Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

aragón es extraordinario

Las casas-cueva de Moyuela buscan un nuevo esplendor

Se ha creado una nueva asociación en esta localidad del Campo de Belchite para preservar una partcularidad residencial del pueblo,

Maribel Millán y su marido Andrés tienen su casa en el barrio de Malta de Moyuela, un cabezo sólido con un rasgo característico: las casas-cueva arregladas y habitadas. Las casas y bodegas-cueva de Moyuela son grandes desconocidos en materia etnográfica dentro de la comarca de Belchite. Aprovechando las laderas y cabezos que rodean al casco urbano, abundan en las zonas de Chicul, Peñalba, Santa Bárbara, Costeras, Enroya, Carramoneva, Toril, Castillo de san Jorge y Valtierra.

Las condiciones de los interiores tienen particularidades que se repiten. Por ejemplo, el fresco en la zona pegada a la roca. "El techo -explica Maribel- es bajico en la zona del fondo, y está fresco, claro; de hecho, se duerme con manta. Y se le busca un sitio a la sandía para que esté fresca en verano, a las garrafas de agua grandes… aquí ha estado siempre muy a gusto mi madre, Ángela. Cuando vienen mis nieticas, también les encanta esto. Esta era la casa de mis abuelos maternos; venimos desde siempre los fines de semana".

Teresa Guillén y Germán Lázaro también moran su casa-cueva este verano, y son habituales en otros momentos del año. "Estas casas, según se dice, son obra original de los árabes. En su día se comunicaban todas. Tenemos en otra nuestra Peña, La Lata, con la cruz roja sobre fondo blanco que preside la bandera de Moyuela".

Nueva iniciativa

Se ha creado este año la Asociación Cuevas para preservar este bien singular de Moyuela, con Jesús Aznar como presidente. La idea es inventariarlas y recuperar el mayor número posible, porque hay muchas en mal estado de conservación. "En el barrio de Malta –­apunta Maribel­– hay unas cuantas con gente viviendo en ellas; aquí hay que tener mucho cuidado con las filtraciones, y limpiar bien los tejados. Espera, que cuento... solo en nuestra zona del cabezo son unas 15 habitadas, más otras dos en los niveles superiores. En un camino inferior junto a las escaleras de este barrio hay otras tres. Por detrás, en la otra parte del cabezo, hay dos más con gente que viene a menudo. Si incluimos las cerradas y no habitadas, y solamente en este cabezo, contaríamos otras siete. Si te pones a contar las cuevas en sí, no acabas, en su día se llegó a calcular que había casi mil de ellas".

El proyecto clave de la Asociación Cuevas, que nació el pasado mes de abril, incluye una nueva señalización, dos bodegas de exposición y una casa cueva musealizada, además de otras tres cuevas en la zona de Valtierra que se quieren acondicionar desde la asociación de amas de casa, con la ayuda de la cooperativa; se han hecho donaciones de muebles y enseres para ese fin.

Vídeo de las casas-cueva de Moyuela en 'Aragón es extraordinario'

Otra iniciativa alude a las casas cerradas; si hay alguna donación de ese tipo de inmueble, se quiere restaurar con subvenciones y alquilarlas desde el Ayuntamiento para fines de semana como viviendas de uso turístico, para que quien quiera conozca de primera mano la experiencia de vivir en una casa-cueva, que hasta hace dos generaciones parecía ser cosa de la clase menos pudiente y ahora vive un auge notorio.

La nueva generación ausente visita menos las casas del pueblo. "Cada mes tratamos de hacer al menos una actividad con las asociaciones –cuenta Maribel– para mantener la motivación de venir aquí; desde talleres de centros de flores a desfiles de moda o talleres gastronómicos. Mis vecinos de Santa Isabel en Zaragoza alucinan con lo de la casa-cueva, por ejemplo, y aquí hay cosas para ver y disfrutar unos días".

El estudio de Arbir Malena

La Asociación Cultural Arbir Malena nació en 1986 con un propósito muy específico, que se recoge en sus estatutos: Estudio, investigación, recuperación, salvaguarda, fomento y difusión de cualquier signo propio del pueblo de Moyuela, de su pasado histórico, presente y futuro, formas de vida, patrimonio cultural y medioambiental y cualquier otra manifestación cultural que propicie su identificación y proyección como comunidad.

Al analizar el fenómeno de las casas-cueva, Arbir Malena comenzó indagando acerca de las propias cuevas y las razones de esa superabundancia en el área de Moyuela. Así, las formaciones geológicas que se depositaron en el tránsito del Terciario al Cuaternario, con importantes paquetes de estratos horizontales de conglomerados separados por estratos de arcilla de color rojo, se unió a la presencia de niveles con encostramientos carbonatados de gran dureza, apropiados para sostener el techo de las cuevas; las arcillas, más fáciles de excavar, permiten desarrollar los habitáculos.

Arbir Malena también apunta a que tal número de cuevas sólo pueden deberse a factores de tinte socioeconómico; la forma de vida tradicional demandaba cuevas-bodega para guardar el abundante vino que se producía en Moyuela, a la vez que determinadas familias encontraron en las cuevas su hábitat ideal. "En la actualidad se busca lo confortables que resultan, así como mantener cierta tradición familiar en relación a la segunda residencia. Algunas de ellas siempre han sido y siguen siendo viviendas; otras están abandonadas y muchas se emplean como bodegas o almacenes de trastos viejos y leña".

El estudio continúa explicando que "este tipo de viviendas se relaciona con los hábitats más antiguos del hombre y es uno de los más económicos, pues el propio morador suele excavar los espacios adaptando el tamaño de su vivienda a sus necesidades, y ampliando así el número de habitaciones". En el caso de Maribel y Andrés, han ido aprovechando las dependencias superiores para acondicionar nuevos espacios destinados al ocio familiar.

Arbir Malena concluye diciendo que "cuando el terreno es el adecuado, se puede lograr una seguridad grande, siendo destacable su capacidad de regular la temperatura. En invierno apenas se echa en falta algo de calor, que lo suele proporcionar el fuego u hogar, o alguna estufa; en verano la refrigeración es consustancial". El dicho carretera y manta, por tanto, viene que ni pintado para visitar Moyuela.

Artículo incluido en la serie 'Aragón Es Extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión