Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Aragón

La carne, el aceite y la fruta, los productos que más han subido su precio en 2017

El aumento moderado del coste del carburante ha ayudado a que el IPC solo ascienda hasta el 0,9%.

Actualizada 13/01/2018 a las 09:09
La carne, el aceite y la fruta, los productos que más han subido su precio en 2017

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha terminado el año en números positivos; pero ligeramente por debajo de lo esperado. La razón no es otra que el precio del carburante, que sigue creciendo pero en menor medida de lo que lo hizo el año pasado (un 3% frente al 7,6% de diciembre de 2016). En concreto, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC se ha situado en Aragón en el 0,9%.

Muchos de los productos básicos de la cesta de la compra aragonesa son los que más se han encarecido a lo largo de 2017. La carne de ovino es un 7,2% más cara de lo que era en diciembre de 2016. Un ritmo similar siguen los aceites y las grasas, cuyo coste se ha elevado un 6,5%. La sequía es la principal responsable de esta aumento. Según los datos del sindicato COAG, el importe que se encuentran los consumidores al acudir a los supermercados ha pasado de 3,44 euros el litro de aceite de oliva en agosto de 2014 a 5,12 en las mismas fechas de 2017.

Otros de los productos básicos que han visto incrementar su importe de manera exponencial este año han sido las frutas frescas (un 5,7% más caras que en diciembre de 2016) y las legumbres y hortalizas, cuyo coste en el mercado ha aumentado un 3,7%.

En el lado contrario de la balanza se encuentran muchos productos que no pertenecen a la compra cotidiana. Los equipos de telefonía y fax son los que más han reducido su precio en el último año, siendo ahora un 12,2% más baratos. Las herramientas y equipos para el hogar y el jardín siguen el mismo camino, reduciendo su coste en un 6%. La situación se repite en los textiles para el hogar (un 5,1% menos) y los artículos de uso personal (un 3,2%).

El único producto de uso básico que ha bajado su precio de manera contundente es la patata. En estos momentos, su coste es un 8,2% menor que hace un año. Este cambio de tendencia se debe a que en 2016 su precio subió debido a la caída de la producción en Andalucía y Francia. Lo que a priori se podría entender como una reducción importante, simplemente es un ajuste del precio, que vuelve a su volumen habitual.

Dentro de estas variaciones de importe, hay algunos productos que mantienen el mismo precio que hace un año. En esta situación se encuentra el pescado fresco y congelado, las frutas en conserva y los frutos secos, el agua mineral, los refrescos y los zumos, las prendas de vestir de niño y el calzado.

La última estimación realizada por el Banco de España apunta a que el IPC crecerá de manera moderada en los dos próximos años. En concreto, en 2018 se espera que llegue al 1,5%; mientras que en 2019 la previsión es que crezca has a un 1,4%. Estos pronósticos son idénticos a los realizados hace menos de un mes por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas). Se espera que la tasa interanual de diciembre de 2018 sea de un 1,5%. 

"En Aragón estimamos que podría estar entre el 1,3% y el 1,5% en función de previsiones y tendencias de los componentes fundamentales que pueden incidir en la inflación: el sector turístico, el de la energía, carne, aceite y frutas", recalca Luis Ferruz, catedrático de Finanzas de la Universidad de Zaragoza. Además, hay que tener en cuenta que el Banco Central Europeo subirá los tipos de interés este año, "quizás después del verano, si se confirman las diversas tendencias de crecimiento de precios que se observan en estos momentos tanto en España como en general en la Zona Euro".

¿Y el poder adquisitivo?

De este modo, los precios terminan 2017 por debajo del incremento salarial pactado en convenio (1,63% hasta diciembre). Esto supone que casi 150.000 trabajadores en Aragón han visto aumentado su poder adquisitivo. Una situación que también se repite en aquellos que cobran el salario mínimo interprofesional (SMI), cuyo importe ha subido un 8% en 2017 y lo hará en un 4% en 2018. No obstante, hay que destacar que, en muchas ocasiones, este aumento del poder adquisitivo no va relacionado directamente con unas mejores condiciones de vida; puesto que la mayoría de estos salarios, como el mínimo, son muy bajos.

"Por el contrario, aunque estos niveles de inflación moderados, suponen pérdidas de poder adquisitivo para diversos colectivos, entre otros pensionistas y funcionarios", subraya Ferruz. La subida de sueldo de los pensionistas (la pensión media en Aragón en sitúa en 974,97 euros) ha sido del 0,25%. Por su parte, los productos de la cesta de la compra son un 0,9% más caros. En una situación similar a la que tenían hasta ahora se encuentran los empleados públicos, cuyo salario ha subido un 1%, casi en la misma medida en la que lo ha hecho el IPC.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo