Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Juegos Olímpicos

Río 2016 se despide bajo la lluvia y cede el testigo a la futurista Tokio

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, apareció transformado en el icónico personaje Mario Bros como guiño a Tokio 2020.

Europa Press. Madrid Actualizada 22/08/2016 a las 08:59
Clausura de los JJ.OO. de Río

La brasileña Río de Janeiro despidió este domingo a los Juegos Olímpicos, cita que albergó en los últimos 15 días, con una Ceremonia de Clausura donde volvió a apostar por el color y sus tradiciones, dando el relevo a la japonesa Tokio, que ya ofreció un viso de lo que pretende para 2020.

El tiempo no quiso acompañar en el último coletazo festivo de la primera cita olímpica de la historia en Sudamérica, aunque al menos dio una pequeña 'tregua' para el temporal que se había desatado horas antes y que incluso provocó un corte de energía en los momentos previos al inicio de la Clausura, que finalmente no afectó al estadio de Maracaná, que vivió la siempre amarga despedida a la llama olímpica.

Fue una despedida sobria y sin demasiada espectacularidad, esta casi reservada más para el relevo a la capital japonesa, que ya dejó muestras de lo que pretende hacer dentro de cuatro años, como precursores de la vanguardia y tecnología.

Desde el principio, la Clausura apostó por mostrar lo mejor de la cultura brasileña, con el color, las tradiciones y su icónica música, que siempre acompañó el final de los Juegos. Al ritmo de la samba y el frevo, salieron los atletas, que al contrario que en la Inauguración del viernes 5 de agosto, lo hicieron al principio y de una forma menos protocolaria.

Y es que de la multitudinaria bienvenida se pasó a una mucho más reducida y desordenada despedida. La bandera española estuvo enarbolada en este adiós por su atleta con más participaciones, el marchador Jesús Ángel García Bragado, que estuvo acompañado por algunos de los medallistas en la cita como la nadadora Mireia Belmonte, ausente en la Inauguración, el piragüista Marcus Cooper, o las chicas de la gimnasia rítmica, que pese a haber competido horas antes no se quisieron perder la ceremonia.

Posteriormente, fue el turno al repaso al arte de Brasil, desde sus pinturas prehistóricas en las cuevas de la Serrada Capivara National Park en Piauí, a las encajadoras de bolillos o las figuras de arcilla roja, preludio a la entrega de las medallas a los campeones del maratón masculino de la mañana del domingo, la presentación de los nuevos miembros del COI, entre ellos la rusa Yelena Isinbayeva, aclamada por el público, y el reconocimiento a los voluntarios.

Luego llegó el turno del tradicional trasvase de la bandera olímpica de Río de Janeiro a Tokio. El alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, silbado por sus compatriotas, se la entregó al presidente del COI, Thomas Bach, que se la pasó a la gobernadora de la prefectura de la capital japonesa, Yuriko Koike.
 

'Super Mario' Shinzo Abe

Fue el momento para atisbar lo que puede ofrecer Tokio 2020. La bandera japonesa inundó el centro del estadio, desplegada por robots, primera señal del futurismo y vanguardismo que pueden esperar dentro de cuatro años. La ciudad japonesa mostró su cultura, representada por dos de sus icónicos personajes, Super Mario, referencia de los videojuegos, o Doraemon, de sus dibujos.

Precisamente el fontanero fue el encargado, junto al popular gato, de llegar desde la capital nipona a la ciudad brasileña y hacer su aparición en el recinto transformado en el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, en uno de los momentos más curiosos de la ceremonia.

Shinzo Abe se transforma en Super Mario Bros en la ceremonia de clausura de Río 2016.

Tras los discursos protocolarios de Thomas Bach y Carlos Arthur Nuzman, presidente del Comité Organizador de Río 2016, llegó el momento del apagado de la llama del pebetero, bajo la música de 'Pelo tempo que durar' de Marisa Monte y cantada por Mariene de Castro bajo una lluvia imaginaria, que no hacía tampoco demasiado porque el tiempo no dio concesiones.

La música y el carnaval puso el punto final a los primeros Juegos celebrados en Sudamérica, que no olvidaron algunos de sus problemas organizativos que deben ser resueltos para que dentro de poco más de dos semanas alberguen a los deportistas paralímpicos.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual