Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

En colaboración con Itainnova

Entrevista

María Pilar Pina: "Europa es muy consciente de la amenaza de un ataque con gas"

Nacida en Zaragoza en 1971, trabaja en el proyecto europeo Marie Curie, que busca sistemas de detección de agentes químicos en grandes espacios públicos.

 

María Pilar Pina, hace unos días en Zaragoza.Guillermo Mestre

Se ha propuesto detectar agentes químicos en fase gas en lugares públicos y concurridos, como estaciones, aeropuertos o centros comerciales. ¿Cómo?

En el Instituto de Nanociencia de Aragón, mis proyectos hacen énfasis en desarrollar materiales que puedan ser aplicados en sensores para conseguir una solución a estas amenazas.

¿No existe nada similar ahora?

No. Hay instrumentos comercializados, las Fuerzas de Seguridad los tienen, pero no están desplegados de forma masiva. Cuando se da una situación de emergencia, vienen ellos con sus equipos. No son cómodos, algunos los llevan encima y pesan diez kilos, y tienen furgonetas con instrumentos de medición muy potentes.

Pero cuando llegan puede que ya haya víctimas.

Ellos evalúan qué ha sucedido, qué se ha utilizado, toman muestras...

La gracia de su proyecto es que haya una detección temprana.

Exacto. Igual que hay detectores de humos en todas partes, queremos que estos sensores estén midiendo constantemente lo que hay en el aire. Consumen poco y tienen capacidad de comunicación inalámbrica.

Más que poner muchos, ¿no es mejor optimizar su colocación?

No es lo mismo ponerlos en un centro comercial que en una estación. Hay puntos críticos, aglomeraciones, corrientes, circuitos de aire acondicionado... que aconsejan una colocación u otra.

En Zaragoza hay paneles que indican el grado de contaminación del aire. ¿Sería algo parecido?

Sí, pero esos datos se están midiendo en las estaciones en el parque Grande, o en Torrero, y lo que ves en el panel es el promedio de todas las medidas. Nuestros sensores ofrecerían la medida exacta de lo que está pasando en un lugar y momento concretos.

¿El sensor podría detectar qué tipo de gas hay en el aire, o solo que en el aire hay un gas?

En el proyecto trabajamos en un sensor que dé una primera alerta y en un segundo nivel buscamos que otro sensor dé una información más concreta, porque la unidad de emergencia que acuda tiene que saber si ha de llegar equipada para una amenaza u otra.

¿Y cómo se consigue?

Hemos propuesto una técnica espectroscópica que te da la dispersión de la fase gas y su composición, y así puedes clasificarla. Dos personas no tienen la misma huella dactilar, dos moléculas gaseosas tampoco. Conseguir esto en fase gas es lo más desafiante por su rapidez de dispersión: los gases son muy volátiles, letales a concentraciones de una molécula de gas sarín en un millón de millones de moléculas de aire.

¿Cómo conseguir que esa molécula llegue al sensor?

Usando materiales con unas propiedades muy específicas, que conseguimos trabajando a la escala nanométrica. A esas escalas los materiales se comportan de una manera muy específica. Los sensores trabajan mañana, tarde y noche, recogen datos y hacen lecturas. Cuando llega la alarma entran a jugar los otros sensores, los que dan más información, y estos ya necesitan la intervención humana. Se lee esa información con algo similar a un lector de código de barras sobre el sensor que ha dado la alarma. Y se sabría qué hay.

¿Cuándo sería una realidad?

En unos diez años. Es esfuerzo del mundo académico, pero también de las empresas. Trabajamos con una que desarrolla electrónica para sensores, otra fabrica los sustratos que unen con nanoestructuras metálicas, y una tercera, portuguesa, va a intentar usar formas de energía residual, que pueden ser la oleada de calor o la corriente de aire que se producen cuando el metro llega a la parada, para abastecer los sensores.

Hubo un ataque mortal con gas sarín en Japón en 1995. ¿Por qué la UE se pone las pilas ahora?

La investigación se orienta a retos. Europa quiere satisfacer necesidades concretas y la seguridad es una de ellas. Es muy consciente de la amenaza de un ataque con gas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo