Despliega el menú
Viajes

Gastronomía

aragón es extraordinario

Benabarre, todo sabor: si ustedes gustan…

La quesería de Pilar Marqués y Juanjo Baró es el buque insignia de un gran equipo de productores locales que camina unido

Llegó hace 27 años al pueblo de su padre para establecerse, y hoy elabora cerveza artesana, cultiva azafrán y preside Benabarre Sabor, asociación que aglutina a la práctica totalidad de los productores y hosteleros locales. Marín Samper recuerda los comienzos de la iniciativa. “En el año 2000 arrancaron con el tema quesos, los chocolates y las dos empresas de embutidos, Ribagorza y Rosa Bergua; hace apenas dos o tres años nos sumamos los productores que habíamos ido surgiendo luego, además de dar paso a la hostelería, que se nutre mucho de nuestros productos. Así trabajamos en equipo, desde el plano diario a las ferias, aunque este año no hemos ido a ninguna; solemos acudir con una carpa y un ‘stand’ colectivos, eligiendo bien los destinos para no saturar y no perder el tiempo”.

En Benabarre, la gastronomía es una cuestión casi religiosa. Y al ser un cruce de caminos, con aquello del boca-oreja, se vende todo bien; está en ruta al esquí del valle de Arán o Bagneres en Francia, y ahora también capta a viajeros que se dirigen a Castejón de Sos y Benasque, por estar en obras el congosto de Ventamillo.

Marín recuerda que “Benabarre es la cuna de Aragón, tenemos historia de sobra, y también presente; no hay empresas contaminantes, el aire envidiable… para conocer el término hay rutas circulares de senderismo y bici, rutas de oficios, un museo del reloj, una calderería, un pozo de hielo, molinos de aceite y harina, tenemos camping… hay de todo para una localidad de alrededor de 1.000 habitantes. Estamos a una distancia corta de Lérida, Huesca, Zaragoza y Toulouse. Hay que encontrar equilibrio en el manejo del turismo para que esto no se convierta en las Ramblas, ha sido bestial el último verano”.

En el equipo de Benabarre Sabor hay un tío carismático: Juanjo Baró, de Quesos Benabarre. “Tener a Juanjo en el equipo es una gozada –apunta Marín– porque tiene una energía increíble y es generoso, abre muchas puertas para todos. Yo empecé con las cervezas por sus ánimos, casi lo hice para que se callara –ríe– y los quesos que hace con Pilar son espectaculares”.

Con La Granja La Fondaña y la quesería a un kilómetro de la carretera nacional, en las afueras, Juanjo Baró y Pilar Marqués (más sus ayudantes) hacen un equipazo. “Además de nuestros quesos, que vendemos bien y han ganado su reconocimiento, estamos desarrollando colaboraciones con los compañeros del azafrán para queso con azafrán, en pasteurizada y cruda. Este junio recuperamos con Embutidos Ribagorza una receta de longaniza fresca con queso... aquí nunca te aburres. Llevamos desde el 94 haciendo ferias, aunque ahora he delegado en la nueva generación: en los tres últimos años vamos dentro de Benabarre Sabor”.

A Juanjo le enorgullece vender directamente a los visitantes de la quesería el 70% de lo que produce. “Aquí hacemos pastoreo, ordeño, transformación y venta. Nada es imposible. Seguimos disfrutando, aunque estemos siempre de guardia, porque hacemos vida social con los clientes, y se van contentos, algo hemos hecho bien”. Un aviso: la Lotería de Navidad de Quesos Benabarre es del número 13894, fecha de elaboración de su primer queso.

Vídeo de Benabarre en 'Aragón es extraordinario'

Brescó, siglo y medio de filigrana en la elaboración de chocolate

Inma Cascalló Piqueras lleva Chocolates Brescó, fábrica y tienda especializada de espíritu artesanal situada a las afueras del pueblo. “Empezamos las obras del actual edificio con el obrador, la tienda y el área de degustación en el año 2000, tras más de un siglo de historia; la familia de mi marido, que falleció en 2003, comenzó la aventura en 1875 con un establecimiento en el centro del pueblo, al lado de la iglesia. Ahí sigue habiendo una pequeña tienda y museo con los instrumentos que se empleaban en el trabajo en el siglo XIX”.

Inma recalca que Brescó es un negocio de autor. “Hacemos 330 productos, pequeñas cantidades y por temporadas; ahora que se acerca la navidad preparamos 14 variedades de turrones en chocolate, por ejemplo, y ‘panellets’ en Todos los Santos, monas en Semana Santa, bombonería hecha y decorada manualmente, piruletas de chocolate, sticks de macadamia bañados en blanco y leche... También pastelería y bollería: turrón de capuchino, crujiente con barquillo de praliné, de cointreau y naranja, jijona y chocolate blanco, frutos rojos con cava y blanco… hasta un aliño de aceite y chocolate para ensaladas. Nos gusta innovar. La gente llega a Brescó a buscar es el chocolate caliente; su fórmula propia rica en cacao y nada empalagosa conquista al instante. Una vez aquí, se llevan nuestros productos”.

Dos Bous, la cerveza de Marín Samper, lleva seis años en marcha. “Producimos una lager de baja fermentación, la típica rubia, y luego una ‘pale’, una ‘brown’ y cervezas para clientes concretos, desde tres tipos para el Abrevadero de Aínsa y a la del restaurante Arp o la tienda gourmet Abastos, de productos selectos aragoneses. Las gaseosas son un complemento interesante: tenemos de piña, de pino, de cola, limón, naranja y frambuesa”.

Calles con historia e historias que merecen calles

Benabarre también tiene sabor en sus calles. La del Arco, por ejemplo, conserva el poso musulmán. En la plaza Mayor se conservan unos porches de origen medieval, denominados de Vergara, con mercado cada viernes. La calle de los Macarulla, mecenas de la actual iglesia, también tiene su aquél. En la plaza Escuelas Pías estuvo desde 1682 y hasta 1835 la casa escolapia, que luego fue sede de los juzgados y hoy es Casa de Cultura. La plaza Palau Quer tiene al lado el hospital de Santa Elena, fundado en 1361. En cuanto a la calle El Almudí, en la Edad Media era el centro de reunión del comercio. Y no se puede olvidar la calle Pere García en honor al pintor de Benabarre que desarrolló su creatividad en la segunda mitad del XV. Fue autor del antiguo retablo de la parroquia, dedicado a Santa Catalina y Santiago. Y la calle Zurita honra al primer cronista oficial del reino de Aragón.

BENABARRE

Comarca. Ribagorza.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 90 kilómetros por la A-22 y la N-123.

Para dormir y comer. El albergue de Benabarre es uno de los más valorados de la provincia. También se cuenta con el hotel Casa Carmen y el Hostal Delgado. Para comer destacan el Arp, el Mars y Can Pere.

El castillo. Sus orígenes e remontan a finales del siglo X, bajo dominio musulmán. El lugar fortificado llamado Ibn Awar fue conquistado por el rey aragonés Ramiro I a finales de 1062. De esa época data la defensa perimetral del cerro en que asienta.

La iglesia. Nuestra Señora de Valdeflores tiene planta rectangular de salón con cabecera plana. El coro está situado a los pies.

San Medardo. El 8 de junio se celebra el patrón con el baile dels palitrocs y una pastorada en ribagorzano. Se comentan chascarrillos del pueblo, adornados y exagerados. Se ha recuperado también el Ball dels Salvatges después de medio siglo.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios