Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Mas de las Matas y el Regreso del Comendador

Auspiciado por el Grupo de Estudios Masinos, devuelve a la localidad el sabor de otras épocas en una fiesta que involucra a todo el mundo

Mas de las Matas no tiene un término municipal amplio, pero es parte esencial de la Mancomunidad Portal del Maestrazgo; el paseo junto al Guadalope es uno de los entretenimientos habituales de los masinos, como la andada hasta la Fuente del Lobo o la subida a Santa Flora. También se cuenta con los restos de la ermita de Santa Bárbara, destruida en las guerras carlistas. Sin embargo, su mayor aliciente patrimonial es una figura otrora de carne y hueso y ahora cuatridimensional, por aludir a una figura humana y haber trascendido en el tiempo: el Comendador, motivo de una celebración especial que cada año (excepto el ‘nostradámico’ que actualmente vive el planeta) alegra las calles de la localidad.

En el casco urbano de Mas de las Matas, el espacio museístico está repartido entre varios edificios, con el Grupo de Estudios Masinos como gestor; de las exposiciones plásticas a lo largo de los años se ha generado una interesante colección de arte que busca las paredes idóneas, pero ahora el centro neurálgico del discurso expositivo está en el edificio de Casa Feliú.

En el suelo de la entrada se marca en piedra la fecha de su restauración, 1757; alberga el centro asociado de Dinópolis en el nivel calle, con un resumen de paleobotánica y exposición de piezas y fósiles en columnas interactivas, material hallado y clasificado tras investigaciones conjuntas con la Universidad de Zaragoza. En las plantas superiores se ahonda en la historia local, recordando que la Orden de San Juan se quedó en su día la zona por la permita con un señor feudal, una vez desaparecidos los templarios.

La recreación del Regreso del Comendador surgió como una forma muy interesante de explicar la historia local. Con el apoyo un grupo de teatro juvenil se pensó en hilar de forma dramática la información surgida de actas notariales de las tomas de posesión de los comendadores en los siglos XVII y XVIII y hasta la desamortización de Mendizábal. Mas de las Matas pertenecía a la Encomienda de Castellote.

En el año 2004 se gestó un día festivo del Comendador, con el entusiasmo popular como respuesta a la idea respaldada por el Grupo de Estudios Masinos. Cada edición se toma un retazo de la historia documentada y se teatraliza; no es siempre lo mismo, aunque haya patrones comunes en cada celebración.

Curiosamente, muchos de los textos aluden a pleitos; son historias que aúnan la fiesta con el rigor. La iniciativa masina entró en la Asociación Española de Fiestas Históricas, consultó con Raquel Esteban y la gente de la Bodas de Isabel en Teruel… y la premisa era clara: ir más allá de la fiesta, sin olvidarla. En Mas de las Matas se quiere verdad, los actores se meten en sus personajes y el público no se queda a la zaga. No hay disfraces, sino inmersión histórica”.

El Regreso del Comendador se hace cada dos años. Desde el Grupo explican que así da más tiempo a preparar todo, y se espera con más ganas. Se ha recuperado mucha música antigua, que se interpreta en un recorrido por las hornacinas de los altos del pueblo, y hay una misa cantada compuesta para el Comendador. En Casa Feliú, la joya es la estancia con los estandartes de las cofradías, la sala del Comendador.

Molino austrohúngaro y guiños berlanguianos a la historia local

A Mas de las Matas (nacida como tal en 1500) se le llamó Camarón en la época visigoda, Florencia (el poblado bajo la cercana ermita de Santa Flora) en la reconquista y Villarpardo en la edad media. Sobre esa historia y sus matices abunda el Grupo de Estudios Masinos, cuyo tesorero (y presidente del Grupo del Comendador, que tiene entidad propia) es Joaquín Mir. “El origen del Grupo de Estudios fue el entusiasmo de un grupo de amigos por recuperar parte de nuestra historia; se gestó en un acto en la ermita de Santa Flora y ha seguido durante las últimas cuatro décadas; publicaciones periódicas, libros, visitas guiadas… ‘El Masino’, boletín periódico local que sale cada dos meses, es uno de estos esfuerzos”

El Grupo también hizo hincapié en los estudios de paleontología, y con los años también consiguió financiar becas. “Entonces se habilitó un pequeño museo con el apoyo de personal universitario, que ahora ha crecido y se ha diversificado”, apunta Joaquín. Además de la Casa Feliú, se cuenta con el antiguo edificio de La Alfarda, de la Comunidad de regentes, en el que está la oficina de turismo. Se exponen ahí herramientas vinculadas a la agricultura, y está físicamente sobre la acequia del agua sobrante del molino; de hecho, se conecta con el antiguo molino harinero, cedido por la comunidad de regantes al Grupo para funciones de oficina. “Estaba en desuso desde mediados de los 80 y lo restauramos para tenerlo como museo”.

Vídeo de Mas de las Matas en 'Aragón es extraordinario'

En La Alfarda hay actualmente una exposición itinerante de Miguel Perdiguer, fotógrafo de Santolea muy vinculado a Mas de las Matas. El molino es todo un espectáculo; original de 1750, surgió por un enfrentamiento con el Comendador de la época, que tenía su propio molino a cuatro kilómetros del pueblo y obligaba a los vecinos a pasar por allá con su producto. “La gente se rebeló contra esa obligatoriedad –explica Joaquín– y echaron el pleito; se hizo este molino, una obra hercúlea, que ganó terreno al barranco y supuso un aumento considerable de los regadíos. Se sigue empleando para generar corriente eléctrica, 30 kwh”.

El Grupo de Estudios actuó en el edificio a finales de los 90 con una escuela taller, contando una vez más con el apoyo de la comunidad de regantes, a lo que se sumaron fondos del programa Leader. “Tiene sistema austrohúngaro; el de Cantavieja también, y está activo. El proceso de la antigua producción que explicamos a los visitantes es fascinante, desde la llegada y humectación a la limpieza del grano, la clasificación del más fino al más basto (hay tres molinos) y el sube y baja por conductos y cangilones”.

Cazarabet

Javier Díaz y Sussanna Anglés son los responsables de Cazarabet, un portal informativo y núcleo de investigación (en la web cazarabet.com) que genera boletines informativos temáticos y otros intereses divulgativos. Javier viene del Centro para el Desarrollo del Maestrazgo en los 90, de donde partió su filosofía de utilizar de manera eficaz y específica las nuevas tecnologías en la comunicación. Les fascina la memoria histórica, la economía sostenible y el medio ambiente.

Caracoles, albricias y cáspitas en el Mas Evolución de Jorge Gil

Jorge Gil lleva el restaurante Mas Evolución en el pueblo y la nueva firma KuKoe (Kulinary Koncept Evolution). Su receta estrella en el restaurante (que da excelentes menús) es el caracol. “Se saca en crudo, se parte la cáscara por la mitad, sofríes la carne del caracol, añades cebolla pochada, jamón y foie, y rellenas la cáscara con la mezcla. Se presenta en plato negro con base de sal, tomillo a un lado y alioli sobre el relleno, quemado a soplete. Se quema la sal con el tomillo: huele a monte”. Jorge estudió en la Escuela de Hostelería de Teruel. “Gané un concurso con este plato, y Dani Yranzo el de ‘La pera limonera’ de Aragón TV me pidió que lo hiciese en antena. Me presenté al Segundo Programa Agroalimentario de Aragón y gané un cursillo completo de creación de marca; monté la empresa y cinco días antes de abrir llegó la pandemia. La idea es comercializar el caracol congelado en bandejitas de aluminio, conejo escabechado y algo de caza”.

MAS DE LAS MATAS

Comarca. Bajo Aragón.

Cómo llegar. Desde Teruel, su capital de provincia, hay 128 kilómetros por la N-420 y la N-211.

Dónde comer y dormir. El bar y restaurante Mas Evolución se une a La Pilarica, La Bellota, La Plaza, el pub AC14, el bar Abrevador, La Cope, El Mayor y el Camping la Palanca. Para dormir están las casas de uso turístico Rosa Mary, Daniel, Soro, Aznar, The Marshall House y el mentado Camping.

Bodega Tierramaestrazgo. Proyecto del vitivinicultor Antonio Sisqués; hacen tres referencias con la garnacha como base, muy apreciadas entre los especialistas.

El Tajar. Finca de eventos manejada por Diego Balfagón, que alberga numerosas bodas y actos sociales de toda la comarca.

Makarpy. Repostería y pastelería local de altos vuelos, presente en tiendas gourmet de todo Aragón. Su producto estelar es la torta de alma, rellena de mermelada de calabaza, y también destaca el mantecado con almendra, los carquiñols y la almojábana.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios