Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Zaragoza

El acusado de dejar parapléjico a su hermano dice que fue una estúpida broma

El acusado ha asegurado que le apuntó con el arma bromeando cuando se le disparó.

Efe. Zaragoza Actualizada 20/01/2016 a las 16:25
Etiquetas


Un hombre acusado de dejar parapléjico a su hermano, de 15 años, en Zaragoza de un disparo ha asegurado este miércoles en el juicio celebrado contra él por un delito de homicidio en grado de tentativa que sacó la pistola para hacer una "estúpida broma" que ha salido "muy cara".

Los hechos juzgados este miércoles en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza, que han quedado vistos para sentencia, se produjeron el pasado 1 de mayo en el domicilio del menor, cuando el acusado, de 32 años y que, según él mantenía una relación "maravillosa" con su hermano, le apuntó con un arma bromeando y se le disparó dándole en un hombro y causándole heridas, por las que quedó parapléjico.

Tras el juicio, el fiscal ha mantenido para el acusado, que está en prisión provisional por este caso, la petición de doce años y medio de cárcel: nueve de ellos por un delito de homicidio en grado de tentativa y tres y medio por sendos delitos de tenencia ilícita de armas.

Por su parte, la defensa ha rebajado la petición de pena a tres años, uno por lesiones imprudentes y dos por tenencia ilícita de armas.

Según el acusado, José Manuel García, ambos estaban escuchando música, bromeaban entre sí e incluso algunos testigos han reconocido que el menor dio al acusado una "colleja".

Posteriormente el mayor cogió una pistola, que ha reconocido haber comprado junto a otra a una persona en la calle pese a saber que es "ilícito", y apuntó al menor "bromeando" y "se disparó", dándole en el hombro.

No obstante, ha negado, a las preguntas del fiscal, que estuviera enfadado ni jugando a la ruleta rusa y ha insistido en que hacía "de padre y madre" con sus hermanos pequeños y que el día de los hechos estaban "echando unas risas".

El acusado ha reconocido que fue "imprudente" y que cometió "un error" al guardar el arma en un cajón del comedor porque era "peligroso" y había menores en el domicilio.

Tras el suceso, ha afirmado que llevó a su hermano herido hasta la puerta de la vivienda para acercarlo a los servicios sanitarios y ha reconocido que pidió a su hermana que escondiera el arma y a los testigos que dijeran que había sido otra persona quien disparó, lo que llegó a declarar él mismo ese día para que no le llevaran detenido.

"No quería eludir a la justicia pero si mi hermano hubiera muerto por mi irresponsabilidad me hubiera suicidado", ha asegurado en la vista, en la que ha recordado que dejó "una nota", en la que, según la hermana que presenció los hechos, "decía que se iba a entregar".

El menor que ha quedado parapléjico y permanece ingresado en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, ha declarado por videoconferencia que recuerda que estaban en el comedor, que su hermano sacó el arma "para hacer la gracia", que le estaba apuntando a él a poca distancia y que se disparó y le dio, tras lo cual no recuerda nada.

Ha negado que estuvieran enfadados, que su hermano le hubiera amenazado ni que estuvieran jugando a la ruleta rusa y ha asegurado que quiere creer "que fue sin querer", porque ambos mantenían una "buena relación".

En este extremo ha insistido la madre de ambos, que también ha declarado por videoconferencia y que no estaba presente el día de los hechos, quien ha resaltado que la relación entre ambos era "buena" y que el mayor "cuidaba" de sus hermanos.

Ha añadido que no ha hablado de lo sucedido con ninguno de los dos y que la víctima "evita el tema".

La hermana que presenció los hechos, de 17 años, ha aseverado que el acusado sacó una pistola "para enredar" y que se puso a jugar y "a hacer el tonto" y se le disparó, pero que fue todo "un accidente" porque su hermano "nunca les haría daño" dado que tienen "muy buena relación con él".

Ella le ayudó a trasladar a la víctima a la entrada del domicilio, lavó el charco de sangre del comedor y escondió el arma en el microondas como le pidió el acusado, de quien ha reconocido que a veces se pone "nervioso por la medicación", aunque nunca les ha hecho "nada".

Los otros testigos que han comparecido en la vista, todos menores, han coincidido en que en que los hermanos estaban jugando y haciendo "el tonto" y que lo sucedido fue "un accidente".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo