Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Ciclismo

Fallece el exciclista profesional David Cañada tras sufrir una caída en la cicloturista Puertos de Ribagorza

El zaragozano, de 41 años, no pudo ser reanimado por los servicios sanitarios, que el atendieron al momento.

Ángel Gayúbar. Graus Actualizada 30/05/2016 a las 18:55
El ciclista zaragozano ha fallecido a los 41 años tras una caída en una prueba cicloturista en La Ribagorza.

Lo que prometía ser una fiesta del ciclismo se convirtió este sábado en Graus en una tragedia con el fallecimiento en ruta del exciclista profesional zaragozano David Cañada, cuando participaba en la Marcha Cicloturista TowCar Puertos de Ribagorza. Cañada sufrió un fatal accidente cuando aún no se habían cubierto los primeros 50 kilómetros. Al parecer "se tocó con otro corredor y se ha precipitado contra al suelo", según informaron fuentes de la organización. En la caída se golpeó la traquea y sufrió una parada cardiorrespiratoria. Recibió la atención inmediata de una ambulancia de la Cruz Roja, situada a escasos kilómetros del accidente, y se le practicaron maniobras de reanimación y desfribilación. A los pocos minutos acudió una uvi, también de la entidad, con un médico y una enfermera que continuaron con la recuperación, sin éxito.

El cuerpo del deportista fue trasladado en un primer momento a Benasque y desde ahí al depósito de Boltaña, donde este domingo se le realizará la autopsia para determinar las causas de su muerte. El funeral será mañana lunes, a las 18.00, en la iglesia de la Virgen de la Oliva en Ejea de los Caballeros.

La noticia cayó como un mazazo entre los organizadores y los voluntarios de la Marcha y, a medida que se iba conociendo cuando llegaban a línea de meta, entre los más de 1.700 participantes en la carrera. Por ello, la organización decidió parar momentáneamente la prueba cuando los primeros corredores comenzaban a afrontar las rampas del Coll de Fadas y, tras media hora de deliberaciones, suspender el recorrido largo, limitar su desarrollo al trazado corto alternativo y cancelar todos los actos protocolarios relacionados con el evento.

Todo ocurrió a las 9.28, algo menos de hora y media después de la salida a la prueba. Los ciclistas habían remontado el Valle del Ésera hacia Castejón de Sos en una prolongada subida sin grandes desniveles hasta que poco antes de llegar a esta localidad, a la altura de la planta embotelladora de El Run, en el kilómetro 388 de la N-260, se produjo el fatal contratiempo en una zona que no parecía tener especiales dificultades, ya que se trata de un punto en ligera subida por el que los ciclistas se encontraban rodando a escasa velocidad. "Ha sido una caída que no parecía grave; yo, de hecho, no le he dado mucha importancia porque por ahí estábamos circulando a menos de 35 kilómetros por hora", confirmó Eloy Suils, un ciclista ribagorzano que iba entre los de cabeza de la marcha y que fue testigo del percance. Como el resto de los integrantes del pelotón, Suils no quiso aventurar una suposición sobre las posibles causas del suceso, máxime siendo Cañada un experimentado ciclista y gran conocedor de las carreteras ribagorzanas ya que era un habitual en la Puertos Ribagorza.

La misma prudencia es la que mostró Jorge Torres, presidente del Club Ciclista Graus, organizador de la Marcha, quien no alcanzaba a explicarse la desgracia "en ese punto concreto" y se encontraba muy tocado tanto por el luctuoso desenlace como por el nombre del accidentado, del que destacó que era "muy querido" en el mundo de las dos ruedas.

"Conforme hemos ido sabiendo de la gravedad del percance hemos decidido parar momentáneamente la prueba en el Coll de Fadas para evitar que los pelotones se atomizaran. Y en cuanto se ha confirmado el fatal desenlace hemos tomado la decisión de recortar la carrera y acabarla de la forma más rápida y ordenada posible", explicó en línea de meta un destrozado Torres. El mismo escenario en la que se iban enterando los ciclistas de la noticia conforme iban llegando. "Sabíamos que se había producido un accidente muy grave y que por eso se había recortado la marcha, pero desconocíamos su alcance real", apuntaba Suils entre los gestos de incredulidad, de estupor y de dolor de sus compañeros.

Día triste para los ribagorzanos

Avisados por la organización, los padres y la esposa de David Cañada, Laura, llegaban a Graus desde su residencia en Ejea de los Caballeros minutos antes de las 12.30, y recibían desconsolados la confirmación de su fallecimiento. El alcalde grausino, José Antonio Lagüens, y la presidenta de la Comarca de La Ribagorza, Lourdes Pena, se acercaban a conversar con ellos y mostrarles sus condolencias. "Hemos dado el pésame a la familia y lo hacemos extensible a sus amigos y a todo el mundo del ciclismo", señalaba Lagüens, reconociendo que la jornada de ayer había sido un día "muy triste" para los ribagorzanos.

La Cruz Roja, que había deplegado una dotación de 70 voluntarios, médicos, enfermeros y sanitarios para cubrir el desarrollo de la prueba, ofreció asistencia a los familiares y compañeros de la víctima a través de su unidad de apoyo piscosocial.

Totalmente "anonadado" se encontraba el ‘speaker’ de la Marcha, el locutor Alejandro Ballesteros, amigo personal del ciclista fallecido con quien compartía bromas momentos antes de la salida.

El fallecimiento de Cañada dejó en un plano meramente anecdótico el resultado deportivo. Sorprendidos por el recorte de la prueba, la veintena de integrantes del grupo cabecero afrontó el último tramo con continuos ataques hasta que los ciclistas del Vintage Car Paint Juan Ramón Delgado y Ramón Portillo, acompañados por Ricardo Catalán, consiguieron unos metros de ventaja y entraron por este orden en línea de meta. Nada más acabar la prueba confirmaron las peores impresiones sobre el trágico percance y, totalmente destrozados, declinaron hacer cualquier tipo de manifestación.

La organización valorará en próximas días lo sucedido en esta edición, ya que la marcha cicloturista también vivió el año pasado unos momentos muy complicados por los numerosos percances ocurridos en su desarrollo, que ocasionaron un considerable número de ciclistas afectados y heridos, varios de ellos de consideración, que llegaron a colapasar el dispositivo sanitario. Al estar todas las ambulancias ocupadas trasladando accidentados, se tuvo que detener la prueba y ello provocó que muchos participantes finalizaran entonces su participación.

 








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual