Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Gastronomía

Gastronomía
Alimentación

"Vitaminas"Ž que son un fraude

El boom de los complejos vitamínicos esconde una estrategia de los vendedores, que saben que lo natural tiene gancho. Miguel Calvo, profesor de Tecnología de los Alimentos, desmonta una decena de sustancias que aparecen como vitaminas y no lo son.

Actualizada 19/05/2017 a las 13:17
Popeye no sabía que aunque las espinacas son una buena fuente de hierro, el organismo asimila mejor el procedente de la carne que el vegetal. Así que si te falta hierro, que te den morcilla.

'''

Una señora entra en una tienda especializada en productos naturistas y se dirige al vendedor:

- Necesito un complemento vitamínico. ¿Cuál me recomienda?
- Tenemos un supercompuesto que aporta 18 vitaminas.
- ¡Pero si sólo hay 14! ¿De dónde se saca las restantes?

Esta conversación ficticia podría reproducirse en cualquier rincón del mundo, porque hay varias sustancias que se comercializan como vitaminas aunque carezcan de las características que le son propias. Según los expertos en nutrición, es una estrategia de los vendedores, que saben que lo natural tiene gancho y pueden colocar mejor sus productos bajo la marca de vitaminaŽ.

Miguel Calvo, profesor titular de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Zaragoza, desmonta una decena de sustancias que aparecen como vitaminas en cualquier prospecto de un complemento alimenticio o en Internet: la F, la B-15 y la B-17, el inositol, la PABA, el ácido orótico, la carnitina y la taurina. Hasta la lecitina llega a figurar como vitamina en algunos compuestos.

HERALDO ha comprobado que nos dan gato por vitaminas: un compuesto que se puede encontrar en cualquier herboristería al precio de 3.665 pesetas (22,03 euros) recoge, bajo el claro epígrafe de vitaminas, la PABA, el inositol, la colina y la niacia. Ninguna de estas sustancias aparece en la lista oficial de vitaminas que barajan organismos como el Centro de Información del Medicamento del Colegio Oficial de Veterinarios de Aragón y se mencionan en el Catálogo de Especialidades Farmacéuticas.

Ninguna de las vitaminas impostorasŽ que apunta el profesor Calvo es perjudicial para el organismo, salvo la B-17 si se toma en una dosis excesiva. Pero se trata de un fraude porque no aportan elementos que el metabolismo no pueda fabricar por sí mismo. La vitaminaŽ B-15 es, en realidad, ácido pangámico, una sustancia presente en la mayoría de las semillas, pero irrelevante para nuestro organismo.

En principio no es tóxico, aunque en Estados Unidos se ha prohibido su venta porque se han encontrado lotes que contenían sustancias cancerígenas. La B-17 o amigdalina tampoco es una vitamina. Por el contrario, se trata de una sustancia que desprende cianuro en el estómago, según explica el profesor Miguel Calvo. De hecho, se han producido muertes por su ingestión en dosis altas. Un caso contrastado ocurrió en Estados Unidos, donde un niño murió tras tomarse, en un descuido, todo el complejo vitamínico de su padre. En principio se le trató como si sufriera una intoxicación de vitamina A, pero al fallecer se descubrió que tenía restos de cianuro, dado que el complejo contenía la falsa vitamina B17.

¿Antídoto contra el cáncer?

Al demostrarse su toxicidad, los vendedores comenzaron a recomendar la vitaminaŽ B-17 como un antídoto contra el cáncer, algo tan falso que incluso ha costado una pena de prisión a un empresario estadounidense. Su comercialización está terminantemente prohibida en todo el mundo y, por tanto, no está al alcance del consumidor en una tienda de productos dietéticos. Pero aparece en muchas páginas web como tratamiento contra el cáncer. La denominada B-17 se encuentra en las semillas de frutas como el melocotón o el albaricoque. Precisamente, la red de redesŽ es un buen caldo de cultivo de los negocios sucios relacionados con los complementos dietéticos 

Otra sustancia fraudulenta es la mal llamada vitamina FŽ. En realidad, lo que se vende bajo esta denominación son dos ácidos grasos que necesita el organismo, pero que se encuentran en todas las grasas naturales. El profesor de Tecnología de los Alimentos alerta sobre las propiedades que se le aplican al inositol, que también se vende con la engañosa denominación. Se trata de una vitamina para algunos insectos y bacterias. Y también para los ratones, que pierden pelo si su dieta no lo contiene. Sin embargo -advierte Miguel Calvo-, los humanos podemos fabricar todo el inositol que precisemos. Así que la afirmación de que sirve para prevenir la calvicie en los ratones, es un fraude (chistoso, pero fraude)Ž. El ácido para-amino benzoico, más conocido por sus siglas PABA, también se vende como vitamina, y aunque es esencial para algunas bacterias, para el ser humano resulta innecesario. ¿Recuerdan el tauritón? Se hizo famoso por sus supuestas propiedades para activar las relaciones sexuales. Contenía taurina, otra falsa vitaminaŽ que es esencial para los gatos, e incluso para los bebés, pero no es precisa para los adultos y los niños que no sean de pecho.

Inteligencia y ARN

Además de las vitaminas, hay otros elementos que pueden adquirirse como supuestos métodos milagrosos. Así, hay empresas que comercializan productos con ácido ribonucleico (ARN) y lo publicitan alegando que favorece la inteligencia.  Aporta los suplementos alimenticios ideales para aumentar la capacidad de concentración y de memoriaŽ, se afirma en un anuncio del producto."Lo único que favorece es la formación de gota", apostilla el investigador de Tecnología de los Alimentos Miguel Calvo.

Aunque la cultura de la vitaminaŽse impone por los nuevos hábitos de vida, farmacéuticos consultados por este periódico coinciden con el profesor Calvo en que cualquier dieta aporta las vitaminas y los minerales que necesita el organismo humano. En el Catálogo de Especialidades Farmacéuticas aparecen las excepciones, es decir, qué personas pueden tomar preparados polivitamínicos para complementar su dieta. Son las mujeres embarazadas, las madres lactantes, los niños y adolescentes, algunos enfermos y las personas sometidas a intervenciones quirúrgicas, los pacientes tratados con ciertos medicamentos como anticonceptivos y antituberculosos. Al listado se añaden los alcohólicos, los ancianos y las personas que llevan dietas incontroladas de adelgazamiento.

La falta de regulación legal ampara a los vendedores

 

La B 17 es una sustancia que desprende cianuro. No se puede comercializar, pero está en Internet.

 

El inositol se vende como vitamina y contra la calvicie. Ni es lo primero ni sirve de crecepelo.

 

Necesarias para el organismo: Las vitaminas se caracterizan porque las necesita el organismo humano, es decir, cumplen una función en el metabolismo. No las generamos: El ser humano no puede fabricar las vitaminas y, por tanto, debe ingerirlas a través de los alimentos.

 

Las verdaderas: Las hidrosolubles son: tiamina (B1), riboflavina (B2), nicotinamida (B3), piridoxina (B6), cobalaminas (B12), ácido fólico (Bc o B9), ácido pantoténico (B5), biotina (B8 o H), carnitina y ácido ascórbico (C). Las liposolubles son: retinol ( A), calciferoles (D), tocoferoles (E) y menadionas (K).

 

Que no le den gato por vitamina

Sustancias como la B-15 o el inositol se venden como tales y no lo son ¿Es necesario complementar la dieta habitual con aportes vitamínicos? La respuesta ha cambiado en las últimas décadas, pero en el comienzo del nuevo milenio los vientos soplan a favor de los complejos vitamínicos. Las empresas dedicadas a fabricarlos lo han visto claro, hasta el punto de comercializar como vitaminas algunas sustancias que no lo son, tal y como han confirmado profesores de la Universidad de Zaragoza.

LOS MINERALES

Si te falta hierro, ¡que te den morcilla!

HIERRO. ¿Todavía cree que Popeye consigue la fuerza gracias al hierro que le aportan las espinacas? Pues está confundido. Las espinacas, las lentejas, los vegetales en general contienen hierro libre, que no lo asimila el organismo o está"secuestrado" (entra y sale del cuerpo tal cual, adherido a otras sustancias). ¿Cómo recibir un buen aporte de hierro? El profesor de Tecnología de los Alimentos Miguel Calvo no duda en la respuesta:"La morcilla es mano de santo ante la carencia de hierro". Porque el elemento fundamental de este embutido es la sangre, que contiene hemo , un tipo de hierro que el organismo humano asimila con gran facilidad. Un chuletón, unos filetes de hígado o un marmitaco también contienen hierro hemo.

MAGNESIO."Nuestros alimentos contienen cada vez menos magnesio". Esta afirmación puede leerse en anuncios para vender productos con magnesio. Los expertos en nutrición lo desmontan."El magnesio está en la clorofila, y la clorofila se encuentra en las verduras. Por tanto, ¿de dónde se sacan que hay menos magnesio en los alimentos? Es completamente falso", apunta el investigador Miguel Calvo. Por tanto, si bien las espinacas u otros vegetales no aportan hierro al organismo, ayudan a recibir el magnesio necesario.

ORO. Al oro se le han atribuido propiedades para combatir las arrugas, lo que no está científicamente demostrado. Se ha llegado a denominar al preciado metal"el tesoro antiarrugas" por sus presuntas propiedades regenerativas. Hay anuncios donde se afirma que el cuerpo humano necesita 0,004 miligramos de oro, y que se trata de una proteína"cuatripolar", término inexistente. Los expertos aconsejan hacer caso omiso de estas hipotéticas propiedades.

ZINC. Un caso digno de mención es el del zinc. Según los científicos, la falta de zinc en la dieta de los roedores les provoca problemas reproductivos. Este hecho ha llevado a una conclusión errónea: una alta aportación de zinc aumenta la potencia sexual en los humanos. Los mayoria de los expertos en nutrición critican este razonamiento simplista; primero, porque no hay pruebas de que en los humanos surta el mismo efecto que en las ratas. Y menos que el exceso del mineral propicie lo contrario.

El selenio, que también se vende como suplemento dietético y al que se le atribuye un carácter antioxidante, es tóxico si se toma en una dosis diez veces mayor a la necesaria. Es más fácil"pasarse" con él que con otros complementos.  

 

Olvídese de supervitaminarse e hipermineralizarseŽ

Los expertos ponen en entredicho los consejos de superratón

1 Ningún abuso es bueno, ni siquiera el de las vitaminas. Aunque la mayoría de las vitaminas no son perjudiciales para el organismo si se toman en exceso, no es recomendable abusar de ellas porque tampoco aportan efectos beneficiosos para el organismo.

2 La A y la D, tóxicas en dosis altas. Estas vitaminas son las únicas que provocan toxicidad si se toman en grandes cantidades. Al ser liposolubles, se acumulan en el organismo.

3 Catorce niños muertos por sobredosis de vitamina A. Ocurrió en la India hace un par de semanas, entre el 11 y el 18 de noviembre: catorce niños fallecieron tras ingerir dosis de vitamina A que se les suministró a través de un programa de UNICEF. La organización no gubernamental alega que pudo tratarse de una partida adulterada, si bien el Ministerio de Salud indio afirma que la causa de las muertes fue la sobredosis de vitamina A. El caso se está investigando.

4 Un negocio próspero. El mercado de los complejos vitamínicos mueve, sólo en España, 35.000 millones de pesetas al año. Es bueno saberlo para entender por qué se publicitan tanto.

5 Tampoco es bueno mineralizarse en exceso. Un ejemplo es el calcio. Si se toma demasiado, el riñón tendrá dificultades para eliminarlo y habrá probabilidades de que se formen cálculos. El profesor de Tecnología de los Alimentos Miguel Calvo apunta que en algunas poblaciones africanas está extendido el exceso de hierro, no porque coman alimentos con abundante material, sino por el empleo de utensilios oxidados.

6 La mayoría de los minerales está presente en casi todas las dietas, salvo excepciones como las vegetarianas, en las que es fácil que falte hierro y calcio. La carencia de yodo se produce en algunas zonas por razones geológicas y alejamiento del mar.

7 Los más expuestos a carencias de vitaminas y minerales son las embarazadas, las mujeres que pierden mucha sangre en la regla (defiiciencia de hierro), y quienes llevan siempre la misma dieta.  



La fórmula de la Coca Cola, un secreto a voces

La fórmula de la Coca Cola es un secreto a voces. La bebida se compone de agua, glucosa, ácido carbónico (que produce las burbujitas), ácido fosfórico (que le da la acidez y permite su eficaz uso para aflojar tornillos), caramelo y un jarabe que cualquier experto puede imitar. "En la alimentación no hay ningún secreto". Lo afirma Miguel Calvo, profesor de Tecnología de los Alimentos.

(Reportaje publicado en Heraldo de Aragón el 30 de noviembre de 2001)

'''
$(html_text)
'''Una señora entra en una tienda especializada en productos naturistas y se dirige al vendedor:''' $(html_text)

¡Ups!Para continuar leyendo tienes que registrarte como usuario de Heraldo.es.

Disfrutarás de:

CONTENIDO EXCLUSIVO ONLINE OFERTAS Y PROMOCIONES EXCLUSIVAS ACCESO ILIMITADO A HERALDO.ES
¡Sólo te costará 1 minuto! Regístrate GRATIS
'''Una señora entra en una tienda especializada en productos naturistas y se dirige al vendedor:''' $(html_text)
  




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo