Viajes
Suscríbete por 1€

El pueblo de Aragón con presencia en la Torre Eiffel y las latas de Coca-Cola

En una mina de esta localidad zaragozana se extrae el mineral utilizado en estos dos y muchos otros lugares y objetos populares.

Edificio en ruinas en la zona del Paletón de Tierga.
Edificio en ruinas en la zona del Paletón de Tierga.
Laura Uranga

Es un pueblo humilde, bonito, de escasa población, situado en el suroeste de la provincia de Zaragoza. Para pasear por sus callejuelas hay que tener buenas piernas, por las cuestas. Tiene una iglesia muy bonita, el templo mudéjar de San Juan Bautista, y una fonda a pie de carretera, la fonda Esther, en la que paran muchos viajeros a reponer fuerzas, gracias a la comida casera y el buen trato que allí se ofrecen todos los días del año. En las afueras del pueblo, además, hay una gran mina. De allá se extrae el tesoro mineral que llega a todas las esquinas del planeta gracias a un producto concreto.

El pueblo en cuestión es Tierga, perteneciente a la comarca del Aranda; está a 12 kilómetros de Illueca y 20 de Morata de Jalón y la autovía de Madrid. En Tierga está la mina de Santa Rosa, que suma más de un siglo de explotación; allí se extrae hierro, material que se exporta a más de 60 países en el mundo. Los pigmentos extraídos del óxido de este hierro han servido para pintar la Torre Eiffel, las latas de Coca-Cola, el carril bici de Ámsterdam o el suelo del cambio de guardia en el palacio de Buckingham en Londres.

La mina comenzó a funcionar en 1913 y contaba con un cable aéreo que llevaba el material hasta Calatayud a lo largo de 27 kilómetros. El 90% de la producción de esta mina es de pigmentos inorgánicos de hierro; con cierta regularidad, y siempre con acuerdos hechos con el Ayuntamiento de Tierga y la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), la mina es visitable en grupos reducidos. 

Qué ver en Tierga

La mina se trata de todo un espectáculo que asombra a quienes tienen la ocasión de vivirlo. La visita al pueblo se puede completar en el templo mudéjar de San Juan Bautista y con un paseo hasta el punto más elevado, llamado El Paletón; allá hay una escultura de un metro que representa a un brazo de madera, y si se mira por el hueco del puño a la ladera de enfrente se ve a lo lejos un corazón hecho de árboles que plantaron hace años los vecinos. 

Descubre otros pueblos curiosos de Aragón.

Conoce las mejores rutas de Zaragoza, Huesca y Teruel.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión