Lafuente con 17 puntos y 3 triples.

FICHA DEL PARTIDO

Magia Huesca: Gintvainis (9), Gunjina (5), Motos (6), Simovic  (20) y Fontet (23) -quinteto inicial-, y Sanz (6), Capel (10), Jankaitis (6), Lafuente (17), Portález y Malo.

Marín Peixegalego: Simeón (8), Bauza (2), Miso (21), Derksen (32) y Múgica (12) -quinteto inicial- y Ferreiro (6), Cain (4), Oubiña, Deng (7), Adón (11), Cabanas (2) y Homs.

Parciales: 13-23, 27-27 (40-50 descanso), 18-19, 21-10 (final del cuarto cuarto), 11-11 (primera prórroga) y 12-15 (segunda prórroga).
Árbitros: Jorge Muñoz García y Javier Torres Sánchez. Fueron eliminados por cinco faltas Gintvainis y Lafuente por el Peñas y Caín y Simeón por el Marín.

Incidencias: Partido de la tercera jornada de la LEB Oro disputado en el Palacio de los Deportes de Huesca ante 1.000 espectadores.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual